Inicio » Noticias

En Cuba no hay ébola, pero…

18 Agosto 2014 Haga un comentario

Foto: Organización Mundial de la Salud

Autoridades de Salud de nuestro país señalaron este sábado que no existe ningún cubano diagnosticado con el virus del ébola, que se incrementan las medidas de vigilancia y preparación, y resaltaron la importancia de la higiene.

Tanto en el caso del ébola como en el de enfermedades como el cólera y el dengue, la prevención y las medidas sanitarias son lo más importante. En ello enfatizaron autoridades del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) y especialistas durante un encuentro con la prensa.

En este sentido, aunque no hay ningún cubano diagnosticado con el virus del ébola, como aseguró el doctor Manuel Santín Peña, director de Epidemiología del MINSAP; el sistema de salud cubano, de acuerdo con la actual situación internacional y las disposiciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), refuerza las medidas de control y la información a la población, cuya actuación es vital en el caso de enfermedades de este tipo.

Ello se debe a que la principal forma de contagio con el virus del ébola (EVE) es mediante el contacto con los fluidos corporales de personas infestadas (saliva, lágrimas, sangre, semen, heces fecales, orina, etc); por lo que el conocimiento y una adecuada conducta sanitaria son la forma fundamental de prevención y contención para esta y otras epidemias.

En el intercambio, la doctora Niurka Mo­lina Águila, jefa del Departamento de Control Sanitario Internacional, y el doctor Jorge Del­gado Bustillo, vicedirector de la Unidad de Colaboración Médica del MINSAP, esclarecieron que los colaboradores cubanos que se encuentran en los países afectados se encuentran bien y han recibido la preparación necesaria y abundantes medios de protección en el caso del personal de salud.

Actualmente alrededor de 60 colaboradores prestan servicio en regiones involucradas en la epidemia, específicamente en Guinea Conakry, Sierra Leona y Nigeria; de ellos 39 son personal médico y paramédico.

Aun cuando la disposición es que los trabajadores de la salud cubanos no estén en contacto con los enfermos, no se descuidan las medidas de seguridad y prevención.

El doctor Delgado Bustillo apuntó que teniendo en cuenta que la alerta es para África Occidental, todas las brigadas de colaboración y el personal diplomático en la región tienen la información necesaria para enfrentarse a esta epidemia, además de estar en alerta para otras enfermedades propias del área.

ESTRECHA VIGILANCIA

Mantener la observación sobre nuestras fronteras para evitar la entrada de estas y otras enfermedades es un asunto que ocupa a las autoridades sanitarias cubanas, un control que comienza en el punto de embarque y que continúa hasta que la persona llega a nuestro país.

Debido a la situación internacional no solo Cuba, sino todos los países y compañías aéreas y marítimas han extremado las medidas, explicaron los funcionarios; por lo que la primera línea de prevención es el control sanitario que se realiza en aeronaves y embarcaciones, donde se declaran los pasajeros enfermos o con síntomas que deben ser tomados en cuenta.

El EVE tiene un periodo de incubación entre 2 y 21 días, etapa en la que no resulta contagioso, pero una vez que aparecen los primeros síntomas: fiebre repentina, debilidad intensa, dolor de cabeza, garganta y en los músculos, vómitos, diarrea y erupción cutánea; entonces se requiere proceder inmediatamente al aislamiento del paciente para evitar la propagación de la enfermedad, de ahí la importancia de la vigilancia.

De detectarse una persona con sospechas de EVE durante esta primera línea de seguridad, o mediante la segunda: el control de temperatura a través de un scanner ubicado en las entradas al país, esta se envía inmediatamente al Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) o a los hospitales designados en cada provincia.

En el IPK, señaló su director el doctor Jor­ge Pérez Ávila, se dispone de las condiciones necesarias para que estas personas sean atendidas y para mantener la observación precisa sobre aquellas que así lo requieran.

