Inicio » Mesa Redonda

Los derechos de los más pequeños de casa

21 Noviembre 2014 1 Comentario

Por Yailin Orta Rivera, especial para la Mesa Redonda

Fotos de Roberto Garaicoa

En el mundo hay unos 2 100 millones de niños y niñas, que representan un 36% de la población, y uno de cada 4 vive en una situación de pobreza extrema. Mientras uno de cada 12 muere antes de cumplir cinco años, sobre todo debido a causas que se pueden evitar.

Así discurren algunas de las realidades más espinosas de nuestra contemporaneidad.  Y dependiendo del país en el que viva, un niño no goza de los mismos derechos y condiciones de vida, ya que muchas regiones y países del tercer mundo afrontan grandes desigualdades.

A pesar del progreso alcanzado en los últimos años, la situación que afrontan los niños en el mundo es aún desesperante. Los derechos más fundamentales de los menores son violados en muchas partes del mundo; incluso en los países más desarrollados económicamente, no todos los niños se benefician de los mismos derechos.

Estos ángulos fueron esbozados por la representante de la Unicef en Cuba, Ana Lucía D´ Emilio, para quien la cotidianidad de los infantes en este país no tiene nada que ver con los comportamientos descritos, pero ello no quiere decir que no queden desafíos por plantearse.

Cuando se han cumplido 25 años de la Convención de los Derechos del Niño, el tratado internacional que más rápidamente se ha ratificado en la historia, aun cuando ello no signifique total respeto, Ana Lucía D´ Emilio significó que en Cuba debemos seguir trabajando para que la lactancia materna exclusiva se haga hasta los 6 meses del bebé, y se cambie el promedio de 2,9 meses.

También el 17 por ciento de los pequeños cubanos son obesos y eso se convierte en un problema de salud, al tiempo que se debe velar por tener un medio ambiente saludable que favorezca el crecimiento pleno de los más pequeños.

Para esta autoridad de la Unicef, en la Isla se observan logros nada despreciables, como la disminución de la mortalidad infantil a 4,2 por cada mil nacidos vivos y los indicadores de no traspaso del VIH/sida de la madre al hijo. Pero, dijo, aunque se ha avanzado mucho, las aspiraciones deben seguir siendo ambiciosas.

A juicio de la experta cubana del Ministerio de Justicia, Ana Audivert, igualmente hay que seguir consolidando el diálogo con la familia, porque las violaciones a los derechos de los infantes no están emparentadas con el origen económico,  se dan en todos los estratos sociales.

La analista significó en la Mesa Redonda que se ha hecho un trabajo intersectorial y que se ha evolucionado en un diapasón amplio de derechos, como el de la identidad de nuestros niños y niñas, que a veces se pasa por alto y es un derecho conquistado: el 99 por ciento de nuestros bebés son inscritos en los hospitales, porque esta es una cobertura que se garantiza en todos los hospitales del sistema nacional de salud pública.

Isabel Ríos sumó a la reflexión que hay que seguir ganando en la cultura del derecho, para que se sea consciente en la consecuencia y ética de la actuación con los más pequeños. “Ese conocimiento de la norma se debe traducir en la actuación. Aunque el Estado es el responsable de toda la legislación por los Derechos de la infancia, es desde la subjetividad de cada uno de nosotros que se defienden”.

También la experta abordó que la familia debe ser consecuente con el rol protagónico que tiene en la formación y respeto a los más pequeños de la casa. “Y no se puede olvidar que hay que darle una participación de acuerdo a su edad, no se puede esperar que se exprese y piense de una forma diferente”.

En Cuba, el abanico de derechos reconocidos se amplía, aunque educación y salud se mantienen como los más conocidos por las nuevas generaciones. Sin embargo, no ocurre igual con la población adulta, en sus roles de progenitores y maestros.

Existe una tendencia al desconocimiento de los derechos y de la Convención, lo que dificulta el reconocimiento de estas poblaciones como sujetos plenos de sus garantías. Debemos trabajar más, porque esta falta puede ser un primer paso para la vulneración, explicaron las expertas cubanas.

