Inicio » Archivo

Artículos etiquetados con: Yate Granma

Retransmitirán la Mesa Redonda: “La Patria es…. El Yate Granma”

En un yate con capacidad para 8 tripulantes, 82 cubanos liderados por Fidel entraron a Cuba el 2 de diciembre de 1956 decididos a ser “libres o mártires”, de esta historia hablaron hace un año en la Mesa Redonda, El Cuate, su dueño original; el director del Museo de la Revolución donde se guarda la reliquia y un fotógrafo testigo del tránsito de la nave por la historia de Cuba.  

Retransmitirán hoy, Mesa Redonda “La Patria es el Yate Granma”

En un yate con capacidad para 8 tripulantes, 82 cubanos liderados por Fidel entraron a Cuba el 2 de diciembre de 1956 decididos a ser “libres o mártires”, de esta historia hablaron en la Mesa Redonda, El Cuate, su dueño original; el director del Museo de la Revolución donde se guarda la reliquia y un fotógrafo testigo del tránsito de la nave por la historia de Cuba.

El Yate Granma y la gesta libertaria de la Revolución (+ Video)

Por un remoto paraje del sur oriental entró a Cuba la libertad el dos de diciembre de 1956, pasadas las 6:30 a.m. A unos 30 metros de la orilla encalla por falta de combustible el Yate Granma, sus 82 expedicionarios se lanzan a tierra y encuentran un pantano, deben atravesar más de un kilómetro de aguas pantanosas y espeso mangle para llegar a tierra firme. A unos dos kilómetros de aquella playa nació el Ejército Rebelde. Venían a cumplir la promesa de Fidel: “Seremos libres o mártires”.

Los otros desembarcos de Fidel

Su historia está repleta de regeneraciones y coincidencias. Es como si el ala del tiempo le hubiese echado aires cíclicamente a su ruta. Un 25 de noviembre, desde México, se hizo a la mar al frente de aquella arriesgada expedición en «una cáscara de nuez» y en esa misma fecha, 60 años después, partió a la sobrevida, mientras un oleaje de pueblo se estremecía por él y con él.

El Granma salió, llegó y entró: Fidel hizo la guerra y la ganó

El desembarco. Ese momento exacto en que se agota una ruta, un medio de transporte, y cambia bajo los pies el agua por la tierra –lento, muy poco a poco, de una forma pesada, como una prueba de fe, de resistencia–, fue de todo el recomienzo de la gesta por la libertad de Cuba, la más grande premonición.