Inicio » Archivo

Artículos etiquetados con: Héroe del Trabajo de la República de Cuba

Desde pequeño, héroe de la caña

Dos Héroes del Trabajo tuvo el espacio Mesa Redonda en su emisión del pasado viernes, dos historias que describen cuánto puede hacerse si el empeño y el compromiso priman.

Historias de dos héroes del azúcar, hoy en la Mesa Redonda

Reynaldo Castro Yebra, el primer Héroe del Trabajo de la República de Cuba, y su compatriota matancero Manuel Meriño, quien recibiera igual distinción en el 2016, nos acercan a sus intensas historias de vida como hombres del azúcar.

Una vida, una historia: Mucho valor

Desde pequeña Sarah Machín Iglesias conoció el significado de la palabra sacrificio. Para algunos, no tuvo una infancia común. Con 11 años no jugaba a las casitas, ni soñaba con ser maestra, y tampoco imaginaba un mundo más lejano que el pequeño espacio donde transcurrían los días junto a sus padres y siete hermanos.

El rey del trabajo

Rey Rolando Rondón Tamayo, tres veces Héroe Nacional del Trabajo y nueve Héroe de la Zafra, dialoga con la Agencia Cubana de Noticias, en la ciudad de Bayamo, provincia de Granma, Cuba, 25 de abril de 2018. ACN FOTO/Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO

A sus 66 años este Rey ya tiene el porte de los monarcas de los cuentos, aunque no tiene barbas, anda despacio y exhibe la majestuosidad de la edad y la experiencia. Un hombre colaborativo, servicial y dispuesto, así es Rey Rolando Rondón Tamayo, uno de los macheteros que más caña debe haber alzado en la historia azucarera de Granma y tal vez de Cuba.

Julia Labrada Portillo: Una mujer y el acero

Un pañuelo de colores le esconde el pelo, su pulóver está mojado por una llovizna de sudor y el pulso sencillo que trae en la muñeca rueda por su brazo cada vez que ella olvida la aspereza de los hierros y, con precisión de artista, corta y moldea los pedazos de alambrón hasta convertirlos en aros de columna; y así, hasta que sus manos firmes, acostumbradas durante casi 60 años a los trabajos duros de la construcción, llenan cada día tres o cuatro mesas de cabillas.