¿Un buen ciudadano? (+ Video)

Por Aniel Santiesteban García

Emisión: 31/08/2018

Fotos: Roberto Garaicoa

Perdemos en ocasiones el concepto verdadero. Otras tantas veces, no se logra siquiera definirlo claramente. Pertenecer a determinada ciudadanía va más allá de la obtención de un gentilicio al nacer en determinado país o establecerse en él; la condición de hijos legítimos se logra a partir del comportamiento, definidas las obligaciones dentro una comunidad.

Cuba, históricamente, ha atendido los derechos de su ciudadanía, acentuando el carácter inclusivo y participativo de los integrantes de su sociedad en el empeño de lograr personas cada vez más conscientes de sus responsabilidades como hijos de una misma nación.

El espacio Mesa Redonda puso este viernes Sobre la Mesa… La responsabilidad de ser ciudadanos.

Pero, ¿realmente se es consciente de la carga sentimental y de responsabilidad que entraña del término ciudadano?, ¿lo atendemos en todo momento o solo cuando conviene entenderlo?, ¿qué debe caracterizar, en fin,  a un ciudadano cubano? El espacio Mesa Redonda puso este viernes Sobre la Mesa… La responsabilidad de ser ciudadanos y debatió al respecto con los invitados al panel, importantes investigadores y periodistas, y las opiniones de los televidentes.

Yuri Pérez Martínez, miembro de la Directiva Nacional de la Sociedad Cubana de Derecho Constitucional, enfatizó, ante todo, en las características de la ciudadanía en la actualidad cubana y su trascendencia en el sistema político:

“Asistimos a sistemas políticos que se articulan sobre la base de relaciones, que pueden ser dadas por derecho y moral; legalidad y legitimidad; enajenación y desenajenación. Hay que entender la ciudadanía como una condición que implica un vínculo de la persona con el Estado, con determinaciones para el propio Estado, pero también para ese ciudadano”.

Yuri Pérez Martínez, miembro de la Directiva Nacional de la Sociedad Cubana de Derecho Constitucional.

Ser ciudadano está establecido, con sus efectos jurídicos, como el pleno disfrute y ejercicio de los derechos y el cumplimiento cabal de los deberes, y la asunción de responsabilidades por ambas partes, según amplió el especialista en asuntos jurídicos, quien aclaró que “la historia cubana ha atendido el término desde dos vertientes: las propias nociones jurídicas y la práctica sociopolítica que se manifestó por condicionantes políticas, económicas y sociales”.

En tanto, Heriberto Rosabal Espinosa, Jefe de Información Nacional y periodista de la Revista Bohemia, precisó, definiendo ya las características cívicas del asunto, que el hecho de ser un buen ciudadano convierte a la persona en buen compañero.

A raíz de la consulta popular ante el Proyecto de nueva Constitución cubana, el término ‘ciudadano’ ha salido más a flote, explicó Rosabal Espinosa

“A raíz de la consulta popular ante el Proyecto de nueva Constitución cubana, el término ‘ciudadano’ ha salido más a flote, y se escucha más en el ámbito de la comunicación, pero sigue apelándose a otros como decencia o civismo, que en algún momento también se ha dejado de usar”, explicó Rosabal Espinosa.

Yamila González Ferrer, vicepresidenta de la Unión de Juristas de Cuba, dentro del análisis de la ciudadanía, acentuó el papel de las mujeres, por lo que el término no queda solo en la caracterización gramatical por su concordancia masculina, sino que “las mujeres se sienten también ciudadanas y es parte de la lucha por la igualdad”.

En un momento en el que se consulta con la ciudadanía el futuro constitucional de derechos y deberes en Cuba, es necesario repensar el asunto de género en cuanto a la clasificación del término en cuestión esta noche

“Hay quienes enfocan el tema exageradamente, aunque teniendo en cuenta el pensamiento que aún no ha dejado de ser sexista, a veces machista, patriarcal, las mujeres nos sentimos cómodas cuando también se les nombran ‘ciudadanos’ y no ciudadanas”, reflexionó la directivo de la Unión de Juristas, quien además, recordó a valerosas mujeres de la historia cubana que enfrentaron posturas erradas y defendieron sus derechos ciudadanos, elementos que crearon una consciencia diferente del “ser mujer” y “ser ciudadana”.

“En un momento en el que se consulta con la ciudadanía el futuro constitucional de derechos y deberes en Cuba, es necesario repensar el asunto de género en cuanto a la clasificación del término en cuestión esta noche”, añadió a la intervención de la profesora González Ferrer el periodista Heriberto Rosabal Espinosa.

El periodista de Bohemia, además, enfatizó a partir de las opiniones de los entrevistados en la coincidencia y el interés en el concepto del ejercicio ciudadano y el logro de un civismo real, “marcados por los valores incluidos en el concepto y ejercicio que defino particularmente como ciudadanía”.

