Inicio » Mesa Redonda

Centro de Inmunología Molecular: 20 años de investigación por la salud humana

4 Diciembre 2014 Haga un comentario

Por Yailin Orta Rivera, especial para la Mesa Redonda

Fotos de Roberto Garaicoa

El Centro de Inmunología Molecular (CIM), una de las empresas de alta tecnología que pertenece al grupo de la Industria Biotecnológica y Farmacéutica, BioCubafarma, llega a su aniversario 20 con una sólida y amplia experiencia en el campo de los anticuerpos monoclonales y otras proteínas recombinantes, para el diagnóstico y tratamiento del cáncer y otras enfermedades relacionadas con el sistema inmune.

Desde que se creara en la década de los 80 del pasado siglo, por la visión estratégica de Fidel, esta institución biotecnológica se dedica a la investigación básica, desarrollo y fabricación de productos a partir del cultivo de células de mamíferos de acuerdo con las regulaciones de las actuales Buenas Prácticas de Manufactura.

De la fundación, misiones, resultados y futuro del Centro de Inmunología Molecular, la Mesa Redonda de este jueves dialogó con directivos de esa institución científico-productiva de vanguardia en el país.

Los proyectos de investigación básica de este centro están concentrados en la inmunoterapia del cáncer, especialmente en el desarrollo de vacunas moleculares, ingeniería de anticuerpos, ingeniería celular, bioinformática y regulación de la respuesta inmune. El CIM realiza ensayos clínicos para el tratamiento de cáncer de diferentes orígenes y otras enfermedades del sistema inmune, en hospitales altamente especializados. Esta área posee laboratorios equipados con tecnología avanzada y una planta piloto de 146 m2, que suministra productos para ensayos clínicos.

Uno de los objetivos esenciales del Centro de Inmunología Molecular es el aseguramiento y el fortalecimiento de su actividad productiva. La fabricación de productos biotecnológicos a partir del cultivo de células vivas requiere de una atención sistemática y muy competitiva. Para lograr esto, han diseñado una estrategia sobre la base de la preparación profesional y técnica de sus trabajadores, la constante renovación de su tecnología, el incremento de la capacidad productiva de acuerdo a las exigencias de los mercados, el mantenimiento sistemático a las instalaciones auxiliares que apoyan la fabricación, los costos y la calidad final de los productos que se fabrican.

El centro cuenta con un eficiente sistema de calidad, con personal calificado y equipamiento de alta tecnología para el control analítico y biológico, que garantiza la calidad total de las diferentes etapas del proceso de producción y del producto final. En el área de Control de la Calidad se emplean modernas técnicas cromatográficas y de electroforesis para el análisis molecular de los productos. Las especificidades de la actividad biológica se determinan a través de técnicas de inmunohistoquímica y citometría de flujo.

La sede original del CIM radicó en un pequeño local del INOR y allí se iniciaron en 1982 las primeras investigaciones cubanas sobre el tema de Anticuerpos monoclonales. El 28 de septiembre de 1989 el Comandante visita el área experimental del INOR y se derivan las siguientes acciones: la constitución de la Unidad Presupuestada, su integración al Complejo Científico del Oeste y la autorización para que realizaran la actividad comercial de exportación. También autorizó que se invirtiera en la remodelación y re-equipamiento de los laboratorios y para la construcción de la sede definitiva, con áreas y equipamiento para la producción de varios kilogramos por año.

Por la resolución ministerial 538 del 30 de octubre de 1990, la Comisión Nacional del Sistema de Dirección de la Economía autorizó la creación de la Unidad Presupuestada Centro de Producción de Anticuerpos monoclonales, subordinada al Minsap. El 15 de enero de 1991 se inició el movimiento de tierra para la construcción de la nueva sede y el 5 de diciembre de 1994, el Comandante en Jefe inauguró la nueva instalación del CIM. Ese día Fidel señaló: “Debo añadir que hay muy pocos centros en el mundo como este. Es un centro a nivel mundial en su construcción, en su limpieza, en su equipamiento, son los más modernos, pero sobre todo, hay algo en lo que yo estoy seguro de que nadie nos ganará en el mundo y es en la calidad de hombres y mujeres que van a trabajar, o que ya están trabajando en este centro (…) Es un orgullo en pleno período especial inaugurar este centro, que no es un lujo, es una promesa de salud y bienestar para nuestro pueblo, es una promesa de ingresos para nuestra economía”.

