Inicio » Mesa Redonda

Pegaditos a la tarima

12 Junio 2014 Haga un comentario

Por Yailin Orta Rivera, especial para la Mesa Redonda

Fotos de Roberto Garaicoa

La transformación del sistema de comercialización agropecuaria  es el objetivo de la experiencia que se realiza en las provincias de La Habana, Artemisa  y Mayabeque, alternativa que está dirigida a reducir las pérdidas y aumentar la variedad y calidad de los productos que se ofertan a la población, simplificando la larga cadena que existía desde las formas productivas al consumidor.

Sobre los problemas que aún persisten  nos acercamos en la Mesa Redonda de este jueves, a partir de las intervenciones de los directivos que suscitaron las preguntas y preocupaciones de los  televidentes con sus llamadas telefónicas, sus comentarios y correos electrónicos.

Barbará Acosta Machín, viceministra Mincin, explicó que existe un solo tipo de mercado minorista,  pero con  diferentes modelos de gestión como los mercados estatales, los mercados de oferta y demanda, los mercados arrendados y  los puntos de venta, igualmente están los carretilleros.

En el caso de los mercados de oferta y demanda y los mercados arrendados, son los que más cercas están de las formas de producción, sin la intervención de los comerciantes.

José Puentes Nápoles, director de Comercialización  del Ministerio de la Agricultura, advirtió que  existía la empresas de acopio de La Habana  y de Ciudad de La Habana, subordinadas a la Unión Nacional de Acopio, pero hoy este papel lo desarrolla una unidad comercializadora  subordinada a las empresas agropecuarias, que juegan un papel determinante en el proceso de contratación.

Jorge García Trujillo, director de la Empresa Provincial de Mercados de La Habana, argumentó que existen deudas con las empresas agropecuarias de Artemisa y Mayabeque, lo cual impide que la empresa compre los productos,  ya que estas deudas están montadas en los diferentes esquemas financieros.

Precisó que “hoy los mercados  estatales tienen dinero en efectivo que les permite surtir mejor. Está previsto que en el mercado agropecuario de oferta y demanda,  los trabajadores pasen a ser trabajadores por cuenta propia y no sean concurrentes”.

Sobre los precios, acotó que hoy se aplican un margen comercial a los productos de hasta un 30 %. “Los administradores tienen facultades para bajar los precios antes de que se afecte totalmente  la calidad  del producto”.

José Puentes  dijo que no solo los precios están elevados por problemas productivos, también  existe problemas en la demanda  y en los procesos de contratación.

Adolfo Alvarado Esquijaroza, especialista de la ANAP, compartió que  los productores pueden llevar la producción a cualquiera de los mercados.

Bárbara Acosta destacó que es imprescindible el control para que se cumpla  con todas las partes de la cadena, y en la lucha contra las indisciplinas, dijo,  deben participar los presidentes de los consejos populares, porque no podemos permitir precios monopólicos.

Adolfo Alvarado Esquijaroza comentó que en 435 de los mercados se han insertado las cooperativas de crédito y servicios, y los miembros de la ANAP están conscientes de que hay que trabajar para que bajen los precios.

Jorge García se refirió a que ha mejorado la calidad y la variedad de los productos en los mercados, pero que aún en muchos precios se aplicaba un margen comercial que oscilaba entre un 40 y un 100 por ciento. También precisó que a veces también las adulteraciones se daban en los gramajes y que más allá del control natural que debe existir en estas instalaciones, la población tenía que ser más activa para evitar que les robaran de esta manera.

En la Mesa Redonda directivos del Ministerio de Comercio Interior, el Ministerio de la Agricultura, la ANAP y el Consejo de Administración Provincial de La Habana respondieron las opiniones y preguntas de la población.

Barbará Acosta Machín, viceministra Mincin, explicó que existe un solo tipo de mercado minorista, pero con diferentes modelos de gestión como los mercados estatales.

José Puentes dijo que no solo los precios están elevados por problemas productivos, también existe problemas en la demanda y en los procesos de contratación.

Jorge García Trujillo, director de la Empresa Provincial de Mercados de La Habana, argumentó que existen deudas con las empresas agropecuarias de Artemisa y Mayabeque, lo cual impide que la empresa compre los productos.

Adolfo Alvarado Esquijaroza, especialista de la ANAP, compartió que los productores pueden llevar la producción a cualquiera de los mercados.

Bookmark and Share

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.