El especialista en derecho constitucional de la Directiva Nacional de la Sociedad Cubana de Derecho Constitucional, Yuri Pérez Martínez, acentuó tras la intervención del periodista, que “no es casual que el proyecto de texto constitucional que se analiza hoy sigue las ideas del de 1976, aún vigente, e inicia justamente con las palabras martianas que deben definir a los protegidos por esa Carta Magna”.

Yamila González Ferrer definió como único el momento que vivimos ciudadanas y ciudadanos cubanos hoy, con el estudio profundo y consciente de dicho Proyecto, el análisis de sus contenidos y la educación de generaciones jóvenes, deberes que revertirán en garantías de la ciudadanía cubana del presente y el futuro.

4 Comentarios »

  • Carlos Manuel Perdomo García dijo:

    Saludos a la Mesa Redonda;

    Muy oportuno el debate sobre el término Ciudadano (a).

    Mi opinión, que hace muchos años he defendido, creo que la categoría Ciudadano debe ser la máxima cualidad que debe ostentar un ser humano en cualquier sociedad, porque siempre seremos ciudadanos, buenos, menos buenos y no buenos, pero siempre somos y seremos ciudadanos.

    Siendo Presidente del país, eres ciudadano,, antes de serlo fuiste ciudadano, y luego que dejes de ser presidente del país, seguirás siendo ciudadano.

    Esta definición debe mantenerse porque indica entre otras cosas que la Ley es igual para todos porque precisamente somos ciudadanos. Creo que tiene un efecto importante, decisivo en lo que a la Ley compete.

    Saludos,

  • Maria dijo:

    Estoy de acuerdo que ser ciudadano de cualquier pais entraña una responsabilidad no solo con el Estado si no y más importante con la sociedad, con el prójimo, mis conocimientos juridicos son muy pocos, creo que la mayoría de los cubanos apenas conocemos nuestros derechos, entonces los cubanos emigrados que obligadamente tiene que entrar a Cuba como ciudadanos cubanos deben tener todos los derechos que nos asisten a los que no somos emigrados, incluso aquellos que se fueron a residir a otro país despues de enero de 2013. Creo que entonces nos asiste el derecho de pedir justicia para que tanto los de aquí, los que residen en otro pais sea cual fuere la fecha en que decidiieron hacerlo disfruten los mismo derechos y cumplan todos los deberes y obligaciones. Cuando el secretario de la asamblea se refirió a este punto en su intervención solo habló de cumplir obligaciones, creo que hay un vacío legal en esto.

  • Jose Javier Estupiñan Ribalta dijo:

    Me parece muy oportuno tratar este tema, es un concepto que siempre ha existido pero solo casi se usa por los juristas y la policía, mucho se ofenden cuando la autoridad lo trata como Ciudadano y dejan bien claro que son compañeros, utilizar este concepto en la Constitución es positivo para los cubanos que no estamos acostumbrados a que se nos trate como tal y para que el resto del mundo sepa que en Cuba, También hay y somos Ciudadanos, considero que sería oportuno también explicar otros Conceptos como el de Gobernador y el de Intendente , tan necesarios para actualizar la constitución. El motivo fundamental de mi comentario no es precisamente lo que lo que hasta ahora he comentado si no que me preocupa mucho que el pueblo equivoque los Conceptos, muchos de nuestros compatriotas se han referido sobre el artículo 22 relacionado con la concentración de la propiedad, manifestando de forma general que no debe regularse la concentración de la propiedad siempre que se obtenga de forma lisita y cuando argumentan sus planteamiento, se puede apreciar que se están refiriendo a la riqueza obtenida producto del trabajo o heredada de algún familiar, y está claro que no son la misma cosa, la propiedad si hay que evitar su concentración en formas no estatales si no estaríamos entrando en contradicción con el articulo número uno y el veinte de esta constitución, precisamente el predominio y tipo de propiedad sobre los medios de producción determinas el sistema Político Económico y Social de un país, la extrema concentración de la propiedad ha dado lugar al capitalino salvaje donde el hombre es lobo del hombre, donde solo el mercado y el capital importan , definen, determina, no quisiera ver que pasaría en Cuba si la ley no regula la propiedad sobre la tierra hasta veintiséis hectáreas, sin lugar a dudas retornarían los latifundista. No regular la concentración de la propiedad representaría entregar la revolución al enemigo. Espero que al igual que con el proceso de consulta que se hizo con los Lineamiento de La Política Económica y Social se escuche y se atienda la opinión de pueblo la discusión de los lineamiento fue un acto de verdadera valentía Política y de ejercicio de la democracia estoy seguro que el articulo 22 no sufrirá cambios esenciales y para los que opinaron sobre el mismo seria frustrante pensar que no los escucharon, Por eso considero importante tratar este tema en la mesa redonda el pueblo es inteligente y confía mucho en la revolución.

  • Francisco Rivero dijo:

    En relación al comentario del Sr. Perdomo Garcia.

    Con mucho agrado comprendo a sabienda de su profundo signicado, en la Republica Bolivariana de Venezuela, cuando se dice : Ciudadano Presidente.

    Saludos fraternos.

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.