Inicio » Mesa Redonda, Política, Temas Internacionales

La asociación estratégica ruso-china (+ Video)

26 Octubre 2017 2 Comentarios

Por: Manuel Alejandro Hernández Barrios

Fotos: Roberto Garaicoa

La alianza estratégica entre dos grandes potencias, Rusia-China, es un fenómeno que impacta en toda la dinámica de la política internacional. Acerca de esas relaciones, su pasado, las bases que la crearon y sus perspectivas abordó el espacio televisivo Mesa Redonda de este miércoles 25 de octubre.

Moscú y Pekín han firmado durante este año 2017 más de 20 acuerdos de cooperación en diferentes esferas. Así ambas naciones han abierto un camino para desarrollar una estrecha cooperación y para reforzar la cooperación en monedas nacionales evitando los pagos en dólares, lo que ayudará a fortalecer los lazos económicos minimizando la presión de occidente. Lo que refleja que ambas naciones están defendiendo sus intereses nacionales. Durante la más reciente reafirmación de relaciones se firmó también un acuerdo sobre uso pacífico de la energía atómica.

Sobre los orígenes de esta relación y el contexto internacional que lleva a estos países a unir fuerzas en medio de la situación geopolítica mundial, el master en ciencias Santiago Pérez Benítez, subdirector del Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI), refirió que esto es una relación basada en los intereses nacionales de esas dos potencias que comparten fronteras y han tenido una relación compleja a través de la historia.

Recordó que los chinos mencionan mucho el llamado siglo de la humillación, cuando potencias occidentales, incluido el imperio ruso, tuvo una presencia negativa en China, algo que tuvo un cambio significativo a partir de la Revolución de Octubre y de la Revolución China. A mediados de los años 1950 hubo una relación muy intensa, sin embargo, las relaciones se tensaron por diferencias ideológicas y geopolíticas durante el periodo conocido como Guerra Fría, lo que permitió a Estados Unidos aplicar la llamada diplomacia del Ping Pong.

Sin embargo, después de la caída de la Unión Soviética, comienza un proceso de bloqueo a China por parte de muchas potencias occidentales sobre todo en el área militar. Así comienza a tejerse un nuevo tipo de relación. Desde 2012 Vladimir Putin y Xi Jinping han tenido más de 20 encuentros de máximo nivel en menos de cinco años.

Señaló en todas las estrategias de Seguridad Nacional Estados Unidos siempre tiene como divisa que no existan otras potencias que cuestionen la hegemonía norteamericana, ya sea por separado o unidas. En medio de ese contexto en 1996 Rusia y China firman un importante acuerdo de asociación estratégica. En 2002 surge Organización de Cooperación de Shanghái. En 2004 resuelven el problema de las fronteras. Así se crea el llamado espíritu de Shanghái que es el embrión de la creación de un nuevo modelo de las relaciones internacionales en la que no prime el unipolarismo, ni el intervencionismo.

Añadió que la crisis del 2008 significó para ambas naciones una oportunidad porque mientras Estados Unidos y la mayoría de los países de Europa entraron en una crisis tremenda, las economías de Rusia y China no lo hicieron. China ha tenido un desarrollo emergente significativo y Rusia se recuperó por el incremento de los precios del petróleo. Como consecuencia de ello surgen los BRICS. A partir de 2012, segundo mandato de Obama, llegada al poder de Putin por tercera ocasión al poder, se dan las crisis de Ucrania, las nuevas miradas de Estados Unidos a China que implicaron un rearme y movilización de tropas en el mar meridional de China, en la península coreana, en Japón, el fortalecimiento de la OTAN.

Por su parte el master en ciencias Eduardo Regalado Florido, investigador del Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI), explicó que Rusia y China han ido evolucionando en la construcción de estrechas relaciones. Primero hablaron de una asociación estratégica, después de una asociación estratégica de cooperación, seguidamente de una asociación estratégica de coordinación, y en la actualidad el término que utilizan es el de asociación estratégica integral de coordinación.

Expuso que con esa conceptualización lo que tratan es de mostrar el nivel de asociación que tienen sin llegar a una alianza, porque el término alianza tiene otra connotación en las relaciones internacionales. Cuando se habla de alianza se habla de compromisos específicos entra dos países respecto a la amenaza de un tercero. Ellos han declarado que no tienen compromiso con la amenaza de un tercero racional al uno o al otro. así han creado un mecanismo de autodefensa mutua que les permite una mejor carta de negociación ante terceros.

