Nuevas medidas de carácter salarial aprobadas como parte de la Tarea Ordenamiento (+ Video)

 

La Tarea Ordenamiento es muy compleja y transversal, un proceso que se sigue atentamente, no sólo las opiniones de la población, sino el intercambio en las bases productivas, las empresas y el tema precio, comentó al iniciar su intervención en la Mesa Redonda Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos .

Foto/Roberto Garaicoa

Como dijo el presidente cubano, “todo se está revisando y habrá que cambiar todo lo que pueda ser cambiado sin arrancarle la esencia a la Tarea Ordenamiento”, reiteró.

Lo más importante, dijo, es crear condiciones para que los productores estén en mejores condiciones de producir.

“Siempre hay cosas que se van rectificando, algunos de ellas se han hecho públicas y otras lo harán próximamente”, anunció. 

Murillo Jorge recordó que existe un grupo temporal de trabajo presidido por el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en el que todos los días se analizan temas, y señaló que en esta Mesa Redonda se informará sobre dos temas, escalas y grupos salariales en algunos sectores y sistemas de pagos que se han ido aprobando.

En segundo lugar, prosiguió, se hablará sobre los precios de acopio a los productores, en particular sobre cuál fue el diseño original y cuáles cambios se han ido implementando.

El tema salarial es uno de los que mayor impacto y polémica

Foto/ Roberto Garaicoa.La ministra de Trabajo y Seguridad Social, Marta Elena Feitó Cabrera.

La ministra de Trabajo y Seguridad Social, Marta Elena Feitó Cabrera, ratificó que el tema salarial es uno de los que mayor impacto y polémica ha tenido en la Tarea Ordenamiento, en tanto aseguró que se han seguido todas las decisiones, tanto las iniciales como las tomadas tras la implementación de esta medida.

Recordó que el monto previsto para la reforma no fue posible aplicarlo a partir del resultado del equilibrio macroeconómico financiero. No obstante, “aún cuando se hubiera aplicado ese monto previsto en la reforma, las distorsiones que existían debido a decisiones que se tomaron en determinados momentos ante la imposibilidad de hacer una reforma, conlleva a que se mantendrán un grupo de aspectos en la medida que se pueda hacer una nueva reforma, para que la pirámide tome realmente la forma que debe.

“Siempre hemos dicho que no es la primera reforma. La última databa del 2005. La próxima será en la medida en que la economía crezca. Esta Tarea Ordenamiento ha motivado verdaderamente a la gente a incorporarse al empleo”, señaló.

Valoró que el empleo no tiene que ir únicamente al sector presupuesto, el cual es grande y debe irse redimensionando gradualmente. En la actualidad, contabilizó, el 48% de los trabajadores están en este sector y el 52% en el empresarial con una parte importante de trabajadores indirectos.

Por tanto, “es necesario que esa generación de empleo se dirija al sector empresarial y sobre todo a la producción de alimentos”, explicó y acotó que poco a poco se irá velando porque ese impacto de crecimiento en el empleo también se refleje en la productividad del trabajo.

Se aprueban cuatro nuevas medidas en materia salarial

Informó sobre cuatro medidas aprobadas por el grupo temporal de trabajo del Gobierno, que “escucha, vela y pone el oído en la tierra a todo lo que está planteando la población”, aseguró. 

  • Modificación salarial para operarios de alta calificación en el sistema empresarial.
  • La aprobación de sistemas de pago por resultados para cuatro sectores de la economía.
  • Descentralización de facultades para la aprobación de dos sistemas de pagos que se mantienen en el sector presupuestado.
  • Una diferenciación salarial para los maestros graduados de Técnico Nivel Superior.

Sobre el incremento salarial para operarios de alta calificación en el sistema empresarial señaló que una de las inconformidades recibidas fue que los operarios de servicio se mantuvieran en la misma escala salarial que tenían anteriormente.

“Aunque esa escala creció aproximadamente nueve veces, hubo mucha incomprensión ante la falta de explicación de los empresarios sobre el ingreso total que habían tenido los trabajadores anteriormente contra el ingreso de la escala salarial. Se estaban comparando bases diferentes.

“Una de las cuestiones positivas de la Tarea Ordenamiento es que tenía previsto un perfeccionamiento al mecanismo de pago que permitía que en el sector empresarial el salario escala, elevado en esa magnitud, fuera una protección ante interrupciones, pero que lo fundamental viniera del ingreso móvil”, explicó la ministra.

