Papel que desempeñan los sectores agrícola, alimentario y azucarero, estratégicos en la etapa pos-COVID-19 en Cuba(+Video).

 

 

Por: Randy Alonso Falcón, Lisandra Romeo Matos, Ania Terrero

Mesa Redonda sobre las medidas del sistema de agricultura, la industria alimentaria y Azcuba en la etapa pos-COVID-19. Foto: @PresidenciaCuba/Twitter.

Los sectores agrícola, alimentario y azucarero desempeñarán un importante rol en las tres fases de la primera etapa de recuperación de la COVID-19 en Cuba. La producción de alimentos es, precisamente, uno de los pilares estratégicos en la nueva normalidad del país.

Los ministros de la Agricultura y la Industria Alimentaria, así como el presidente del Grupo Empresarial Azcuba, comparecieron este martes en el espacio radiotelevisivo Mesa Redonda, donde detallaron las acciones en cada una de sus esferas, de cara al escenario pos-COVID-19.

Se mantienen las 23 medidas del sistema de la agricultura

Gustavo Rodríguez Rollero, titular de la Agricultura, comenzó su intervención en el programa informando que en la etapa recuperativa el sistema de la agricultura dará continuidad al trabajo desplegado en el período de enfrentamiento a la epidemia, cuando se establecieron 23 medidas, a las que se adicionan dos nuevas.

De acuerdo con el ministro, se incorpora de manera gradual la fuerza laboral vinculada a las industrias tabacalera y del pienso, así como de otras que estuvieron paralizadas.

Se ha incorporado el 13% de la fuerza laboral considerada vulnerable durante la pandemia, como adultos mayores o madres al cuidado de sus hijos.

Al mismo tiempo, se adoptan y fortalecen las medidas higiénico-sanitarias en cada centro de trabajo.

Priorizar el incremento de la siembra, acopio y producción de alimentos

Gustavo Rodríguez Rollero, ministro de la Agricultura. Foto: @PresidenciaCuba/Twitter.

Rodríguez Rollero señaló que entre las prioridades del sistema de la agricultura están el incremento de los niveles la siembra, el acopio, la producción de alimentos, la venta en mercados agropecuarios, las exportaciones y el procesamiento industrial de los productos agropecuarios.

“Es muy importante enfrentar la campaña de primavera (que comenzó en marzo), reforzando los cultivos varios y el arroz, mientras se prepara la de frío”, dijo.

“Esta semana, se pudo lograr empatar el plan con el real de siembra, pues se venían arrastrando incumplimientos vinculados con el combustible y afectaciones con los fertilizantes”.

“Sin embargo, se priorizó el combustible destinado a la preparación y alistamiento de las tierras y se aseguró la semilla”, indicó.

Para cumplir esta medida se desarrollan las siguientes acciones:

  • Agilizar la puesta en producción de áreas estatales que permanecen ociosas  o deficientemente explotadas.

“Desde el mes de marzo se han realizado 5 580 solicitudes de tierras estatales en usufructo y ya se han entregado a 5 773 personas. Aún restan por procesar las solicitudes de 10 215 personas”, refirió.

De igual manera, el ministro acotó que todavía quedan fuera de término 1 998 solicitudes, lo cual es un aspecto negativo, aunque “ha habido una respuesta positiva en la agilidad que ha tomado este proceso en medio de la actual coyuntura, y que deberá mantenerse”.

  • Priorizar la siembra de viandas, hortalizas, maíz en grano seco y frutales. Intercalar cultivos temporales de ciclo corto y completar con plantas la población que falta en cultivos permanentes.

En este sentido, explicó que los cultivos permanentes como el plátano y los frutales se siembran en marcos de plantación anchos, por lo que se debe aprovechar la tierra entre un cultivo y otros. “Esto es algo que llegó para quedarse”.

  • Mantener la prioridad a la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar con cero canteros y cámaras vacías en huertos intensivos, organopónicos y semiprotegidos.
  • Incorporar nuevos patios y parcelas con el objetivo de lograr 10 metros cuadrados por habitante.

“En la actualidad existen un total de 599 173 cámaras y canteros en las modalidades de organopónicos, huertos intensivos y cultivos semiprotegidos, de ellos hay sembrados 594 308; quedan por sembrar 4 865”, informó Rodríguez Rollero.

El sistema de la agricultura urbana cuenta con 808 microindustrias que procesan diariamente 336 toneladas de encurtidos, néctares, pulpas y viandas. “Esta es una alternativa que se promueve al ser una técnica sostenible”.

