Inicio » Archivo

Artículos etiquetados con: Fidel Castro Ruz

Fidel renace en cada joven, en cada cubano: Yo soy Fidel (+ Video)

Los muertos no son más que semillas, y morir bien es el único modo seguro de continuar viviendo, escribió Martí en el Periódico Patria el 30 de abril de 1892. Morir no es nada, morir es vivir, morir es sembrar. El que muere, si muere donde debe, sirve. En Cuba, pues quién vive más que Céspedes, que Ignacio Agramonte. Vale y vivirás. Sirve y vivirás. Ama y vivirás.

Rememoran arribo del Yate Granma por Playa las Coloradas

La vida y obra de Fidel Castro se evocó en Playa Las Coloradas en el municipio granmense de Niquero, en el acto por los 60 años del desembarco por dicho sitio de los expedicionarios del yate Granma y la fundación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

El mejor legado de Fidel es su pueblo (+ Video)

De Fidel podría decirse las misma palabras con las que calificó Martí al venezolano Cecilio Acosta: Esto fue el hombre en junto, pos vio y previo, amó, supo y creo. Limpió de obstáculos la vía, puso luces; vio por sí mismo señaló nuevos rumbos. Le sedujo lo bello, lo enamoró lo perfecto. Se consagró a lo útil. Habló con singular maestría, gracia y decoro. Pensó con singular viveza, fuerza y justicia. Sirvió a la tierra y amó al cielo, quiso a los hombres y a su honra. Se hermanó con los pueblos y se hizo amar de ellos.

Hasta Siempre Comandante, hoy en la Mesa Redonda

El impacto mundial que ha tenido el conmocionado tributo del pueblo cubano al Comandante en Jefe de su Revolución y la profunda huella que deja Fidel entre nosotros serán analizados en la Mesa Redonda de este lunes, que transmitirán Cubavisión, Cubavisión Internacional, Radio Habana Cuba y el canal del programa en Youtube, desde las 7 de la noche.

Fidel se va victorioso, invicto de todas las batallas (+ Video)

Ya está hueca y sin lumbre aquella cabeza altiva que fue cuna de tanta idea grandiosa y mudos aquellos labios que hablaron la lengua tan varonil y tan gallarda, y yerta aquella mano que fue sostén siempre de pluma honrada, sierva de amor y al mal rebelde. Llorarlo fuera poco. Estudiar sus virtudes e imitarlas es el único homenaje grato a las grandes naturalezas y digno de ellas. La muerte es una victoria, y cuando se ha vivido bien el féretro es un carro de triunfo.