La titular comentó que, de todas formas, se solicitó a los ministerios realizar un análisis bajo cuatro requisitos fundamentales para encontrar una solución ante operarios de alta clasificación pertenecientes a los grupos VII y VIII de la escala salarial. 

Entre estos requisitos, enumeró, se encuentran aquellos a quienes se exige calificación de nivel medio superior o técnico medio, y las personas que requieren períodos prolongados en su preparación dada su elevada especialización y la complejidad del trabajo que realizan.

Asimismo, prosiguió, aquellos que realizan funciones de alta responsabilidad en puestos claves de sectores estratégicos, y que las fallas en la operación representan un alto costo económico y social.

Informó que a partir del análisis realizado se han aprobado 60 cargos de operarios, que abarcan a 12 400 trabajadores, y se decidió que el pago se realizará con carácter retroactivo desde enero para no afectar a ninguno de estos trabajadores.

¿Quiénes se benefician de este incremento?

La ministra de Trabajo y Seguridad Social aseguró que debido al alto déficit presupuestario del país, se determinó que el presupuesto no costeará esta medida, sino que lo hiciera la propia entidad. 

Estos operarios tienen que ver en su mayoría con la Unión Eléctrica, el grupo empresarial Marítimo, Portuario y de Pesca, así como actividades relacionadas con el transporte y la industria en sentido general. 

Las actividades se dividen en: Generación, Reparación y Mantenimiento de Redes (18 cargos), Marítimo Portuario y Pesca (nueve), Ferroviaria (cuatro), Industrial (22) y Aviación (siete).

Entre ellos están, por ejemplo, los linieros, operarios de la UNE, mecánicos navales y astilleros, maquinistas y conductores de trenes de alcance nacional, operarios de plantas metalúrgicas y de petróleo, así como mecánicos de la aviación.

No obstante, la ministra dijo que este análisis no ha concluido. “Estamos evaluando y en el transcurso de febrero se presentará el análisis final para mejorar el salario de estos trabajadores, aunque —reiteró— en el sector empresarial el salario básico no es la principal fuente de ingreso”. 

Feitó Cabrera hizo referencia a la segunda medida, asociada a la aprobación de sistemas de pago por resultados que, sin constituir un pago a destajo, puede medirse por indicadores asociados al resultado individual.

Sistemas de pago por resultados por indicadores asociados al resultado individual

Recordó que en la reforma salarial aprobada se eliminaron los sistemas de pago por resultados, asociados al cumplimiento de indicadores límites. Incluso, “Pero había quejas de las entidades que habían indicadores fijados de una manera que no era posible”, como tampoco lo es “meter toda la actividad empresarial del país en una misma norma con los mismos indicadores”.

La ministra destacó que se determinó mantener ese pago por resultados. “Antes a veces no existía relación entre la actividad y la persona que recibía los beneficios”, reconoció.

La estructura salarial prevista para el sistema empresarial contaba con una parte fija (salario escala más los pagos adicionales como por condiciones laborales anormales, por maestría, doctorados, y otros) y una parte móvil asociada a los resultados, con un componente de pago a destajo y la distribución de utilidades por el aporte individual, que para no alejarla tanto del salario mensual como anteriormente ocurría, se ideó con un pago trimestral a cuenta, aunque se ratificó el pago al final del periodo, y uno por alto desempeño.

La nueva medida, explicó, comprende dos modelos de gestión que habían dado muy buen resultado. Uno de ellos en la empresa TaxisCuba, asociado al cumplimiento del coeficiente de aprovechamiento del parque de vehículos y otro en las terminales de ómnibus de la Empresa de Transporte de La Habana para choferes, cobradores y personal de talleres. “Es decir, los que trabajan directamente en la recaudación y los que trabajan para que los vehículos funcionen”. 

“Un destajo entonces en la actividad de talleres sería que entre más carros arregles, más se te pagan. Pero en un taller es al revés, mientras menos se trabaje mejor, porque es que el parque automotor está funcionando y solo se le hace un mantenimiento”.

La ministra puntualizó que los choferes y cobradores tienen afectaciones en estos momentos por las medidas implementadas para contener la COVID-19, ya que los ómnibus funcionan con capacidad limitada. “Las utilidades de esas empresas están muy deprimidas en este proceso”.