  • Priorizar el trabajo directo con los productores agropecuarios, mediante la gestión y control de la contratación.
  • Programa de siembra y producción para el autoabastecimiento municipal con productos agrícolas, a nivel de Consejo Popular, comunidades, unidad productiva y productor de cada municipio, con el objetivo de cubrir las demandas a este nivel.

Explicó que este programa tiene cultivos decisivos, como el plátano. “Nos hemos propuesto llegar 150 593 hectáreas (ha), lo que da respuesta a las 15 libras per cápita al mes”.

“Hasta el momento, se han sembrado 94 337ha y quedan 56 000ha”.

De igual manera, se prioriza el cultivo de la yuca, boniato y malanga, lo cual sirve para el alimento tanto de las personas, como los animales.

  • Priorizar la atención a las entregas de productos al Encargo Estatal.

“Estos son los productos que tributan al balance central de alimentos, y entre los principales se encuentran el frijol, arroz, maíz, carne de cerdo y bovina, leche, café, cacao y huevo”.

Acopio de leche fresca. @MINAGCuba/Twitter.

Existen dificultades con el arroz y la carne de cerdo

Rodríguez Rollero explicó las dificultades con la producción de arroz, reglón que había comprometido la entrega de 190 000 toneladas este año al balance nacional, pero “se incumplió la campaña de siembra de la época de frío en 22 000ha por falta de combustibles, fertilizantes y plaguicidas”.

Se decidió retomar en la campaña de primavera, en la cual se deben cultivar 95 000ha. “Con todas las limitaciones de insumos, se están sembrando en estos momentos unas 80 000ha”.

De igual manera, se dialogó con los cerca de 20 000 productores arroceros, a quienes se les han ido creando condiciones desde el punto de vista de entrega de tierras, equipamientos y semillas.

“De las 80 000 toneladas comprometidas en el reajuste del plan, esos productores se comprometieron a entregar 104 000 toneladas para entregar al balance, 24 000 toneladas más que lo propuesto”.

Planta de arroz. Foto: @MINAGCuba/Twitter.

“Están disponibles las semillas, el combustible, los aviones, la tierra y el agua, pero hay limitaciones en los fertilizantes y plaguicidas”, aclaró el titular.

Sobre la carne de cerdo, uno de los renglones más demandados por la población, comentó que desde noviembre se enfrentan problemas con los aseguramientos de alimentos para la ceba, por lo que se ha protegido la masa básica (reproductoras genética y comerciales, así como precebas).

“Les debemos a los productores porcinos casi 90 000 toneladas de alimentos, pero les pedimos que todos los recursos que hay en las fincas, se pongan a disposición de la ceba porcina”.

También se han adoptado decisiones como la entrega de tierras a los porcicultores para la siembra de alimentos. “Nos han pedido 116 000ha con este fin, así como apoyo de insumos y semillas”, especificó.

“El país no está en condiciones de mantener un contrato donde el 70% de la comida sea a base de productos importados, y un 30% de producción nacional; en los próximos años tenemos que revertir esta matriz, de manera gradual”, apuntó.

Rodríguez Rollero dijo que este año se mantendrá la entrega mensual a la industria de unas 6 000 toneladas de carne, cifra que representa sólo un tercio de lo que se necesita para mantener una presencia estable de este surtido: 17 000 toneladas en total.

“Tenemos como bondad una buena genética porcina, una infraestructura y 14 000 productores en el país, a la vez que se promueve la raza criolla como una opción a restablecer, fundamentalmente para el autoabastecimiento municipal”, valoró.

¿Cuáles serán los retos de Acopio?

Gustavo Rodríguez Rollero, ministro de la Agricultura. Foto: @PresidenciaCuba/Twitter.

En otro momento de su intervención, el ministro cubano de la Agricultura se refirió a las medidas que atañen al sistema de Acopio, el cual tiene el encargo de perfeccionarse.

“Necesitamos tener una contratación eficiente que llegue a todos los productores, y en función de eso poder acopiar más de lo previsto y vender en los mercados”.

Rodríguez Rollero informó que se diseñan nuevas formas de comercialización, suprimiendo el “monopolio de la institución de Acopio en cada una de las comunidades”.

Al respecto, comentó que se elabora un nuevo modelo de gestión, y que “se aprobarán nuevas figuras que se encuentran entre quien produce y quien abastece, en el caso de la comunidad”.

“Esto conllevará a formas de comercialización más flexibles y directas entre los productores y las personas de cada comunidad”, sostuvo.

