Inicio » Mesa Redonda

Tomándole el pulso a la política de cocción de alimentos en el país

2 Abril 2014 5 Comentarios

Por Yailin Orta Rivera, especial para la Mesa Redonda

Fotos de Roberto Garaicoa

En el 2012 fue aprobada la política para la garantía de la cocción de alimentos en el país, que se propone conjugar los Lineamientos 249 y 250, basados en la eficiencia en los servicios de mantenimiento de los equipos eléctricos de cocción y en la venta liberada de combustible doméstico a precios no subsidiados.

Lucilo Sánchez, del Ministerio de Energía y Minas, expresó en la Mesa Redonda de este miércoles que la matriz energética que defenderá el país es la electricidad (más del 70 por ciento de los hogares se prevé cocinen con esta fuente), ya que genera menos costos a la nación, y en ese propósito se han considerado como las tareas más estratégicas la garantía de la reparación a corto plazo de los equipos eléctricos, desplegar una política de reposición gradual de los equipos, establecer la venta liberada de gas licuado y diversificar las opciones en la venta de equipos de cocción.

Bárbara Acosta, vicetitular del Ministerio de Comercio Interior, ahondó en que este organismo cuenta con unos 600 talleres, a los cuales se les pondrá unos 56 millones (sumando lo invertido en 2013 y lo que se le pondrá este año), con el objetivo de que estén las condiciones creadas para la reparación y mantenimiento de los equipos eléctricos.

No pueden justificarse entonces las dificultades que enfrenta el programa de sostenibilidad del servicio en los talleres de reparación, donde la ausencia de piezas de repuesto ha generado elevados números de clientes en espera de las mismas. Estas insatisfacciones tampoco se corresponden con los esfuerzos, desde el punto de vista del financiamiento, para sustentar todos los niveles de piezas y de otros recursos que se necesitan.

La directiva aclaró que el ascenso de consumidores en espera lo está generando la carencia de recipientes internos de las ollas arroceras, los cuales son de producción nacional y todavía no se han entregado al Mincin. Lo cual se priorizará a partir de este mes. Igualmente informó que ya se distribuye a las provincias los microinterruptores y el cuerpo inferior de la olla multipropósito. Para el segundo semestre del año, según se evaluó con el Ministerio de Industrias, 120 000 cocinas de inducción de una hornilla, con su menaje incluido, arribarán a los Mercados Artesanales Industriales (MAI) de todo el país.

Bárbara Acosta, sobre la política crediticia, comentó que se tiene ya la experiencia anterior con los materiales de la construcción y el plan elaborado contiene relaciones de cercanía al Banco y a los implicados en la política. “En el caso del Banco se trabaja en la capacitación e intercambio acerca de cómo se otorgará el financiamiento y las peculiaridades del monto. También se capacitan los técnicos, para lo cual existe un programa conjunto entre varios ministerios, y lo que se chequea martes a martes.

La ingeniera Adriana Barceló, del Ministerio de Industrias, refirió que en esta política se irá desde el aseguramiento de piezas de repuesto, hasta la implementación y sustitución paulatina de las importaciones según se pueda ir produciendo cada componente en la industria nacional.

“Ahora, dijo, se concentra la producción en hornillas eléctricas, por poseer estas el mayor índice de roturas y ser el corazón de la cocina. El país tiene una capacidad de producción de 1 millón de unidades, y se están elaborando diariamente unas 2 mil, en tres turnos , en la capital.

El empeño también es producir las resistencias en el ámbito nacional  y paulatinamente cubrir las demandas”.

Precisó que se trabaja en mejorar las plantas industriales para producir piezas de ollas arroceras y multipropósito. En el caso de las arroceras y la llamada Reina solo se producen las placas de resistencia. Igualmente se producen cables, agarraderas de ollas multipropósito, piezas metálicas y plásticas y se prevé elaborar los recipientes internos y los cuerpos. En la Inpud ya se trabajan en el ensamblaje de unas 2 500 unidades de cada tipo.

La directiva informó que con la garantía del ensamblado disminuye el precio final del producto. Al mismo tiempo destacó que se trabaja en el impulso de la cocina de inducción, que  contiene equipos con menos pérdida de energía. “El costo inicial será significativo pero el efecto de ahorro es de un 30 por ciento”.