También se aprobó para la venta minorista en el sector del Turismo, asociado “a los ingresos por peso de venta” y para los cobradores en las oficinas de control y cobro de multas. “Dichas oficinas harán los reglamentos específicos y la planificación de la cuantía de las multas que deben recaudar y a partir del sobrecumplimiento un por ciento de la recaudación irá a estimular a los trabajadores”, explicó.

Consideró que se trata de un esfuerzo adicional que tienen que hacer los trabajadores a partir de un incentivo mayor por el trabajo.

Por otra parte, la titular del MTSS se refirió a que en el sector presupuestado se eliminaron todos los sistemas de pago, excepto uno asociado a la realización de programas de radio y televisión, y otro a la de programas audiovisuales y estudios de animación. 

Actualmente en el sector empresarial todas esas facultades están descentralizadas a los directores de las empresas. “Consideramos que no necesariamente tenía que mantenerse el MTSS aprobando un sistema de pago conocido mejor por los directivos, trabajadores y el sindicato de esa organización, y por eso se determinó pertinente descentralizar esa facultad, en este caso, al Ministerio de Cultura para lo audiovisual y al presidente del ICRT para radio y televisión”.

La otra medida tiene que ver con una solicitud del Ministerio de Educación para diferenciar salarialmente a los profesores de la enseñanza general y media, graduados de Técnico Superior, donde en fecha reciente se incorporaron 872 docentes.

La ministra especificó que esta medida representa un coste anual estimado de 4.2 millones de pesos, financiados por el presupuesto a partir de ajustes en los gastos que tendrá que hacer este sector. “Tiene que ser una responsabilidad compartida, no puede ser solo con cargo al presupuesto del Estado”.

Quedaría entonces, en la enseñanza general y media un cargo para los graduados de nivel superior, uno para los de Técnico Superior, otro para Técnico Medio y así una jerarquía, lo que supone un incentivo para que los profesionales se superen.

La ministra ratificó que este tema se continuará analizando y anunció que hay un grupo de medidas presentadas para su análisis esta semana y en la medida que se tomen nuevas decisiones en el sistema salarial se irán informando. “El mayor reto que tenemos en la Tarea Ordenamiento es el incremento de la eficiencia, para, a partir de ahí, hacer los ajustes que correspondan”, concluyó.

¿Por qué es posible tomar las nuevas decisiones?

Foto/ Roberto Garaicoa. El jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, Marino Murillo Jorge.

El jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos dijo que “todas estas medidas se miden con lupa, porque la población podría decir que porqué no las tomaron antes y no las diseñaron, algunas se ven más claras ahora cuando se ven las distorsiones de los puntos de partida”.

Reiteró que estas decisiones “se toman con lupa” porque la Tarea Ordenamiento, en su esencia, debe estar a tono con equilibrios macroeconómicos mínimos. “Porque si uno sigue tirando dinero a la calle, como se dice, y no existe una oferta de bienes y servicios para recoger ese dinero eso al final es un incremento de la inflación y tres meses después vamos a tener más salario y más inflación y la inflación se come  la capacidad de compra del salario”.

Valoró que el objetivo es que estas medidas tengan un efecto positivo en la productividad y en los resultados.

Entonces, prosiguió, “fíjense si es con lupa que en el tema de los operarios estamos hablando de 12 000 personas en 60 cargos y, como dijo la ministra, todavía se están revisando algunos temas”.

Murillo Jorge se refirió a los linieros de la empresa eléctrica. “Antes del Ordenamiento ellos tenían el salario escala, un sistema de pago por indicadores generales, un coeficiente por el interés económico-social y pagos en CUC. Por tanto, cuando se suma el salario escala del punto de partida con las decisiones tomadas anteriormente en determinados sectores, lo que complicó la reforma salarial, y las personas comparan lo que tenían antes de la Tarea Ordenamiento y su nuevo salario escala, que es más grande que todo esto sumado, a nosotros nos dieron los linieros unos 700-900 pesos más aproximadamente.

La nueva escala es superior, reiteró y significó que “si lo que antes se tenía por resultados y ahora se llevó a la escala, la escala siempre le toca y el resultado podía ser o no. Si lo que antes era por resultado ahora es parte de la escala, usted se vio beneficiado. porque en este diseño el salario escala no se penaliza, es además si produce más.

“Si sumando todo usted ganaba antes 2 500 pesos y ahora la escala es 3 500, todo lo que tenía por resultados lo tiene ya incorporado en la escala, más el dinero adicional”.

