Inicio » Noticias

G-77 + China se propone erradicar la pobreza

16 Junio 2014 Haga un comentario
Los jefes de Estado y de Gobierno se pronunciaron en la sesión final de la cita por un nuevo orden mundial más justo y equitativo

Los jefes de Estado y de Gobierno se pronunciaron en la sesión final de la cita por un nuevo orden mundial más justo y equitativo

La De­cla­ración de Santa Cruz, aprobada por los participantes en la Cumbre del G-77 +China, estableció la erradicación de la pobreza como el objetivo central y conductor de la agenda de desarrollo post 2015, informó el domingo el presidente de Bolivia, Evo Morales.

El mandatario indicó que el texto final de la cita, que durante dos días reunió a jefes de Estado y de Go­bier­no del Grupo, contempla 242 puntos consensuados con miras a un nuevo orden mundial para vivir bien.

La Declaración hace hincapié en el problema de la desigualdad, si­tuación que se agrava por patrones de consumo y producción insostenibles en los países desarrollados, comentó Morales, según ABI.

En el documento también se rechazaron las leyes con efecto extraterritorial y las listas y certificaciones de países desarrollados referidas a terrorismo, narcotráfico y trata de personas.

Otro aspecto de la declaración expresa solidaridad con las problemáticas de las Malvinas, Cuba y Palestina.

En la plenaria del evento, el presidente Morales destacó que el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, es el hombre más solidario que ha conocido.

Morales envió un abrazo a Fidel y destacó que “es el primer hombre solidario del mundo”.

En otro momento, aseguró que los pueblos por naturaleza son an­timperialistas y anticapitalistas co­mo consecuencia de la explotación a la que han sido sometidos.

El presidente venezolano, Ni­colás Maduro, dijo a su turno que el G-77+China era “un poderoso ins­trumento para la construcción del mundo multipolar y multicéntrico”.

Maduro apoyó la propuesta boliviana de crear un Instituto del Sur para la Descolonización Integral de Nuestros Países y la construcción de una nueva agenda para las próximas décadas.

Por su parte, la presidenta argentina, Cristina Fernández, consideró urgente el establecimiento de un nuevo orden mundial más inclusivo, seguro, respetuoso del me­dio ambiente y libre de las prácticas financieras que conllevaron a la crisis económica global.

Para Fernández es clave que el G-77+China se pronuncie contra la extorsión, la dominación y la generación de dinero ficticio, porque el modelo se volvió sistémico y atenta contra la estabilidad económica y desarrollo de las fuerzas productivas en la mayoría de los países, principalmente en los subdesarrollados.

La Jefa de Estado se pronunció, como otros de sus homólogos, por una reforma del Consejo de Se­guridad de la ONU y rechazó la unilateralidad en la toma de decisiones sobre cuestiones de interés internacional.

Cristina Fernández catalogó en otro momento co­mo una ver­güenza la existencia en el siglo XXI de 17 en­claves coloniales en el planeta y agradeció la solidaridad del Grupo fundado en 1964 en la causa de las Islas Malvinas. Destacó, en especial, el respaldo de Cuba durante la lucha de independencia de An­go­la, al puntualizar que los pueblos latinoamericanos creen en los va­lores de la libertad, democracia e in­dependencia de cada territorio.

Otro presidente del Sur americano, el uruguayo José Mujica, intervino en la Cumbre Extraordinaria del G-77 + China alertando sobre la penetración de una “cultura subliminal que tiende a colonizar nuestras mentes y corazones”.

Es una trampa muy peligrosa y está por encima del poder de los Ejércitos y de las ventajas tecnológicas, denunció Mujica, mientras señaló la paradoja de la época actual, con un gran desarrollo industrial, descubrimientos formidables y también con crisis formidables.

Salvador Sánchez Cerén, presidente de El Salvador, abogó a su vez por la erradicación de la pobreza y aseguró que en un nuevo orden para vivir bien, ningún rincón del planeta puede carecer de servicios básicos para su gente.

El gobernante calificó de anacrónico el bloqueo económico, comercial y financiero de EE.UU. contra Cuba, al tiempo que deploró la medida que data de más de medio siglo.

ÁFRICA, ASIA Y MEDIO ORIENTE TAMBIÉN ALZARON SU VOZ
El presidente de Bangladesh, Abdul Hamid, llamó a profundizar la cooperación en el G-77+China para impulsar el desarrollo comercial, ya que, a su juicio, el Grupo necesita impulsar nuevos acuerdos comerciales en beneficio de sus países miembros.

Su par de Fiji, Epeli Nailatikau, exhortó a la unidad del Grupo para ratificar su fortaleza y manifestó que “para los países en desarrollo, el G-77+China ha demostrado ser el mecanismo de más políticas para nuestros intereses colectivos”.

Al intervenir en la jornada final de la Cumbre, el mandatario, cuyo país antecedió a Bolivia en la Presidencia anual del mecanismo, insistió en que la unidad, la solidaridad y el esfuerzo colectivo permanecen como la base firme del Grupo.

Otra nación asiática representada en la Cumbre fue Sri Lanka, cuyo presidente, Mahinda Rajapaksa, ur­gió a los 133 países del G-77+China a priorizar el fin del hambre y la pobreza en la agenda del bloque post 2015.

Mientras tanto, el presidente de Zimbabwe, Robert Mugabe, exhortó a reformar el sistema financiero global maniatado —dijo— por instituciones crediticias monopolizadoras como el FMI y el Banco Mundial.

Mugabe, quien fue uno de los altos mandatarios africanos presentes en la asamblea de dos días del G-77+China, comentó que las normas monetarias más rigurosas de las grandes instituciones crediticias, como las mencionadas anteriormente, solo parecen aplicarse a los Estados menos industrializados.

El presidente de Guinea Ecua­torial, Teodoro Obiang, planteó romper con el monopolio que instauraron los países desarrollados y que no favorece a las naciones empobrecidas, precisó ABI.

El primer ministro de Namibia, Hage Geingob, también se pronunció por un nuevo orden mundial más justo y equitativo al tiempo que llamó a los países en desarrollo a impulsar la independencia económica.

El premier agradeció a Cuba por su aporte en la derrota de las tropas del apartheid sudafricanas en An­gola, que posibilitó la independencia de Namibia.
Su homólogo de Swazilandia, Barnabas Sibusiso Dlamini, elogió el importante papel del Grupo a favor del desarrollo de las naciones menos industrializadas y elogió su rol en pos de mejorar las condiciones de vida de los pueblos en los países en desarrollo.

El vicepresidente de Irán, Eshaq Jahangiri, llamó a los presentes a actuar de manera integrada para alcanzar los objetivos de igualdad, justicia y desarrollo, y expresó el pleno compromiso de su país con los objetivos del G-77, para también alcanzar los que tiene fijados el Movimiento de Países No Ali­nea­dos.

En la jornada final también intervino el viceministro de Coo­pe­ración y Relaciones Internacionales de Sudáfrica, Luwellyn Landers; y el vicepresidente de la Asamblea Popular de China, Chen Zhu, quien pidió la unión de todos los países del bloque multilateral, para encarnar una posición común en la agenda de desarrollo post 2015.

(Tomado de Granma Internacional)

Bookmark and Share

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.