El módulo de este tipo que se comercializará, dijo Adriana Barceló, contiene cocina, sartén, cafetera, olla o cazuela, y jarro. Tendrá un precio asequible y se podrá pagar de forma directa o por crédito bancario, a  partir de agosto.

Como parte de la política de concesión de créditos a la familia en CUC o CUP a partir de agosto para la compra de lo que salga a la venta, el MSc. Orlando López García, presidente del Banco Metropolitano, explicó que el Banco Central de Cuba ha dado indicaciones al BPA, a BANDEC y al Metropolitano para la capacitación que implica el proceso y estar a tono con este trabajo.

Entre los requisitos que se tienen en cuenta, subrayó, está la capacidad de pago del que lo solicita y el comportamiento de pagos anteriores al banco. “El monto crediticio mínimo son 300 pesos y el máximo depende de la capacidad de pago que tenga el solicitante”. Aclaró que todo será en moneda nacional, pero se tendrá en cuenta el valor, a partir del cálculo, en caso de ser para adquirir un producto en CUC.

Hasta la fecha, las solicitudes y otorgamientos han sido pocos, precisó, al tiempo que abordó que el Banco ha tomado medidas para agilizar todos estos trámites y generarle el menor número de molestias al cliente. “El cómputo que se aprueba se presenta en el establecimiento comercial, el establecimiento debe reservar el menaje, se regresa al banco para la emisión del cheque y una vez emitido el cheque se adquiere y cierra el proceso. Mientras, las unidades comerciales deben guardar los equipos pactados durante 5 días”.

Lucilo Sánchez hizo énfasis en la otra variante para la cocción de los alimentos que se ha desplegado: la venta de gas liberado, como alternativa para el hogar cubano y que sería un complemento para las otras formas de cocción que existen. La experiencia comenzó a principios de este año en Santiago de Cuba y La Habana, después de que se hiciera una prueba piloto en la Isla de la Juventud.

Con este objetivo se entregaron unos 220 000 cilindros para La Habana, Santiago y la Isla de la Juventud. “La venta ha estado al 16 por ciento del pronóstico”. Según el directivo, entre las propuestas futuras está la venta escalonada en el resto de las capitales provinciales, pero para ello habrá que crear los puntos de venta, el transporte, la forma de distribución, y otras puntualidades.

¿Qué políticas se han definido en el país para asegurar la cocción de alimentos? ¿Qué medidas se han implementado? Estas y otras interrogantes respondieron en la Mesa Redonda, funcionarios de la administración central del Estado.

La viceministra de Comercio Interior reconoció que las erogaciones estatales superiores a los 50 millones en moneda convertible para mantener en servicio las cocinas de millones de familias.

Entre las medidas venta de gas licuado a un precio diferenciado, renovación del equipamiento en manos de la población y la importación de tecnologías más eficientes.

El suministro de combustible domésticos se comporta en el país con un 68 por ciento dependiente de la electricidad, un 14 con keroseno, un 11 con gas licuado y un siete con gas manufacturado, según explicó el director de Combustibles Domésticos Lucilo Sánchez.

En noviembre del 2013 se incorporaron un grupo de facilidades para enfrentar el envejecimiento del equipamiento, como la venta de diversos tipos de ollas en las tiendas recaudadoras de divisas mediante crédito.

Imagen de previsualización de YouTube
Bookmark and Share

5 Comentarios »

  • Pedro Luis Hurtado dijo:

    Seria bueno aclarar si los equipos que se venderan en la red del MINCIN en MN por crédito o al contado serán normados por núcleo o liberados y de ser normados que política se llevará a cabo con las viviendas que tienen un solo núcleo pero existe má de una familia (mas de una cocina)

  • cecilio dijo:

    No concidero justo el precio del alquiler de la bala de gas, 500.00 pesos y estoy de acuerdo con el precio del gas, que se propone sea 130.00pesos, pienso que el alquiler de la bala de gas no debe costar mas de 40.00 pesos, porque no es entendible que el alquiler de la bala cueste esa exageración, sin razon ninguna que convensa, para que esté al alcance del trabajador deacuerdo con el salario que debenga.