¿Por qué es posible tomar las nuevas decisiones? Murillo Jorge subrayó que los operarios son personas excepcionales, con una calificación muy excepcional. Además, “si a los operarios lo sacabamos del grupo 8 y los poníamos en el 11, en términos de escala salarial  no teníamos que mover nada más después. Creo que se lo tienen merecido, que han demostrado tener una calificación alta y eficiente”.

“Ellos se comparaban con el grupo de los técnicos medios y por eso se llevó a ese grupo”, puntualizó.

Murillo Jorge ratificó que aunque esta medida no será financiada por el presupuesto del Estado, sino por los ingresos de las empresas, sí tiene un efecto indirecto en las arcas nacionales. “Porque todo este incremento de salario va a los costos y al ir a los costos hay menos utilidades y menos impuestos, pues las empresas estatales pagan el 35% en impuesto de las utilidades”.

Después de ese pago de impuesto, dijo, hay un porcentaje que se llama “utilidades después de impuesto”, un monto más chiquito, porque el 50% lo retiene la empresa y el otro 50% va para el presupuesto del Estado

Entonces, “no tiene un efecto directo en el presupuesto del Estado porque este no financia la medida, pero de alguna manera, por supuesto y en menor cuantía, sí tiene un efecto en los ingresos del presupuesto pues la empresa aportaría menos. Si estas personas fueran más eficientes y por la decisión las utilidades de la empresa no se afectaran, entonces el presupuesto se pudiera quedar igual, pero tiene que haber más eficiencia”.

Consideró que los organismos fueron “muy racionales” en la presentación de las solicitudes, al tratarse de solo 12 000 personas, que no es lo mismo que un millón. Las medidas, dijo, dependen del tamaño de la escala de la decisión.

Por eso, “esta se pudo asumir y si son más eficientes en el trabajo y las empresas tienen más utilidades, el presupuesto se puede quedar igual. Si no tienen más resultados, en más productividad y más eficiencia, entonces hay una afectación indirecta en el presupuesto”.

Sobre el caso de TaxisCuba y la Empresa de Ómnibus de La Habana, especificó que es un modelo de gestión que funcionó bien, de ahí que ahora se mantendrá lo mismo que estaba diseñado antes de la Tarea de Ordenamiento. 

“Todo lo miramos con lupa y se tomarán las decisiones que haya que tomar y, como dijo el presidente, las que se puedan tomar sin afectar la esencia de la Tarea Ordenamiento y esta es una de ellas”, reiteró Murillo Jorge.

 

Ordenamiento monetario: ¿Qué pasa con los precios en la agricultura?

Debido al ordenamiento monetario que comenzó en Cuba el 1ro de enero de este año los precios del agro también aumentaron. No obstante, y con el objetivo de que no crecieran desmedidamente, por encima del incremento de los salarios, pensiones y jubilaciones, la dirección del país puso en manos de los gobiernos territoriales la facultad de aprobar los precios de compra al productor, los mayoristas y los máximos minoristas de los productos agropecuarios de primera calidad en toda la red de comercialización. 

El reto está en controlar y exigir el cumplimiento de esa medida, tanto en los establecimientos administrados por el Estado como en los particulares. Lo había dicho el presidente cubano cuando anunció en diciembre la fecha de inicio de la Tarea Ordenamiento: no se permitirán los precios abusivos y especulativos, pues se enfrentarán socialmente con medidas de contención y severas sanciones a los incumplidores.

Para hablar de este y otros temas del proceso de ordenamiento monetario comparecen en la Mesa Redonda el jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, Marino Murillo Jorge, y la ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weiss.

Incrementar y diversificar la producción de alimentos

Al iniciar su intervención en la Mesa Redonda, Meisi Bolaños Weiss, ministra de Finanzas y Precios, recordó que incrementar y diversificar la producción de alimentos destinados fundamentalmente a la población, así como disminuir las importaciones a partir de ir aumentando la soberanía alimentaria, es una de las prioridades definidas dentro de la estrategia socioeconómica del país. 

El propósito, continúo, es cubrir en todas las épocas del año la producción de alimentos per cápita, tanto en viandas, hortalizas, y también en productos agropecuarios y en los procesados por la industria.

Hizo referencia al tema de los precios de los productos agropecuarios, que pasa por fijar el precio de compra al productor (campesino, usufructuario de tierras, cooperativas de producción agropecuaria y de créditos y servicios), en función del resultado de su producción.