Otras medidas relacionadas con Acopio:

  • Mantener el aseguramiento en el suministro de productos agrícolas frescos y procesados para centros de aislamientos seleccionados en cada provincia.
  • Debe permanecer e incrementarse el servicio de agromóvil en comunidades donde no exista red minorista, aumentar el servicio a domicilio y mantener la entrega de bolsas a adultos mayores de 65 años en correspondencia con las indicaciones de los Consejos de Defensa y del Ministerio de Comercio Interior.

En otro momento de su intervención en la Mesa Redonda, el ministro de la Agricultura reconoció que “se debe sembrar y producir más”.

Para cubrir las 30 libras per cápita en todos los territorios, se deben acopiar mensualmente 154 000 toneladas de productos agrícolas (viandas, hortalizas, granos y frutas).

“Hoy estamos a la mitad de ese camino”, dijo el titular, y se refirió de manera particular al abastecimiento a La Habana por sus cuatro vías oficiales: Lo aportado por las empresas del sistema cooperativo de Mayabeque y Artemisa, lo que produce la propia capital y lo que se envía de otras provincias.

Desde hace 20 días, debido a la situación de las lluvias, no se han podido cosechar los productos que cubren las necesidades de La Habana, la cual demanda una 500 toneladas diarias de productos agrícolas para mantener la estabilidad. Es por ello que se ha percibido cierto desabastecimiento.

En cuanto el procesamiento industrial, Rodríguez Rollero aseveró que todas las minindustrias se encuentran trabajando, así como las mayores.

En tal sentido, explicó que se buscan varias alternativas de envase, como bolsas sépticas, de polietileno, botellas, envases de hojalata y bidones, para que no se pierdan los niveles de pulpa procesadas.

“Seguiremos priorizando las exportaciones”

De acuerdo con el ministro, otro tema prioritario en la etapa pos-COVID-19 son las exportaciones.

Como comentó, se han visto afectadas por la paralización de las operaciones aéreas, sin embargo “en el caso del tabaco, no nos hemos detenido y mantuvimos activas todas las fábricas, además de buscar variantes para transportar las producciones en contenedores refrigerados, a través de las navieras”.

Rodríguez Rollero precisó que hasta donde ha sido posible, se ha mantenido la exportación de carbón vegetal, sin embargo el problema es que muchos clientes cesaron sus pedidos por el cierre de negocios, pero es una cuestión “que se ha restablecido de manera paulatina”.

“Otro camino será exportar carbón en formatos más pequeños, lo cual goza de una mayor aceptación”.

De la misma manera, renglones que continúan exportándose son los apícolas, y los vegetales, como el chile habanero.

“Seguiremos defendiendo las exportaciones al máximo, al ser un vía importante de ingresos”, afirmó.

  • Otra de las medidas que se mantiene es el monitoreo permanente de los países que tienen algún tipo de relaciones comerciales actuales o perspectivas con entidades del sistema de la Agricultura, y la proposición, en caso de ser necesario, de la estrategia comercial para incrementar las exportaciones e importaciones.

Sobre el aseguramiento al turismo y el fomento de biofertilizantes

  • Se restablece el sistema de aseguramiento al turismo a través de la Empresa de Frutas Selectas, empresas, cooperativas y productores del sistema de la agricultura, así como a las bases de Campismo Popular.
  • Se prioriza la atención a producciones destinadas al turismo, la exportación y la producción de semillas, trabajando con productores seleccionados, conciliado con la Empresa de Frutas Selectas y la Empresa de Semillas.

Biofertilizante. @MINAGCuba/Twitter.

  • Priorizar como complemento el uso de los biofertilizantes, bioestimulantes y fertilizantes foliares; destinar los fertilizantes químicos principalmente a la producción de semillas y las áreas con fertirriego; incrementar la fabricación y aplicación de fertilizantes organominerales con soluciones locales; la producción y aplicación de abonos orgánicos; así como las siembras e incorporación de abonos verdes producidas en las Empresas Agropecuarias, cooperativas y productores.
  • Planificar y explotar al máximo las capacidades instaladas en los Centros de Reproducción de Entomófagos y Entomopatógenos (CREE) y las plantas productoras de bioproductos, para obtener las producciones terminadas que aseguren las áreas con protección fitosanitaria comprometida con la lucha biológica; emplear los insecticidas naturales (tabaquina y aceite de Nim) para el control de plagas.

Medidas laborales necesarias para recuperar atrasos

Sobre la fuerza laboral, el ministro explicó que resulta necesario vigilar la afectación que pueda generarse a la misma, así como su impacto en el empleo.

En ese sentido, se prevé la necesidad de fuerza de trabajo hasta nivel de municipio y entidad agropecuaria para garantizar la producción.