  • carmen Cruz Pi dijo:

    Compañeros, les escribo desde Pinar del Río, provincia pionera desde agosto del 2006 en la política de cocción de alimentos: mi pregunta va dirigida a la posibilidad de que a los clientes contratados en Gas licuado, se les de la oportunidad de venderle más de dos balitas al año, aunque éstas sean a un precio un poquito más elevado, pero asequible al salario del trabajador ó del jubilado, teniendo en cuenta que ya hasta se venden se forma liberada, pero a un precio inalcanzable.
    Es una realidad que las hornillas y las ollas con 8 años de explotación están muy deterioradas y hay pocas piezas de repuesto, además de lo costoso que resulta su arreglo.
    Muchas Gracias
    Carmen

  • Angela Guerra Mora dijo:

    Compañero Randy:
    Ayer cuando escuché el tema que se estaba tratando en la mesa redonda, hice algo que muy pocas veces en mi vida he podido hacer, me aparté del fogón, salí de la cocina y me fui a ver la televisión. Si hoy me dispongo a escribirle es por el disgusto que me ha dado escuchar la respuesta de compañero Ing. Jefe de la Energía Doméstica cuando se refirió a que no existía una respuesta sobre la venta del gas licuado liberado en el resto de la provincias de nuestro país, y además expresó que el uso de la cocción energética es una prioridad por parte de la Dirección del país. Yo pienso que cuando estamos hablando de la dirección del país, se refiere a la Dirección de Partido, a la Dirección del Gobierno, y la Dirección de la Revolución, y no creo que sea posible que se ignore que la principal afectada con esta decisión es principalmente la mujer. Considero que hay vasta experiencia para darnos cuenta de que el uso de la energía eléctrica para cocinar, más que resolver un problema, es un agravante si se tiene en cuenta que son equipos poco duraderos, con grandes dificultades para repararlos, por las limitaciones en piezas de repuesto, generalmente con un alto costo de reparación que en la mayoría de las veces se resuelven con los particulares simplemente por el mero hecho de que hay que cocinar todos los días, empezando por el desayuno para que la familia salga a cumplir su labor diaria, ya sea escuela o trabajo, pero lo peor de todo es el tiempo que nos ocupa la cocina (hornilla) que es mucho más lenta que el gas licuado, sin dejar de mencionar el tiempo que hay que invertir en ir y venir a un taller o un particular, las molestias que se sufren y el costo tan alto de los arreglos (si es que lo tienen), porque hoy por hoy, la mayoría de las ollas han sido desechadas por falta de piezas. Por favor, yo le pido a los compañeros que tienen que ver con esta decisión que valoren y reflexiones todo esto, por ser un problema latente que en reiteradas ocasiones se hay venido planteando en las asambleas de rendición de cuentas de nuestros delegados y aún está sin resolver, porque como dije al principio, aquí las que salimos doblemente afectadas somos las mujeres.
    Le saluda desde Holguín y al tanto de la gestión de sus informaciones, deseándole pase un buen día:
    Angela Guerra Mora. Calle Juan Moreno # 140 A. Reparto Peralta. Holguín.

  • Mercedes dijo:

    El Lunes, 09 Diciembre 2013, escrito por Granma, se publicó: “Comienza venta liberada de gas licuado en La Habana y Santiago de Cuba”
    Más abajo decía: “Esta alternativa no sustituye ni elimina el habitual servicio normado ni sus precios actuales, que como es conocido, están por debajo de su costo”.
    Sin embargo, permuté de un municipio en el que era usuaria de gas manufacturado, para uno en el que se distribuye gas licuado, pero, como la dueña anterior nunca hizo contrato de gas normado, me dicen que solo tengo derecho al gas liberado. No tengo negocio por cuenta propia, soy única en el núcleo, vivo de mi salario, y en 3 años aproximadamente tengo derecho a retirarme, díganme entonces ¿cómo puedo sostener el exhuberante gasto del gas liberado?, no me dan más opción que cocinar con electricidad, pero cuando retiran el servicio, ya sea por rotura, por vía libre para mantenimiento, o por algún evento climatológico, sencillamente no puedo cocinar…
    El gas liberado será muy bueno para quienes tienen negocios por cuenta propia, o para núcleos grandes donde trabajan varios, pero para casos como el mío y para jubilados, esa opción no nos sirve para nada, no podemos sostener ese gasto.
    ¿Lucilo o alguien de la empresa del gas podrá decirme cómo puedo solucionar ese problema?
    ¿El hecho de haber sido cliente de gas manufacturado por muchos años, no me da ningún derecho a traslado para gas licuado? ¿Están divorciadas ambas entidades?
    Muchas gracias

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.