Explicó que esas producciones acopiadas tienen varios destinos: venta minorista a la población, consumo social (hospitales, escuelas, centros deportivos, sistemas de atención a la familia y comedores obreros), la industria y el turismo.

“En el ordenamiento monetario esto toma una mayor relevancia, porque como explicaba Murillo Jorge, en las diferentes esferas y sectores tenemos puntos de partida, y en el punto de partida donde se hicieron los análisis para ver entonces cómo formar los precios en la Tarea Ordenamiento e incluso las facultades para determinar precios, teníamos que tener en cuenta también de que teníamos ya precios de acopio establecidos con un nivel de centralización importante en el acopio de esas producciones.

“En los últimos 10 años, aproximadamente, se fueron actualizando e incrementando precios de compra a los productores para incentivar las producciones, y también se produce en un momento determinado una actualización y un incremento de los insumos agropecuarios que requieren estos productores y se vuelve a producir una actualización de esos precios de acopio y donde los precios se fueron quedando, aún cuando en determinadas producciones se fueron dando incrementos de los costos”.

¿Cuáles son los principios para formar los precios?

La ministra comentó que se dispusieron y aprobaron principios para formar precios de compra o precios de acopio.

En primer lugar, con el objetivo de que el productor reciba las señales del mercado, sobre todo en aquellos productos en los cuales se prioriza la sustitución de importaciones y el incremento de las exportaciones, como tabaco, caña de azúcar, miel de abeja, leche, arroz, frijoles y maíz para alimento animal.

“De manera de que los precios de acopio que se diseñen, estén cercanos, dígase solo por las diferencias de calidad, a esos precios de referencia del mercado internacional”.

Igualmente, comentó, se reconoció en los costos el efecto de la devaluación, “pero una devaluación donde hay un nivel de consumo de servicios que, como hemos explicado en otras ocasiones, responde a servicios transversales, con niveles de crecimiento que por supuesto no son igual al valor de la devaluación.

“Estamos hablando de las tarifas eléctricas, que es uno de los temas que hoy saltan como mayor preocupación entre los productores”, reconoció la ministra y acotó que el mayor componente de estas tarifas es el combustible, uno de los temas —anunció— que se explicará en otra ocasión, pues a partir de las preocupaciones se está evaluando.

A su vez, hay un gasto de combustibles, otro por la fuerza de trabajo y aquellos asociados a  insumos para las producciones, cuya disponibilidad se ha ido ubicando en la actualización del precio y que se tiene en cuenta para las importaciones.

“Cuando se importa y se pone como parte del llamado paquete tecnológico para esa producción, estamos hablando de una importación que es un dólar por 24 pesos. Que si utilizamos ese insumo nacional, los costos son menores”.

La ministra de Finanzas y Precios argumentó que otro de los principios que se siguió es que, como norma, no se subsidian estas producciones, salvo aquellas que tienen un impacto importante, dígase en el desarrollo de la economía, como es la sustitución de importaciones (por ejemplo el arroz y el maíz para el consumo animal), o en el consumo de la población.

Otro principio es que se mantiene la masa de utilidad que por esas producciones se venían obteniendo. “Porque si usted incrementa el costo, ante determinado rendimiento y no tiene mayores producciones por esa misma hectárea, pues la rentabilidad sobre su cosecha disminuye y entonces en aras de seguir estimulando el sector y de reconocer la importancia que tiene lograr los niveles de producción que nos planteamos, en un sector que tiene el compromiso tan importante de producir los alimentos de toda la población, se aprobó el principio de mantener la masa de utilidad”.

Por ejemplo, “cuando se diseñó la formación de precios de una tonelada de arroz sobre un rendimiento de cuatro toneladas por hectáreas de cáscara húmeda, se respeta la utilidad obtenida desde el precio anterior de 1 354 pesos la tonelada. Estaríamos hablando del doble, si nos referimos al arroz consumo, porque una tonelada de arroz consumo es dos veces una tonelada de arroz cáscara húmedo”.

La ministra hizo referencia al principio que tiene que ver con la necesidad de avanzar hacia la descentralización de los precios de acopio y de los de la cadena de comercialización de los productos agropecuarios, dejando solo aquellos de mayor relevancia.

En función de eso, señaló, se aprobó y reguló 30 precios de acopio centralizados, 15 a través del acuerdo del Consejo de Ministros (seis corresponden a diferentes surtidos de tabaco) y otros 15 por el Ministerio de Finanzas y Precios.

