Inicio » Mesa Redonda

¿Mujeres empoderadas?

24 Marzo 2014 4 Comentarios

Por Yailin Orta Rivera, especial para la Mesa Redonda

Fotos de Roberto Garaicoa

En una mirada profunda, justa, debemos reconocer que a pesar de las conquistas logradas por las cubanas en la vorágine de una Revolución que nunca ha dejado de pensar en ellas, todavía persisten ataduras —algunas casi tan antiguas como la misma especie humana—, por cuenta de las cuales la visión patriarcal asoma en todo, como fantasma silencioso.

En la sociedad nuestra —donde no es legítima la discriminación contra la mujer— se enfrenta aún el gran desafío cultural de la igualdad entre ambos sexos. Liriams Gordillo, de la Editorial de la Mujer, reflexionó en la Mesa Redonda de este viernes, que se han tomado medidas a favor del empoderamiento de la mujer, en función de la igualdad de derechos y de la responsabilidad compartida en el espacio público y en el privado, pero al sexo femenino le cuesta más este logro.

A los ojos de los especialistas, las mujeres seguimos funcionando con resortes bien antiguos. Es obvio que en muchos hogares se superó la etapa en la cual el “sexo débil” pedía permiso para trabajar en “la calle”. Pero, como sostuvo Grisell Rodríguez, la articulación entre el espacio público y el privado está marcada por la estigmatización.

“La mujer, dijo, ha logrado mucho desde el punto de vista educacional, alrededor del 60 por ciento de los másteres y doctores en nuestro país son mujeres, pero para ella el costo es mayor. Hay un señalamiento social, hay un costo físico y psicológico, si a la vez no cumples con tus deberes de buena madre o buena esposa”.

A lo que esta reportera añade que cuando se va ascendiendo en la pirámide social, ¿qué pierden, qué ganan, qué sufren?; y cuando aparentemente no perdieron nada, ¿qué culpa les acompaña?, ¿cuál es el costo si no cumplen con el patrón de madre o de esposa que la cultura dice debe ser? El asunto implica un cambio realmente revolucionario, porque no basta con que yo esté presente: hay que estar, y que eso no sea una herejía.

Para Liriams Gordillo, la mujer, tratando de cumplir con los paradigmas de ser una mujer exitosa en el espacio público y en el espacio privado, en no pocas ocasiones tiene un sentimiento de culpa o de frustración. Por ello insistió en que tenemos que generar análisis sobre la mirada que estamos dando de la mujer empoderada: o es la mujer con una sumatoria de roles, o hay que cambiar las relaciones de poder, porque las relaciones de producción y lo cultural se ha montado en el patriarcado.

Somos un país con expectativas muy altas, tenemos una gran población de mujeres universitarias y preuniversitarias, hemos alcanzado gran nivel profesional, pero el machismo sobrevive como etiqueta cultural y educacional. Mientras nuestras mujeres han crecido en su universo espiritual y profesional, nuestros hombres no lo han hecho al mismo nivel. Seguimos siendo una sociedad galante, pero discriminatoria, y esta periodista añade que el discurso del machismo incluye a todos, porque no es un barniz, es un conjunto de ideas entronizadas en lo más profundo.

Magela Romero compartió que hay que hacer efectiva la relación y colaboración entre las investigaciones, el trabajo comunitario, las organizaciones, la voluntad política… “Eso nos va a permitir abrir brechas, a enfrentar temas y problemáticas como el acceso a los recursos, la violencia, la maternidad, el envejecimiento poblacional”.

Al decir de las expertas, es evidente la presencia significativa, ascendente, que ha tenido la mujer en el mundo público de la realidad cubana. Pero a la par que ellas han evolucionado en su participación social, se ha mantenido cierto estancamiento en la vida privada, doméstica, y eso ocurre no solo en Cuba. “El movimiento feminista ha tenido conquistas importantes en el siglo XX, que de manera significativa se han expresado en una participación en el mercado laboral y en los diferentes niveles de educación; pero la mujer sigue siendo la máxima responsable de las tareas domésticas, y en Cuba esas tareas requieren de más tiempo, de mayor dedicación”.

Poniéndole luz larga al tema, no podemos aspirar a que la sociedad del mañana sea mejor, más plena, si en el hogar el niño está viendo que papá no hace nada y mamá es la mujer-orquesta. Cuando ese niño crezca, repetirá la historia aprendida.

En la Mesa Redonda de este viernes se habló del empoderamiento de la mujer, en función de la igualdad de derechos y de la responsabilidad compartida en el espacio público y en el privado.

Somos un país con expectativas muy altas, tenemos una gran población de mujeres universitarias y preuniversitarias, hemos alcanzado gran nivel profesional, pero el machismo sobrevive como etiqueta cultural y educacional.

Grisell Rodríguez, sostuvo que la articulación entre el espacio público y el privado está marcada por la estigmatización.

Magela Romero compartió que hay que hacer efectiva la relación y colaboración entre las investigaciones, el trabajo comunitario, las organizaciones, la voluntad política.

Al decir de las expertas, es evidente la presencia significativa, ascendente, que ha tenido la mujer en el mundo público de la realidad cubana.

Imagen de previsualización de YouTube
Bookmark and Share

4 Comentarios »

  • Rebeca dijo:

    Mucho, pero mucho mejor este resumen que la misma mesa redonda. ¿Por què la que escribió y aportò estas ideas para la pàgina web no participò como panelista. Creo logrò en esta sìntesis lo que se logrò con el programa entero. Me quedè con deseos de que se exposieran los verdaderos problemas de las mujeres cubanas sobretodo las que màs han “ascendido” en la piràmide.

  • Yailin Orta dijo:

    Rebeca: realmente usted es muy generosa con su comentario. Un abrazo, Yailin

  • Laura dijo:

    La verdad es que para mi fue una mesa muy oportuna, necesaria…

    Llevar a un espacio como ese, temas que preocupan a la mujer de hoy, resultó a mi juicio muy pertinente, sobre todo porque no sólo se enunciaron las cifras que muestran los avances, sino porque tambien se hizo alusion a las contradicciones que supone ese proceso en un contexto aun muy machista.

    Creo que en el poco tiempo de una hora, se mencionaron problematicas tan importantes como ladoble jornada, las dificultades para asumir cargos de direccion y las barreras tanto subjetivas como objetivas que aun dificultan ese proceso, los prejuicios y estereotipos que obstaculizan el empoderamiento y la existencia de una cultura organizacional que no favorece para nada el posicionamiento de las mujeres.

    Creo que experiencias como esta se deben repetir, pues tributan a la sensibilizacion de género de nuestra sociedad.

  • yohanni dijo:

    Creo que si fue una Mesa oportuna y se habló sin pelos en la lengua. Debiera hablarse más de estos temas, no solo en la Mesa Redonda, sino en otros programas. Existen varios en el Canal Habana, pero debieran dársele más propaganda.

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.