Se mantienen las jornadas laborales con doble turno de trabajo o reajuste de horarios, en aquellas actividades que lo permitan, con el objetivo de recuperar atrasos o incrementar la productividad”, especificó, y citó los ejemplos de fábricas de tabaco y pienso, o la actividad industrial y los pelotones de siembra.

¿Qué disposiciones se añaden?

Antes de concluir su comparecencia, el titular del sector habló de dos nuevas medidas que se añaden a las existentes:

  1. Incrementar la gestión de fondos y financiamiento de proyectos dirigidos a desarrollar la producción de alimentos e intensificar las acciones con los organismos internacionales.
  2. Establecer acciones de enfrentamiento ante el delito y las ilegalidades en el sector, desde el productor agropecuario.

Por otra parte, explicó que se mantiene activo el sistema de atención a la población, y hasta el momento se han recepcionado planteamientos y quejas relacionadas en lo fundamental con la entrega de tierras en usufructo y las demoras en este proceso, el impago a los productores, el desabastecimiento de los mercados agropecuarios, esencialmente en La Habana y la electrificación de las fincas para el riego de las producciones.

Otras propuestas y sugerencias se vinculan con la producción de alimentos, piensos para ceba de animales, proyectos para la obtención de miel y la producción de plantas medicinales, entre otras.

Producción y distribución de alimentos, prioridad a prueba de coronavirus

Manuel Santiago Sobrino Martinez, Ministro de la Industria Alimentaria. Foto: @PresidenciaCuba/Twitter.

El Ministerio de la Industria Alimentaria (Minal) asegura la producción y distribución de alimentos para nuestro pueblo bajo cualquier circunstancia, asegurando el cumplimiento de las normas de calidad establecidas y un grupo de reglas que tienen que ver con la inocuidad de los alimentos, declaró Manuel Santiago Sobrino Martínez, titular del sector, durante su intervención en la Mesa Redonda.

Detalló que, partiendo de ese principio, durante el enfrentamiento a la pandemia se mantuvo activo todo el sistema productivo del Organismo: Se aseguraron los productos de la canasta familiar normada, se priorizaron las entregas a las instituciones de salud, incluidos los centros de aislamiento, y se mantuvo un nivel de producción para las cadenas de tiendas y las ventas en los mercados del Comercio Interior.

“No logramos satisfacer todas las demandas, pero sí un grupo importante de los productos necesarios”, dijo.

Como resultado del trabajo de prevención, la disciplina y el compromiso de los trabajadores y el acompañamiento de consejos de Defensa y autoridades de salud, sólo se reportaron 20 casos confirmados y 401 sospechosos de COVID-19 en el sector, puntualizó Sobrino Martínez.

Añadió que estas cifras no afectaron el trabajo continuo de las fábricas, en correspondencia con la disponibilidad de materia prima.

En las nuevas circunstancias, después de enfrentar la pandemia y al igual que el resto de los organismos, “el sistema del Minal tiene bien clara su tarea en la etapa pos-COVID-19 y ha elaborado su plan de medidas a todos los niveles y en concordancia con las diferentes fases que vaya escalando el país”, aseguró el ministro.

Como parte del mismo, comentó, un primer aspecto a resaltar es que será prioridad cumplir estrictamente todas las medidas previstas para evitar que se enfermen los trabajadores o que, desde el sector, se enferme a la población.

“Recordar siempre que un lugar donde se producen alimentos, tiene que cumplir con excelencia las normas de higiene e inocuidad establecidas”, precisó.

Además, el ministerio ha hecho todas las coordinaciones previas necesarias con los organismos con que posee vínculos. Se puntualizó cómo se trabajará en cada etapa con los ministerios de Comercio Interior, Agricultura e Industrias, entre otros, y eso es una garantía para las próximas etapas.

Sobrino Martínez declaró que se han conciliado las prioridades de la producción y el destino de las mismas, siendo prioridad la canasta familiar normada, las instituciones de salud y los centros de aislamiento, así como el resto de las entregas a los mercados.

“También se asegurarán las demandas del turismo en la medida de su incremento”, dijo. Explicó que entre un 5 y un 10% de los niveles productivos de la industria alimentaria se destinan al turismo, por lo que están en condiciones de cumplirlo.

¿Cómo se comportará la canasta familiar normada durante la recuperación?

Manuel Santiago Sobrino Martinez, Ministro de la Industria Alimentaria. Foto: @radiorebeldecu/Twitter.

La entrega de los productos de la canasta familiar normada será la primera prioridad durante toda la etapa pos-COVID-19. Precisamente por ello, el titular del Minal comenzó detallando cómo está organizado este proceso en lo queda de junio y para el mes de julio.