“En todos estos productos que tienen precios de acopio, tanto los centralizados como los descentralizados, se produce un incremento de los precios de acopio por el efecto del incremento de los costos y por el principio de mantener la misma masa de utilidades. Hay productos que crecen 1,9 veces, otros más de tres veces, como por ejemplo la papa, que a partir del crecimiento de sus producciones y también por el incremento de los costos, es el único producto donde la masa de utilidad del precio de acopio anterior, con respecto al que se ha dispuesto, se incrementa: ante estaba alrededor de 254 pesos la tonelada y crece a poco más de 400 pesos”.

Según el criterio de las formas productivas, ese respeto de la masa de utilidad conlleva a menos rentabilidad, sobre lo cual la ministra explicó que habrá que transformar esa rentabilidad para incrementarla. “Por ejemplo, estábamos hablando antes de producciones que tenían más del 50% de rentabilidad, pues había un interés también de estimular la producción, y que a veces no en todos los casos tuvimos el resultado que quisimos en términos de incrementos, pero esos precios también se respetaron, como los del frijol y el arroz”.

La justa balanza

Foto/ Roberto Garaicoa.La ministra de Finanzas y Precios durante su intervención en la Mesa Redonda.

En cuanto a los precios descentralizados, la titular del MFP reafirmó que las empresas de acopio o las agropecuarias y los gobiernos locales tienen la facultad de concertar los precios con las formas productivas, respetando en líneas generales los principios aprobados.

“No todo lo podemos dejar centralizado, porque no siempre se produce bajo las mismas condiciones, ni territorialmente se tienen los mismos costos para iguales producciones, porque incluye a los efectos del que compra la producción, sus gastos de transportación y otros asociados al mantenimiento de los mercados.

“No es igual producir malanga en el oriente del país, que producir malanga o papa en Mayabeque y Artemisa. Hay también condiciones climatológicas, determinada experiencia e incluso calidad de tierra para garantizar esas producciones. Entonces, no podemos pretender mantener la centralización, lo cual también es un pedido de las formas productivas”, abundó.

Este paso, valoró, generará mayor responsabilidad en las empresas acopiadoras y agropecuarias y en los gobiernos municipales, pues “según el precio que se concerte, será entonces el precio minorista”.

Insistió en la importancia de controlar esos precios y comentó que se decidió mantener un subsidio temporal a cuatro producciones: arroz, maíz para el alimento animal, tomate con destino a la industria y el café robusta.

Bolaños Weiss recalcó en su intervención que “es importante que los productores no solo saquen las cuentas del incremento de los costos, de cuál será la utilidad, de cuánto podrían mejorar en sus rendimientos, reconociendo las limitaciones de disponibilidad de insumos que se utilizaba hace un año y medio atrás, sino que se den cuenta del impacto que hay en la carga tributaria”.

Se aprobó que los productores paguen menos impuestos

Como parte de la Tarea Ordenamiento se aprobó que los productores paguen menos impuestos, lo cual tributa a mayor utilidad, “si somos más eficientes y buscamos mayor rentabilidad en el producto”.

Se refirió al impacto en los productores individuales agropecuarios, como las cooperativas, del cálculo de la utilidad per cápita (utilidad por socio de la cooperativa). Por ejemplo, de 10 000 pesos que no estaban grabados, pasan a 39 120 pesos.

“Se está dejando al productor agropecuario un nivel considerable de 3 260 pesos mensuales para que pueda enfrentar el costo de la vida, pero esta utilidad o desgravamiento se verá más o menos en la medida que generemos producciones, porque el Estado lo que está haciendo es no imponer el impuesto sobre esa cantidad de dinero, pero hay que generar el ingreso y este se genera produciendo”.

Prácticamente, dijo, se está dejando como libre del pago de impuestos un poco más de dos canastas básicas de referencia de 1 528 pesos.

Otra medida que impacta en el ingreso de los productores individuales es el descuento del 100% de los gastos (antes era el 70%) en el que tiene que incurrir para lograr sus producciones y la obligación de justificar solo el 80%.

“Cuando nosotros revisamos un poco la ficha de costo para estos precios, decíamos que algunos como el combustible, la electricidad y el pago de la tarifa del agua se pueden justificar porque hay comprobantes, así también la entrega de los insumos, tantos nacionales como los que entregados por las empresas agropecuarias. Igual la nómina de los trabajadores que contrata. Por tanto, tendrá condiciones para poder justificar esos gastos”.

