Inicio » Adelantos

Hoy, La Honestidad sobre la Mesa

7 Noviembre 2014 5 Comentarios

¿Es la honestidad un valor en desuso? Tan solo plantearse la pregunta incita al debate, por eso este viernes a las 7:00 p.m., por Cubavis­i­ón, Cubavisión Inter­nacional y Radio Habana Cuba periodistas y especialistas cubanos pondrán La Ho­nes­tidad sobre la Mesa.

El Canal Educativo retransmitirá  este programa al cierre de su emisión del día.

Bookmark and Share

5 Comentarios »

  • Yordano Valdés dijo:

    La honestidad u honradez es el valor de decir la verdad, ser decente, recatado, razonable, justo u honrado,nos falta mucho por conquistar hoy en día en nuestros barrios, Municipios y Provincias deberiamos enfocarnos un poco mas en la raiz del problema que es de donde surge la mayorias de nuestros problemas de honestidad.

  • Angel del Toro Fonseca dijo:

    Soy periodista de los servicios de INTERNET de Radio Grito de Baire en Contramaestre, provincia de Santiago de Cuba. Me parece excelente que nuestra Mesa Redonda dedique una emisión al tema del valor HONESTIDAD !tANTA FALTA HACE EN cUBA HOY!
    Les remito mi comentario de hace unos 15 días sobre la valentía, esa que hace tanta falta para ser honesto. Quisiera compartir con mis compatriotas estos criterios:

    EL VALOR QUE NO ESTÁ EN EL REINO DE LOS CIELOS

    Una de las cualidades humanas que es inherente a los cubanos es el valor para ser honesto. Ese que nos hace intocables e intransigentes por nuestros derechos, en cualquier parte del mundo.
    Quizás por esa cualidad, Fidel; el cubano más grande de esta generación, renunció a la riqueza de su familia y se enfrentó abiertamente a una dictadura, que en los años 50 del pasado siglo, asesinaba a diestra y siniestra a quien se le oponía.

    Ese cubano organizó un insólito asalto a la segunda fortaleza de Cuba el 26 de Julio de 1953, se salvó casi de milagro, estuvo a punto de ser asesinado en las estribaciones de la Sierra Maestra y luego a pecho descubierto enfrentó a todo un jurado que le condenaba y se convirtió de acusado en acusador. A ese cubano la historia lo comenzó a absolver por su valor, desde que lo encerraron sin luz para leer sus libros en el Presidio Modelo de Isla de Pinos. Continuó desafiante y al salir de la prisión, declaró su destino de liberar a Cuba o convertirse en mártir. Tuvo el valor de enfrentar el exilio, de conducir una expedición llena de soñadores, de emprender una batalla suicida y de ganar una guerra contra 20 mil soldados de la dictadura y un imperio al frente.

    No alcanzan cuartillas para hablar del valor de este hombre. Es solo parte de la historia de un cubano que tuvo el valor de prohibir monumentos y el culto a su persona, que condujo esta nave durante más de una centuria y sigue ostentando su condición de Comandante en Jefe.

    Pero como en todas las batallas hay víctimas, y desdichadamente en la nuestra hay algunos cubanos a quienes les falta el valor para ser honestos como Fidel. Les falta el coraje a algunos para continuar viviendo con modestia y ayudar al prójimo en apuros. Les falta el coraje a quienes atienden todos los días a las amas de casa o los ancianitos subsidiados, y dicen redondamente No por el peso que falta para comprar la ensalada.

    Falta el coraje en algunos para ser honestos y recordar que en medio del Período Especial se alimentaban hasta tres casas con una cucharada de aceite o se compartía entre los niños de la cuadra lo que se conseguía para uno. Va faltando en otros el altruismo para responder SI al vecino necesitado de una escalera, que no tiene ni un medio para hacerla, pero que espera a la esposa que regresa del hospital y casi no puede subir la penndiente hasta la casa.

    Falta la honestidad en algunos cubanos, que acaparan para vender sin mirar el rostro y toman las monedas sin preguntarte, si esas son las únicas que te quedan para el mes. Falta el corazón noble en las personas que van seleccionando a los amigos por lo que tienen y pueden dar y no por la moral que pueden ostentar. Va faltando honestidad en estos tiempos dificiles para denunciar al que roba, aunque se sepa que me este robando a mí; para reclamar el derecho de lo que me toca, para tocar a las puertas de los responsables y llevar un análisis hasta sus últimas consecuencias.