En el caso de la harina y sus derivados, dijo, “se asegura para junio y se mantiene para julio el pan de la Canasta y además la producción diaria de pan liberado en la Cadena Cubana del Pan, donde hoy se introducen otras variedades para incrementar las ofertas a la población”.

Existen otras producciones locales, como galletas, fideos y repostería, que se han ajustado a partir de la disponibilidad de trigo. También se ajustó el pan que se entrega a organismos.

Mientras, en lo relativo a los productos lácteos, se completó la entrega de leche en el mes de junio y están asegurados los primeros días de julio. Además, se da seguimiento a los suministros y no deben existir dificultades de la leche para niños y dietas médicas.

En este mismo grupo se mantiene estable la producción de soya, asegurándose 15 000 toneladas mensuales. “Tenemos dificultades con las industrias de Guantánamo, Placetas y Manzanillo, pero se le da seguimiento”, reconoció el titular.

Sobrino Martínez explicó que, con las lluvias, se incrementa la entrega de leche a la industria. “Hoy recibimos 1 100 000 litros diarios y esto nos pone en una situación más favorable para incrementar la producción láctea”, dijo.

En paralelo, se aseguran los productos cárnicos previstos en la canasta familiar normada. Para ello, comentó, se trabaja en incrementar la eficiencia de los procesos y en la introducción de otras formulaciones para enfrentar el déficit de ganado. Sin embargo, el abastecimiento porcino, sobre todo, tendrá una situación compleja en los próximos meses.

Además, están aseguradas las entregas de café, la compota, el aceite y las pastas alimenticias previstas.

“La producción y entrega de aceite a las cadenas de tiendas en el país está estable y se cumplen los compromisos productivos”, dijo Sobrino Martínez.

Explicó que la industria nacional se ha recuperado e incluso crece con respecto al año anterior, pero este es un surtido en el cual se ha incrementado la demanda por déficit de la carne de cerdo y otras causas. Por tanto, hay momentos de tensión con este producto, pero se ajusta una estrategia de trabajo para incrementar la oferta en el segundo semestre.

Refiriéndose a otro componente importante de los productos subsidiados, el titular del Minal aseguró que están previstas las entregas de productos para las dietas médicas establecida por Salud Pública.

Garantizar productos de alta demanda, desafío del Minal para el verano

Como parte de su plan, el Minal ha visualizado cómo se comportará el verano 2020 en medio de las fases pos-COVID-19.

“Aunque el Ministerio tiene su plan elaborado, etapa por etapa, fase por fase, conciliado con los organismos y aprobado por los niveles correspondientes, explicaremos un grupo de aspectos de nuestras producciones para este momento”, anunció Sobrino Martínez.

Para asegurar productos de mucha demanda en la etapa veraniega, este organismo ha ido tomando provisiones:

  • Refrescos: Aunque este es un producto donde los planes aún no satisfacen la demanda, existe una situación favorable en la industria nacional. Por tanto, se asegura el cumplimiento de los planes de producción en los diferentes formatos. No obstante, se buscan alternativas para la producción enlatada.
  • Productos lácteos: En este caso, se aseguran los planes, a partir del cumplimiento de las entregas de leche por la Agricultura. En el mes de agosto habrá helado, yogurt y otros productos frescos.
  • Cervezas: Se garantiza en volumen total niveles similares al año anterior. Persiste la dificultad del suministro de las latas para el envasado, pero el resto de los surtidos se mantendrá. Se aseguró cerveza importada para cubrir la demanda en estos meses.
  • Bebidas alcohólicas: Hay una situación favorable con las materias primas y se aseguran las entregas.
  • Confituras y galletas: Se mantendrá trabajando la industria y se asegura un nivel de producción, pero hay limitación de un grupo de materias primas.

En toda esta producción, comentó Sobrino Martínez, “además de la industria nacional, estamos potenciando, atendiendo y sumando a la minindustria, microindustria, centros de elaboración, trabajadores por cuenta propia y a todos los productores que a nivel local pueden contribuir con la entrega de alimentos a nuestro pueblo”.

Industria Alimentaria: Principales medidas para la etapa pos-COVID-19

Mesa Redonda sobre las medidas del sistema de agricultura, la industria alimentaria y Azcuba en la etapa pos-COVID-19. Foto: @PresidenciaCuba/Twitter.

“Asegurar los compromisos de la canasta básica, los centros de salud, las entregas para el verano, el turismo y prepararnos para una etapa más compleja a partir del impacto de la COVID-19 en la economía mundial y por ende en la economía cubana, serán prioridades de nuestro organismo durante los próximos meses”, detalló el titular del Minal.