La ministra comentó que también desaparece la escala progresiva en el impuesto. Al final del año, sólo se aplica el 5% sobre el ingreso resultante después de descontados esos gastos.

Murillo: Se constató más problemas en los precios descentralizados que con los centralizados

El jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos aseveró que no hay nada más complicado en la economía que el tema de los precios y en particular de los agropecuarios, porque pasa por los rendimientos agrícolas y dentro de ellos los insumos y la calidad de las tierras.

“No es lo mismo sembrar una hectárea de boniato en Santiago de Cuba y venderlo en Manzanillo, que producir en Mayabeque y después venderlo en el mercado de La Habana, que es más solvente”.

“Por eso en la Tarea Ordenamiento se quedaron centralizados solo 30 productos con algunos surtidos, pero a ellos le sumamos los ejemplos del tabaco, que explicaba la ministra, y la caña, que es para la industria. Por lo tanto, nos fuimos quedando con 20 o 22 productos (cerdo, leche, plátano, boniato), el resto se descentralizó a las empresas estatales que compran productos a los gobiernos poniéndose de acuerdo con la base productiva”.

Dijo que en un reciente recorrido se constató más problemas en los precios descentralizados que con los centralizados. “El fantasma de que las personas usan más las facultades en el caso de los precios descentralizados de acopio, no fue así”.

Murillo Jorge acotó que en los últimos años la política fue subir los precios de acopio para estimular la fase productiva, en un ambiente de uno por uno, “no siempre llegaba a los precios minoristas y ese pedazo sí caía en el presupuesto del Estado”.

“Aquí hay una ruptura, un cambio; el presupuesto del  Estado está para financiar los programas públicos y a los productores agrícolas de manera no permanente, pero lo que no puede ser es que todo pase por el presupuesto del Estado. Eso se quitó, al igual que los subsidios, porque le subimos los ingresos a la producción”.

Si nosotros cogíamos, ejemplificó, los precios de acopio anteriores para estimular a los campesinos y lo comparábamos con el precio en el mercado internacional, el tipo de cambio implícito no era de 1×1 sino 13×1 y eso daba alta rentabilidad en algunos productos. “Eso hay que rectificarlo, sin desestimular a los productores agropecuarios” y para no hacer esto la filosofía fue mantener la masa de utilidad por tonelada, nunca el margen.

Ahora ha sucedido, dijo Murillo Jorge, que hay productos en los cuales el crecimiento de los costos ya no ha garantizado la masa de utilidad, porque crecieron los costos de los insumos en el mercado mundial y la tarifa de electricidad, de ahí que la decisión es ir a un nuevo momento, bajo el principio de mantener siempre la masa de utilidad y no la tasa de rentabilidad que tenía, porque no es posible.

Sobre estas modificaciones en los precios de acopio, la titular del MFP ejemplificó que el precio que se estableció para el arroz cáscara húmedo fue de 5 439 pesos la tonelada y para el arroz consumo 10 878.

Se realizó, dijo, una revisión integral, que contó con la participación de todos los organismos y empresas que tienen que ver con los principales costos asociados a las producciones agropecuaria.

Ajustes a los precios

La ministra comentó que se aprobaron determinados ajustes, “porque no es que los precios tuvieran una base de cálculo errada, sino que hubo que ajustar, a partir de que ese proveedor del servicio tuvo que ir también a buscar indicadores de eficiencia, ajustar gastos o costos contra otras producciones o servicios y también tuvo que intervenir, una vez más, el presupuesto del Estado con un incremento de su subsidio temporal”.

En cuanto al arroz, puntualizó, se hizo un ajuste importante de la tarifa (4,8 el crecimiento) de abasto de agua para el riego en la cosecha, de 126 pesos del millar de m3 pasa a 86 pesos, en tanto se hizo una reducción de los servicios de siembra y fumigación aérea, en más 3 000 pesos la hora productiva y se llevó a 14 000 la improductiva.

También las modificaciones incluyeron los servicios de las empresas agroindustriales, que son las que tienen el vínculo con los productores. “Estos reajustes deben quedar ahora materializados a través de los contratos con las formas productivas en más 3 000 pesos por hectáreas”. 