    Falta honestidad en no pocos, que van dejando pasar el tiempo y la vida, a ver como termina Cuba sin hacer nada. Hace falta ese valor para admitir la crítica del humilde y no justificar tanto al funcionario negligente, sea quien sea. Para llegar a las fábricas y al surco y dialogar primero con el obrero y el campesino que no mienten y solo se contentan con que le den los recursos para trabajar más y mejor. Pero hace falta también valor y fe para reclamar los derechos de un colectivo en asamblea abierta, ante quien sea y donde sea; para proponer caminos y exigir respuestas al no se puede.

    Hace falta honestidad para alcanzar la Cuba próspera que nos hace falta, y mucha tenacidad para rescatar ese valor que no está en los reinos de los cielos sino aquí bajo nuestras plantas. Para refrescar las ideas del Comandante y enrumbar por donde parece más difícil; para dejar a los pusilánimes a un lado y decirle a nuestros hijos y nietos un día: yo soy honesto, que equivale a ser valiente hasta la muerte.

  • José Luis dijo:

    Randy:

    Me gustaría que en programa de hoy sobre la Honestidad se relacionara el ejercicio de la CRÍTICA desde una persona simple hasta los cuadros a los diferentes niveles, así como la necesidad de contar con información para poder ejercer la crítica como expresión del criterio de quien la ejerce sobre el asunto tratado.

    Agradeciendole de ante mano su atención.

  • Olga Lidia Sandoval Hechavarría (Lidia San) dijo:

    Buenas tardes, es excelente que la Mesa Redonda toque temas tan sensibles relacionados con los valores humanos y sociales. Tenemos la tendencia de analizar determinados valores por separado y no creo sea lo correcto, menos lo ideal. En relación a la honestidad confluyen muchas conductas humanas que producen ante la vista un resultado por el cual decimos esta persona es honesta, comenzando porque actúa con sinceridad, justicia, desinterés, es confiable por cuanto cumple con sus compromisos y obligaciones, evita la murmuración, discreto, leal y serio, normalmente una persona honesta tiene una actitud correcta con los demás y un correcto manejo de los recursos materiales y financieros que tiene a su disposición, ya sea por funciones estatales o particulares. En mi experiencia personal, considero que ser honesto no tiene nada que ver con necesidades, no depende del medio en el que nos encontremos o las circunstancias, es una forma de vida que se le inculca a la persona desde antes de nacer y se va desarrollando por la familia fundamentalmente, a partir de su ejemplo o sea al final elegimos ser honesto o no. Ser honestos actualmente conlleva muchas situaciones difíciles y es transitar por un camino angosto y lleno de problemas, por eso es más fácil para muchos no serlo y formar parte de una multitud que aboga por estas indeseables conductas, ser honesto te crea problemas, desde el ser desechado y ser mal visto, hasta ser tildado de problemático. Parafraseando a Taladrid “saque usted sus propias conclusiones”…

  • Angel del Toro Fonseca dijo:

    Olga Lidia:
    Tengo un punto de vista diferente sobre su enfoque relacionado conque la honestidad no tiene que ver en nada con la realidad objetiva que circunda al individuo. Yo también sonsidero que “NO DEBIERA MODIFICARSE ESTE VALOR EN MEDIO DE NECESIDAD URGENTES”. Pero la realidad y la vida nos indica a los revolucionarios que debemos estar alerta porque no es asi.
    Usted misma expresa: “Ser honestos actualmente conlleva muchas situaciones difíciles y es transitar por un camino angosto y lleno de problemas, por eso es más fácil para muchos no serlo y formar parte de una multitud que aboga por estas indeseables conductas, ser honesto te crea problemas, desde el ser desechado y ser mal visto, hasta ser tildado de problemático” . Y esta si es una realidad absoluta que se manifiesta en Cuba hoy.
    Desconocerla sería muy sencillo pero muy dañino para los que queremos una Cuba mejor.
    Y OJO: sí tiene relación la prosperidad a la que aspiramos con ese valor tan relacionado con la pureza del ser humano. ¿Cómo sería nuestro futuro en medio de personas que engañen continuamente al pueblo?

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.