El sistema de salud cubano se prepara en caso de tener la necesidad de atender un reporte de ébola y para proteger a nuestro personal. Pero es importante, como en todo lo relacionado con las cuestiones sanitarias, el papel de la familia, recalcó el doctor Santín Peña.

El director de Epidemiología del MINSAP resaltó que esto reviste vital importancia a partir de las nuevas regulaciones migratorias, pues han abierto la posibilidad de que haya personas que viajen a las regiones afectadas o visiten zonas de riesgo, no solo de esta, sino de otras enfermedades.

Estar informados sobre la situación del lugar al que se dirigen, asumir prácticas sanitarias más seguras, es esencial para protegerse, destacó. En el mundo hay muchos más riesgos para la población que el ébola y por eso es tan importante la conducta de cada quien en la prevención, que se asuman conductas sanitarias adecuadas: evitar el consumo de alimentos de dudosa procedencia o en malas condiciones higiénicas, consumir agua segura, lavarse las manos…

MÁS ALLÁ DEL ÉBOLA

Los especialistas cubanos insistieron en que una de las condiciones que ha favorecido el rápido contagio y el elevado número de fallecidos en los países involucrados en este brote de EVE (Conakry, Sierra Leona, Liberia y Nigeria), son la precariedad del sistema de salud y las características culturales e higiénico-sanitarias del área; por lo que Cuba está en mejores condiciones para su control y evitar la propagación, si esta apareciera.

“Tenemos los medios y el país está buscando otros para prepararse”, afirmó el doctor Santín Peña, quien también dio a conocer que el ministerio comenzará la preparación escalonada de su personal de salud.

Sin embargo, lo más importante sigue siendo la actitud de las personas. El director de Epi­demiología del MINSAP llamó la atención sobre otras enfermedades que sí están afectando a la población cubana, como el dengue y el cólera, y cuya erradicación requiere de una activa participación de la sociedad.

Recalcó que a pesar de las deficiencias en la recogida de desechos, los problemas con el acueducto y el alcantarillado y otras cuestiones materiales que afectan el estado higiénico de nuestras comunidades, la acción de cada quien no puede esperar porque se solucionen estos problemas.

Hay personas que no le dan valor a realizar el autofocal o que se niegan a fumigar su vivienda o echar abate en los reservorios de agua —comentó—, escudándose en estas dificultades y asumiendo una conducta irresponsable que pone en riesgo la salud de su familia y de todos los que le rodean. Las autoridades locales están destinando grandes esfuerzos y recursos para disminuir las condiciones del entorno que propician la aparición de enfermedades, pero la participación de la comunidad es imprescindible, enfatizó.

Por su parte la doctora Rosaida Ochoa, directora de la Unidad Nacional de Educación y Promoción para la Salud, explicó el trabajo que se viene desarrollando en algunos barrios afectados con focos de mosquitos Aedes Aegypti, que incluye la realización de audiencias sanitarias donde se combinan las acciones de sanidad con actividades culturales y la información de salud; de modo que se involucren todos los factores de la comunidad.

Medidas de higiene que son imprescindibles recordar

Lavar las manos tantas veces como sea necesario, especialmente cuando se trata de la atención a personas enfermas, después de manipular carnes crudas u otros alimentos.

Mantener una higiene personal y colectiva cuidadosa, uñas cortas y limpias, ropa y delantal limpios, especialmente cuando se trata de manipuladores de alimentos, tanto en el hogar como en el expendio o ventas de los mismos fuera de este.

Participar en las tarea de limpieza y saneamiento del hogar, sus alrededores, centros de trabajo y educacionales, en correspondencia con la alerta de verano, incremento de las lluvias, dirigidos a evitar criaderos de mosquitos, mejorar el saneamiento ambiental y las prácticas de higiene personal y de los alimentos.

Acudir inmediatamente al médico ante cualquier síntoma sospechoso.

En caso de viajar a países que han reportado casos de EVE, informarse previamente y adoptar medidas de protección necesarias.

(Tomado de Granma)

Bookmark and Share

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.