“Teniendo en cuenta que la producción de arroz es priorizada en la entrega e insumos y paquetes tecnológicos, porque es una de las producciones que más sustituye importaciones en función del consumo social y de la población, aún así tuvimos que incrementar la entrega del subsidio temporal para que se le pague un poco más al productor cuando entrega el arroz consumo, a partir de cosechar el arroz cáscara húmedo y desde este se produce un incremento de 389 pesos más por la tonelada del arroz cáscara húmedo, que equivale entonces a 780 pesos la tonelada de arroz consumo”.

La ministra informó que esto demanda del presupuesto 220 000 000 de pesos, que “tendrá que otorgarse a partir de una ejecución real de esas producciones y de los principios de redistribución presupuestarias, así como del uso y manejo adecuado de las reservas y ahorros en otras partidas”.

Bolaños Weiss señaló que también se analizó la situación con la producción de cerdo, en cuanto a la preocupación debido a los elevados precios de los piensos importados y nacionales.

La decisión, informó, fue disminuir en alrededor de un 60% el precio de venta del pienso nacional, que a los efectos de la fábrica de pienso, equivale solo a crecer en la producción y venta a productores en 1,5 veces aproximadamente. “Por tanto, se ha tenido que hacer un reajuste que tribute a los resultados económicos-financieros de esa fábrica”.

En el caso de la leche, la ministra precisó que en la norma jurídica se establece que un litro se pague hasta 7,50 pesos, con anterioridad era entre 4,50 y hasta 5 pesos.

Explicó que la leche tiene calidades, que son chequeadas por la industria cuando va a contratar las producciones a un precio, en un rango de 6,80 a 7,50, pero independientemente de ese precio de 7,50, están contenidos por litros de leche 15 centavos por el enfriamiento. 

“Los productores deben saber que dentro del precio de hasta 7,50, la industria cuando acopia la leche pagará 15 centavos por ese enfriamiento y si por determinada situación no puede recoger esa leche y ya lleva más horas de enfriamiento o se dan dificultades, entre las partes tienen que financiar cómo financiar lo perdido, porque constituye un gasto energético que tiene la forma productiva”.

En cuanto al acarreo de leche, detalló que es un precio por litro de leche que es prácticamente similar al precio internacional. “Estamos hablando de 3 500 dólares la tonelada de leche en polvo y cuando esa tonelada la convertimos en un litro de leche estamos hablando de alrededor de 0,30 centavos, prácticamente igual que cuando hace la conversión entre 7,50 entre 24 pesos”.

La decisión, argumentó, fue diferenciar del precio del acopio de la leche, el pago por el acarreo, e informó que, por el acarreo de hasta 6 km, el acopiador va a pagar 30 centavos. “Se debe diferenciar así porque no siempre el que acarrea la leche es el productor, eso sucede en los productores individuales, lo cual demanda también una financiación por ese concepto de acarreo”.

En el caso de la malanga, plátano y boniato se determinó descentralizar los precios de acopio, dígase los de compra al productor, y solo dejarlos centralizados para el acopio con destino al consumo social, al sistema de atención a la familia y a la dieta médica.

La titular comentó que hasta ahora se ha entendido esta medida, en tanto en la base se hacen correcciones, con la posibilidad de que los gobiernos apliquen bonificaciones impositivas.

De acuerdo con la ministra, en el caso de la guayaba, mango, fruta bomba y tomate se rebaja el precio de acopio centralizado para lograr mejores precios de entrada de estas frutas a la industria, “manteniendo su concertación de precios para otros consumos”.

La calabaza queda descentralizada totalmente para todos los consumos, tanto las empresas de acopio como las agropecuarias, mientras los gobiernos podrán establecer precios concertados para esta vianda.

Casi al finalizar la Mesa Redonda, Murillo Jorge explicó que las decisiones tomadas en cuanto al precio del arroz, que lleva un financiamiento de 220 000 000, los piensos porcinos (1600 000 000) y el acarreo (100 000 000), totalizan 1 920 000 000 pesos. “Es justo y ahora debe verse cómo se organizará”.

“Hay creados tres grupos de trabajos que salen a las provincias a discutir las decisiones tomadas con las bases productivas. Esto permitirá que se den las explicaciones oportunas”, aseguró y dijo que en la propuesta de descentralización se aplicará el mecanismo de “precios duales”, o sea, de distintos precios según el mercado.

“Tiene que haber una estricta disciplina y se tendrá que cumplir. Esto es un compromiso social de las fuerzas productivas”, concluyó.

Foto/Roberto Garaicoa

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.