En el año 2013 comenzó con 1 127 trabajadores y cuatro fábricas de productos biológicos: EPOVAC, para la elaboración de proteínas recombinantes, ANTYTER, para la producción de anticuerpos monoclonales recombinantes, LABEX para la manufactura de reactivos biológicos para uso en laboratorios y Biotech Pharmaceutical Co. Ltd (BPL), una empresa mixta de alta tecnología chino-cubana, ubicado en el área de Desarrollo Económico Tecnológico en la ciudad de Beijing, dedicada a la fabricación de anticuerpos monoclonales.

Los seres humanos que integran colectivos como el del CIM, constituyen su recurso principal. En ellos está presente la motivación y dedicación al desarrollar un trabajo al servicio del pueblo, una disciplina laboral y tecnológica consiente y la oportunidad de acceder a una capacitación científico–técnica sistemática y amplia.

El doctor Agustín Lage, director del importante centro científico enumeró el importante potencial que tiene la institución que dirige e importantes resultados en estos 20 años. El CIM cuenta con más de 30 objetos de invención que han generado más de 600 patentes y 4 Premios en materia de Propiedad Intelectual: Medalla de Oro de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) a la patente del AcM hR3, “Obtención de un anticuerpo quimérico y humanizado contra el receptor del factor de crecimiento epidérmico, para su uso diagnóstico y terapéutico”, Premio de la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial (OCPI) AcM R3 humanizado en 2007, Premio de la OCPI en EXPOCUBA a la invención referida a la Vacuna Terapéutica para el tratamiento del Cáncer avanzado de pulmón” en 2008, y Mención de la OCPI en EXPOCUBA a la marca CIMAVax-EGF- 2008, entre otros reconocimientos.

Por su parte Ernesto Chico, Doctor en Ciencias Tecnológicas, señaló que los científicos cubanos diseñaron el centro con características propias y alejada de los centros de poder internacional que controlan o niegan el acceso a las mismas. El Centro continúa también su labor de impartición de docencia, recibiendo el reconocimiento del Rector de la Universidad de La Habana como la Mejor Unidad Docente extramural de la Universidad en el año 2007 y el 2008.

Con un papel fundamental en la batalla contra el cáncer, el Centro de Inmunología Molecular trabaja también en otros padecimientos, comentó la doctora Tania Colombé, directora de Investigaciones Clínicas. “El CIM trabaja además en la obtención y producción de nuevos biofármacos destinados al tratamiento de otras enfermedades crónicas no transmisibles y los introduce en la Salud Pública cubana”.

El Dr. Kalet León, director de Investigaciones del Centro de Inmunología Molecular, precisó que es un Centro de Investigación convencional y cuenta con una gran gama de profesionales. El Centro de Inmunología Molecular en cumplimiento de las Buenas Prácticas de Manufactura (GMP) de productos biológicos posee un eficiente Sistema de Gestión de la Calidad. El sistema garantiza que el medicamento fabricado sea seguro, eficaz, conservado y transportado según los estándares de calidad establecidos mundialmente. Como productor de biotecnológicos, el CIM recibe inspecciones anuales de la agencia reguladora cubana (CECMED), certificada como autoridad de referencia regional por la OMS y que tiene certificación ISO 9001.

La comercialización de los productos del CIM al igual que el resto de los productos farmacéuticos, requiere importantes esfuerzos y recursos para posicionar los productos en el mercado; desarrollando, entre otras, un número importante de tareas vinculadas con: el registro médico en el exterior, el registro de las marcas, el estudio de mercado, la publicidad y la promoción, las fuerzas de venta y la distribución de los productos. Su política de negociación incluye la licencia de proyectos y patentes de tecnología, así como alianzas estratégicas para el desarrollo conjunto de estos proyectos. Los productos del CIM han sido exportados a más de 26 países.

En la Mesa Redonda se habló de la fundación, misiones, resultados y futuro del Centro de Inmunología Molecular, en su aniversario 20, con la participación de los principales directivos de esta institución científico-productiva de vanguardia en el país.

Creado por el Comandante en Jefe Fidel Castro en los años difíciles del periodo especial con su visión como una promesa para salud, sus antecedentes fueron los institutos de investigaciones fundados en los años 60, destacó el doctor Agustín Lage, director del importante centro científico.

Por su parte Ernesto Chico, doctor en ciencias tecnológicas señaló que los científicos cubanos diseñaron el centro con características propias y alejada de los centros de poder internacional que controlan o niegan el acceso a las mismas.

Con un papel fundamental en la batalla contra el cáncer, el Centro de Inmunología Molecular trabaja también en otros padecimientos, comentó la doctora Tania Colombé, directora de Investigaciones Clínicas.

El Dr. Kalet León, director de Investigaciones del Centro de Inmunología Molecular, precisó que es un Centro de Investigación convencional y cuenta con una gran gama de profesionales.

Imagen de previsualización de YouTube
Bookmark and Share

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.