Ana Audivert enfatizó en que el entorno escolar puede convertirse en espacio adecuado para desarrollar propuestas educativas en cuanto a los derechos humanos. Maestros sensibilizados y capacitados son clave para el éxito, debido a la influencia que ejercen en educandos y familias. Por ello deben aprovecharse para promover más la educación en derechos.

Ahondó en que el Ministerio de Justicia desarrolla hace alrededor de 15 años el proyecto de divulgación de los derechos de la niñez y la adolescencia en Cuba. Por un mundo al Derecho es su nombre, y las experiencias que ha dejado en este tiempo son elocuentes.

Llevado a las calles y comunidades con el propósito de elevar el nivel de conciencia jurídica en las tempranas edades y en los adultos, Por un mundo al Derecho cuenta con el apoyo del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y ha desarrollado diversas campañas y actividades: desde la creación y divulgación de atractivos pósteres hasta publicaciones de alcance masivo y acciones en los barrios y centros educativos, todas enfiladas hacia la consecución de un conocimiento cabal para sujetos de estos grupos etarios.

Cuenta con una estructura en cada provincia y se apoya en la labor de equipos técnicos conformados por las visiones de organismos del Estado, organizaciones y centros de investigación que se unen para transformar realidades.

El programa Educa a tu hijo, las investigaciones de diversos centros de estudios, la difusión de bibliotecas públicas, la labor personalizada de los médicos de familia, así como los mensajes de los medios de comunicación, se integran a los propósitos y esfuerzos de este proyecto, que no duda en inundar todo espacio de saberes.

Además del derecho a la educación y la salud, el derecho de la identidad, de tener una alimentación y un ambiente sano donde desarrollarse, en la Isla está prohibido que los niños menores de 15 años -que son el 16 por ciento de los 111 millones de cubanos- trabajen, así como tienen todas las garantías básicas.

Ana Lucía D´ Emilio, representante de UNICEF en Cuba, y expertas de los Ministerios de Educación y de Justicia pusieron Los Derechos de la Niñez sobre la Mesa, al cumplirse 25 años de la Convención de Naciones Unidas, que desde 1989 busca fomentar políticas públicas a favor de los menores en todo el mundo.

A juicio de la experta cubana del Ministerio de Justicia, Ana Audivert, igualmente hay que seguir consolidando el diálogo con la familia, porque las violaciones a los derechos de los infantes no están emparentadas con el origen económico, se dan en todos los estratos sociales.

Isabel Ríos sumó a la reflexión que hay que seguir ganando en la cultura del derecho, para que se sea consciente en la consecuencia y ética de la actuación con los más pequeños.

Ana Lucía D´ Emilio significó que en Cuba debemos seguir trabajando para que la lactancia materna exclusiva se haga hasta los 6 meses del bebé, y se cambie el promedio de 2,9 meses.

En la Isla se observan logros nada despreciables, como la disminución de la mortalidad infantil a 4,2 por cada mil nacidos vivos.

Imagen de previsualización de YouTube
Bookmark and Share

1 Comentario »

  • qbano dijo:

    uno de los derechos que deben tener los más pequeños de casa es el derecho al que deben acceder o tener sus padres de/o para mejorar sus condiciones económicas.
    los padres de los más pequeños de casa deberían tener mejores opciones y oportunidades para decidir hacia donde ir o donde vivir y donde ellos estiman que podrán darle mejores condiciones a sus hijos, los más pequeños…
    los derechos de los más pequeños pasan por el derecho de sus padres a participar en el debate y toma de decisiones – en los sectores socio-económicos-.
    debería ser derecho de los más pequeños heredar una realidad mejor -o al menos diferente- que las de sus padres! o sea que los padres construyan y hagan por darle a sus hijos una sociedad , economía mejor debería ser obligatorio!
    deberíamos preguntarnos si los más pequeños deben heredar por obligación los errores cometidos por sus padres?
    deberíamos preguntarnos si los más pequeños deben heredar nuestro sistema informativo?
    le estamos dejando una sociedad donde la diversidad no es lo que mas se respeta!?
    ya hay quien dice que los problemas de nuestra administración carecen de solución y cuando vemos a los dirigentes hablando de experimentos que aun no dan lo que dicen las palabras pareciere ser verdad que los más pequeños deberán aceptar heredar que esas es nuestra realidad?

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.