Inicio » Mesa Redonda

La especial edad de la Bienal de La Habana

20 Mayo 2014 Haga un comentario

Por Yailin Orta Rivera, especial para la Mesa Redonda

Fotos de Roberto Garaicoa

Treinta años es una edad muy especial, ha dicho Jorge Fernández, director del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, al referirse al próximo cumpleaños de la Bienal de La Habana, motivo por el que a partir de este jueves varias instituciones de la ciudad festejarán el hecho de que un evento como este haya puesto el mapa del tercer mundo en el centro de los ejes culturales.

Y ha sido gracias a muchas manos. Al trabajo y a la entrega de muchas personas, como ha insistido Fernández en la Mesa Redonda de este martes, en la que especialistas cubanos que la co­nocen, valoraron su historia de al­cances universales. “Es un proyecto conocido. Y a pesar de que la primera, realizada el 22 de mayo de 1984, se hizo con mucha improvisación, la inteligencia de sus fundadores, que son muchos, le dio un carácter extraordinario a este encuentro.

Era algo pretensioso que un país como Cuba se preocupara de esta manera por el arte. La primera versión, por ejemplo, tuvo una proyección latinoamericanista, y la segunda tuvo la posibilidad de expandirse con el tercer mundo”.

En opinión de los especialistas, la Bienal ha sabido interpretar el lugar y el momento, y se ha propuesto nuevos retos. “No se puede proyectar una Bienal sin un país detrás, como tampoco se puede desconocer el papel de Fidel en el impulso de este empeño”, precisó el Director del Centro Wifredo Lam.

El año 84, dijo en su evocación al encuentro fundador, fue un momento complejo: había que llegar a los países a través de Europa, de los Estados Unidos, y uno tendió puentes, porque el desarrollo de la Bienal fue parte de la política cultural del país. Eso favoreció que el país se orientara con esta vocación tercermundista.

También ya en aquel momento habían pasado cosas tan tremendas como la fundación del Icaic, de la Casa de las Américas y en esa misma cuerda este fue un proyecto importante en el motor político cultural, después se creó la Escuela Internacional de Cine.

Para Jorge Fernández, lo importante no es la celebración, sino el pensamiento que ha articulado la Bienal. Por ello este cumpleaños será igualmente un momento para la reflexión sobre la obra de imprescindibles de las artes plásticas.

Y a ello se sumarán artistas connotados de no pocas naciones, y entre estos, hay una cifra de fieles a este encuentro. “Recibiremos personalidades con un amplio nivel conceptual del arte en América Latina. Están llegando curadores muy importantes. Personas de pensamiento profundo”.

Respecto al arte que ha defendido la Bienal, Jorge Fernández acentuó que hay que ser coherente con los contextos, no buscar lo lúdico por lo lúdico, porque el arte tiene que sentir y  debe anticiparse a las pulsaciones de la política cultural.

Insistió en que habrá eventos de discusión importante. El Centro de Desarrollo de las Artes Visules, la Fototeca de Cuba y el Centro Wifredo Lam estarán insertados en este proceso.

El experto Nelson Herrera enfatizó en que la Bienal ha abrigado a varios proyectos de inserción social, con el propósito de amplificarlos y acercarlos más al público masivo, porque el arte tiene que vibrar con la gente.

Como diría Oswaldo Guayasamín, lo más importante de este encuentro es la asistencia masiva de los pintores latinoamericanos y lo hacen como un acto de fe en la Revolución Cubana. “Lo impactante es ver a más de ochocientos pintores trasladando con una dificultad tremenda una cantidad impresionante de obras para llegar a Cuba, por ello creo que es el acto de fe lo más importante de lo que se pueda hablar de la Bienal”.

Nelson Herrera volvió sobre  1984, del que lamentó no se contara aún con la tecnología para tener registros extraordinarios que aquel momento. “Ocupamos los edificios del Museo de Arte. Recuerdo que se le dio el premio al visitante cien mil y hubo más de trescientos mil espectadores. Con el pasar de los años la Bienal se dispersó por toda la ciudad. Y ahora no se puede contabilizar. Pero nos queda el buen sabor de que ninguna Bienal en otro país ha contado con 800 participantes. Ahora tenemos una cantidad de ciento y tantos de invitados y se hace por toda la ciudad, en la que los artistas se explayan de una manera extraordinaria. La Habana se dispone y se brinda a todo”.

Comentó que en la octava Bienal se intervinieron 16 casas de vecinos de Alamar, un municipio que se vio enriquecido por el arte. Ha habido también momentos iconográficos como la instalación de las cucharas, o las hormigas, los espejos, los elefantes… Espacios abiertos como el parque de 15 y 16 en el Vedado, el malecón habanero, y otras arterias de la capital se han revitalizado con el arte que regala la Bienal.  Refirió que en San Agustín hay una propuesta que le da una vitalidad tremenda a ese municipio.

En sus palabras ponderó que se ha trabajado por un gran amor al arte. “Y lo especial que es nuestra gente ha marcado a los artistas foráneos, quienes lo mismo se han puesto a empujar nuestros carros cuando se han roto, que han convivido en casas de familias cubanas. Esta una ciudad muy singular y el artista se siente encantado por ello. Creo que eso igualmente nos ha identificado”.

Para este aniversario 30, destacó que habrá una presentación de la fotografía más experimental en la Fototeca de Cuba, en el Centro de Desarrollo se ponderan las obras que tienen que ver con la inserción social y en el Wifredo Lam van a estar las obras históricas. El acceso será libre para el público en las tres instalaciones. Y las exposiciones se abrirán a partir de las cuatro de la tarde de este jueves.

Nelson Herrera, cofundador de este evento, alabó la forma en que la Bienal ha logrado integrar a lo largo de su historia lo tradicional y las más modernas tecnologías y aclaró que a su juicio este aniversario es como un cumpleaños para todos los que tuvieron que ver con su concepción y como tal debe celebrarse.

La vicedirectora del Centro Wifredo Lam, Margarita González, recordó que muchos de sus trabajadores actuales no habían nacido en 1984, por lo que sería imperdonable no hacer este recordatorio, concluyó.

La Mesa Redonda dedicó su emisión a un acontecimiento cultural que cada dos años, por unos días, convierte a Cuba en Capital de las Artes Plásticas del Tercer Mundo.

Treinta años es una edad muy especial, ha dicho Jorge Fernández, director del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, al referirse al próximo cumpleaños de la Bienal de La Habana.

Y ha sido gracias a muchas manos. Al trabajo y a la entrega de muchas personas, como ha insistido Fernández en la Mesa Redonda de este martes.

El experto Nelson Herrera enfatizó en que la Bienal ha abrigado a varios proyectos de inserción social, con el propósito de amplificarlos y acercarlos más al público masivo, porque el arte tiene que vibrar con la gente.

La vicedirectora del Centro Wifredo Lam, Margarita González, recordó que muchos de sus trabajadores actuales no habían nacido en 1984, por lo que sería imperdonable no hacer este recordatorio, concluyó.

Imagen de previsualización de YouTube
Bookmark and Share

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.