Para cumplir con estos objetivos, se trabaja en un grupo de medidas en todos los ámbitos.

Sobrino Martínez comentó varias de ellas. En primer lugar, dijo, se reforzó el control interno en todas las instalaciones productoras de alimentos por los directivos de las empresas, la Oficina Nacional de Inspección Estatal y los auditores.

Mientras, el Instituto de Investigaciones de la Industria Alimentaria transferirá a la industria alimentaria productos desarrollados con anterioridad y diseñará nuevos, teniendo como principio que las materias primas principales deberán ser de alto componente nacional.

Este centro también realiza cursos de panadería y otras temáticas, utilizando la plataforma virtual “TeVeo” desarrollada por ALIMATIC, y asegurará que en los encuentros presenciales se traslade el personal catedrático, amplió el titular.

Priorizar los aseguramientos logísticos para la campaña de primavera de la leche y el mango, las pesquerías de escama de plataforma (fundamentalmente las corridas) y la acuicultura, también son líneas de trabajo.

Sobrino Martínez resaltó que, en la acuicultura, se recuperaron más de 300 hectáreas fuera de servicio, se suministran alevines a todas las estructuras con  posibilidades y se potencia la acuicultura familiar con 56 productores y más de 250 hectáreas. En ese camino, añadió, se explotarán los canales que reúnan condiciones.

Otra medida de este organismo está encaminada a optimizar el uso del suero lácteo y los derivados de la soya, garantizando encadenamientos productivos hacia delante con las industrias locales y otros organismos que procesen alimentos.

También se incrementarán los niveles de carne en conserva a partir de industrializar el mayor volumen de carne. Para ello, “se continuarán incrementando los niveles de industrialización de la carne vacuna y porcina en la elaboración de productos cárnicos y se aumentará el uso de extensores (harina de trigo, arroz, maíz, MDM, etc.)” detalló el ministro.

El plan de la industria alimentaria incluye, además, aprovechar más el reciclaje de envases disponible en todo el país, ampliar la red de toneles para la venta de cervezas y refrescos, dependiendo menos de las latas y ampliar la venta dispensada. También se trabaja para lograr el encadenamiento verdadero, efectivo con todos los actores económicos.

“Tenemos que diseñar productos y formato de envases para poner a disposición de los trabajadores por cuenta propia que elaboran alimentos, éstos también están en el combate y aportan de manera significativa” puntualizó Sobrino Martínez.

Estimular, atender y potenciar todas las fórmulas locales que desarrollan la transformación de alimentos para nuestro pueblo, microindustrias, minindustrias e incluir las producciones familiares tradicionales, serán también objetivos de este sector durante la fase recuperativa.

Según el titular, otras medidas apuntan a concentrar, en donde sea posible, las producciones y realizar los mantenimientos programados en el resto de las jornadas de trabajo.

Además, de conjunto con el Mincin, se habilitarán puntos de venta desde las instalaciones productivas y se crearán condiciones en la red para vender algunos surtidos a granel. Prestar atención al pago en plazo de los productores será también una prioridad.

El ministro comentó que se desarrolló la aplicación QuéDebate, para el constante intercambio con la población.

A modo de conclusión, Sobrino Martínez explicó que cuando se habla del cumplimiento de los planes se considera un referente, pero casi nunca significa satisfacción de las demandas.

“Los trabajadores del Minal, igual que el resto del pueblo cubano, estamos listos y en combate para enfrentar la nueva etapa”, finalizó.

Enfrentamiento a la COVID-19 en el sector azucarero, principales resultados

Julio Andrés García Pérez, presidente del Grupo Empresarial Azcuba. Foto: @PresidenciaCuba/Twitter.

Cuando comenzó la pandemia, estábamos en medio de la zafra azucarera y tuvimos que ajustar las medidas. La industria agroalimentaria, y la zafra dentro de ella no se detuvo, pero se tomaron medidas para evitar los contagios en el sector, comentó Julio Andrés García Pérez, presidente del Grupo Empresarial Azcuba, durante su intervención en la Mesa Redonda.

Para ello el Grupo se propuso objetivos clave a fin de preservar la salud de los trabajadores y cooperativistas y garantizar al máximo los niveles de producción comprometidos en el plan de la economía, como la canasta básica y los bienes exportables.

Además, el sector trabajó para asegurar el cumplimiento del plan de producción de alimento humano y animal que mantiene justo a la producción de azúcar, y garantizar el proceso inversionista.

En ese camino, comentó García Pérez, Azcuba implementó 57 medidas para el control y prevención de la COVID-19, todas en concordancia con las adoptadas por la dirección del país.

“Las sanitarias eran las más importantes, porque la red nuestra está en 14 provincias y la zafra no se detuvo en ningún central. Pero no podíamos permitirnos focos de contagio en ninguno de ellos”, añadió.

En correspondencia con ello, el sector mantuvo en operación más de 4 000 instalaciones en sus diferentes formas productivas, con más de 145 000 trabajadores en actividades de la zafra, recuperación cañera, producción de alimento y las actividades de apoyo.

“Las medidas tenían que ser efectivas para proteger la salud de todos ellos”, dijo el presidente de Azcuba.

Durante el proceso de enfrentamiento a la pandemia, se reordenaron las diferentes modalidades de empleo, con más de 9 000 trabajadores en la modalidad de trabajo a distancia y teletrabajo. “En la primera fase se mantendrán en estas modalidades, con las condiciones creadas”, puntualizó.

Además, se incrementó la producción de gel bactericida en valores superiores al 150% y se generaron nuevas líneas de productos, con prioridad en su destino, a los centros de salud. “Se desarrollaron algunos productos para la desinfección de instrumentos y otros aportes, que quedarán como buenas prácticas”, dijo.

Producción cañera. @GrupoAZCUBA/Twitter.

En un resumen de esa etapa, el presidente del Grupo Azucarero aseguró que, como resultado de las medidas adoptadas, solo se reportaron siete casos confirmados de la COVID-19 y ningún fallecido dentro del sector. Además, los contagios sucedieron fuera de las instalaciones azucareras.

Durante los meses de enfrentamiento, dijo, se mantuvo la vitalidad del proceso productivo de la zafra azucarera sin que se viera inhabilitada por la COVID-19 ninguno de sus objetivos económicos fundamentales.

Como resultado, la producción de azúcar para la red de comercio está garantizada hasta agosto, y la de la canasta básica hasta diciembre, precisó.
Se aseguraron asimismo las exportaciones en el período de pandemia y se deben completar en agosto las previstas en el plan.

El cumplimiento en las exportaciones, comentó García Pérez, se consiguió a pesar del bloqueo económico, el confinamiento en muchas naciones y otras medidas que limitaron el comercio.

Azcuba de cara a la recuperación: Aseguramientos sanitarios, económicos y organizativos

Mesa Redonda sobre las medidas del sistema de agricultura, la industria alimentaria y Azcuba en la etapa pos-COVID-19. Foto: @PresidenciaCuba/Twitter.

Según el director del Grupo Empresarial Azcuba, la implementación de la primera fase de la etapa pos-COVID-19 coincide con el inicio de dos procesos determinantes de la producción agroindustrial.

Por un lado, comienza ahora la limpieza, desarme, diagnóstico y reparaciones de los centrales, la maquinaria agrícola y el transporte automotor para la próxima contienda; y por otro se produce el pico en la siembra de caña de azúcar, la limpia y la preparación de suelos, amplió.

García Pérez explicó que para tener una zafra exitosa en el 2021, sembrar la mayor cantidad de caña posible en los meses de junio a septiembre es vital. “Hay que tener en cuenta que actualmente solo tenemos bajo riego el 17% del área de caña. Queremos llegar al 34%, pero esa no es la situación actual”, indicó.

Para garantizar el desarrollo de estas actividades en coherencia con la recuperación decretada en el país, el Grupo mantiene 35 medidas de las 57 implementadas antes. “Estas consideraciones serán una garantía para asegurar la disciplina del sector abierto a la producción”, declaró su presidente.

Como parte del plan para la recuperación en este sector, será fundamental perfeccionar el funcionamiento como sistema del Grupo de Trabajo Temporal y sus subgrupos a niveles de provincias, para el control y prevención de la COVID-19 y otras enfermedades.

Además, se mantendrá el distanciamiento físico y uso del nasobuco, se utilizará la solución de hipoclorito de sodio para la desinfección de las manos, los calzados y los vehículos automotores a la entrada de los centros laborales y se organizará la vigilancia y pesquisa activa coordinada con salud pública en los puestos médicos de cada central.

En paralelo, se organizará el seguimiento permanente de aquellos trabajadores que tienen síntomas respiratorios y enfermedades de esta índole. “En este sentido, es vital mantener un vínculo directo con los obreros para no complicarnos y que se nos generen focos de contagio”, dijo García Pérez.

En ese camino, añadió, las medidas de acceso y control higiénico-sanitarias de los centros de elaboración de productos alimenticios del sector serán también una prioridad. “Nosotros elaboramos todos los alimentos que consumimos y abastecemos otros espacios por lo que tenemos que proteger esos espacios de producción”, señaló.

La higienización de los medios de transporte, albergues, comedores y salones, al cierre e inicio de cada jornada, sobre todo con solución de hipoclorito de sodio y la permanencia del trabajo a distancia y el teletrabajo como formas de empleo serán también acciones a desarrollar.

Central azucarero. @GrupoAZCUBA/Twitter.

En la relativo al orden económico y organizativo, este grupo empresarial estableció una estrategia que se extiende desde junio hasta diciembre. “Hemos diseñado las medidas considerando las variables más complejas, independientemente de cómo el país avance en las siguientes etapas de recuperación”, comentó García Pérez.

Explicó que, por diversas razones, en los últimos tres años la siembra de caña se ha incumplido y como consecuencia se ha producido un decrecimiento en la producción de azúcar y otros derivados.

Sin embargo, aún con limitaciones, el Grupo considera estar en condiciones para cumplir la siembra este año. “Ya tenemos casi 97 000 hectáreas en movimiento, de ellas más de 45 000ha están sembradas y nos quedan alrededor de 40 000ha por darle proceso”, precisó su presidente.

Comentó que, el proceso climatológico que enfrentará la Isla en las próximas horas, permitirá adelantar el proceso de alistamiento de tierras y sembrar en los meses de julio y agosto entre 20 y 25 000 hectáreas cada mes.

Para ello será necesaria la incorporación de la fuerza del sector cooperativo a esta labor (81 147 socios), además de las empresas de apoyo, azucareras y movilizaciones de los territorios.

En este sentido, señaló García Pérez, “la máxima tiene que ser la calidad de las labores, porque no tenemos mucho combustible para estar malgastando en áreas que se pierdan y, además, el herbicida es solo para aplicar después que se siembra la caña. Si se hace mal, se pierde”.

Como parte de este proceso, detalló, se demanda resembrar más de 100 000 hectáreas y habrá que ejecutar una limpia integral para garantizar el estimado cañero de la próxima contienda en más de 1 millón de hectáreas.

En lo relativo al cumplimiento del plan de producción de alimento humano y animal, el directivo azucarero rescató algunas cifras que reflejan el trabajo realizado por el grupo empresarial.

Anotó que la producción de leche se cumple al 95% y se recupera la entrega a la industria en el mes de julio destacando el aporte realizado por las 200 cooperativas insertadas en el Programa Sierra Maestra, experiencia implementada en el país por el Comandante en Jefe Fidel Castro.

En tanto, la carne vacuna se cumple al 132% y la carne porcina, al 115%, garantizando el plan del año en ambos casos.

En el caso de siembra de cultivos, comentó el directivo, es importante destacar que, en el mes de marzo, durante un recorrido del presidente Miguel Díaz-Canel por nuestras áreas, se nos pidió elevar esta producción.

Como resultado, actualmente se cumple al 112% con un Plan de Primavera de 35 000 hectáreas y una existencia de cultivos de 31 900 hectáreas, de ellas de yuca 6 700 hectáreas y de plátanos 7 100 hectáreas. Además, se sembraron en el período más de 3 000 hectáreas de plantas proteicas, asegurando la sostenibilidad del programa de alimento animal.

García Pérez comentó que desde el Grupo del Azúcar también se trabaja en el desarrollo de los módulos pecuarios, con ganado ovino-caprino, cunículas, gallinas semirústicas, porcina de capa oscura y cerdos en convenios con productores.

También se construyen 35 módulos para el procesamiento de piensos criollos alternativos, para alimentar a los animales incorporados.

Durante la próxima etapa, el sector azucarero se centrará en la culminación de la Norma Técnica 52, con la calidad requerida y el inicio de las reparaciones, destinado para ellos más de un 65% de la fuerza de los centrales.

Para conseguirlo, se reordenarán las vacaciones en los meses de julio y agosto alternando la fuerza necesaria, con el fin de no detener los procesos de producción y se potenciarán en los talleres la actividad de fabricación y recuperación de piezas.

El principal objetivo del grupo es garantizar en lo que resta de año los compromisos con la economía, el Encargo Estatal hasta diciembre, la reanimación del turismo cuando abra, las inversiones, la exportación pendiente y los preparativos de la próxima zafra.

“En estas medidas están las garantías de ir a una nueva etapa y asegurar los encargos que tiene nuestro grupo. Se trata de enfrentar la etapa de recuperación con menos presión”, explicó el presidente de Azcuba.

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.