Comentó que no hay una zona de cooperación entre ambas naciones que ellos no hayan desarrollado de forma extraordinaria, entre ellas el comercio, las inversiones, la esfera militar y la de seguridad. Ellos se asociación porque por sí solos no podían defender sus intereses nacionales ante la agresividad norteamericana.

Expresó que en medio de estas relaciones impera el tema de la complementariedad, que consiste en que los elementos que posee un país no compiten con los del otro país. Muchos de los elementos y recursos que necesita China para mantener su ritmo de crecimiento se encuentran en Rusia, siendo la energía el más fundamental de ellos. En Rusia también está la tecnología que necesita China sobre todo en el aspecto militar. Rusia se beneficia por la gran demanda de recursos naturales como son el gas y el petróleo y por la venta de armamentos. Con esa relación económica han logrado cierto grado de independencia de un mundo inestable, en crisis, y lleno de sanciones.

Mencionó que el dinamismo de la economía mundial se está trasladando de occidente a oriente. Se dice que este será el siglo de Asia y sobre todo de China, una economía que genera tecnología con mucha facilidad. Rusia con todas las sanciones europeas ha redirigido sus intereses económicos hacia China.

Anunció que para este año 2017 el intercambio comercial entre Rusia y China terminará en alrededor de 80 mil millones de dólares. Para 2020 ambos países se han propuesto 200 mil millones de dólares. Una relación económica que se levanta en una esfera de confianza, de cooperación y de voluntad política de ambos países.

Complementariedad y coordinación

Rusia y China celebraron ejercicios militares en julio de este año, pero son cada vez más frecuentes. Al respecto el analista de política internacional Santiago Pérez Benítez, comentó que China emerge en los noventa con un armamento bastante obsoleto y Rusia emerge con una gran crisis económica, pero con una desarrollada industria militar.

Informó que China va a empezar a comprar SU-35 a Rusia, el avión caza más importante del mundo, también le comprarán el sistema antiaéreo S-400 que en manos de los chinos jugará un importante papel ante el escudo antimisiles norteamericano. Los ejercicios militares entre dos naciones son básicamente políticos. Lenin dijo que la guerra es la continuación de la política por otros medios. En las proyecciones de seguridad de esos dos países el terrorismo y el separatismo es fundamental por ello la cooperación militar y de los servicios secretos ha aumentado.

Anunció que entre ambas naciones hay también una coincidencia diplomática importante, por ello es importante que ambos sean miembros permanentes en el consejo de seguridad de la ONU. Por eso se habla de un modelo de relaciones de nuevo tipo entre países que piensan de una manera afín.

Eduardo Regalado Florido agregó que, aunque la mirada sea igual o parecida respecto a un tema, lo que hay detrás es coordinación no solo en la relación unilateral, también en la relación multilateral. Esta relación coordinada se da entre las primeras figuras políticas, entre ministerios, a nivel de diplomacia.

Entre los logros de ambas naciones está que Estados Unidos intentó pertenecer como observador en la Organización de Cooperación de Shanghái y ellos no lo permitieron, Estados Unidos sembró varias bases militares en la región centro asiática y la cooperación de Rusia y China con esas naciones ha obligado a sacar esas bases militares de la zona.

Destacó que el proyecto chino de la Ruta de la seda es encantador, pero lo más llamativo es que es inclusivo. Por su parte Rusia ha creado la Unión Económica Euroasiática. Ambos proyectos han interactuado en la construcción de infraestructura necesaria, puentes, puertos, carreteras, lo necesario para el desarrollo de los países. El 50 % del intercambio tiene que ver con la energía, la cual entra en su mayoría por puerto un problema para la seguridad China.

Santiago Pérez Benítez afirmó que ambas naciones se enfrentan a un desafío mediático que ha motivado muchas de las causas del acercamiento entre esos países. No es menos cierto que es una relación con sus complejidades como cualquier relación. Pero el nivel de satanización de la figura de Rusia y los criterios negativos de Trump sobre China catalogándolo de manipulador de divisa, ilustra una proyección internacional mediática que demuestra un nerviosismo geopolítico.

Eduardo Regalado adicionó que esta relación Rusia-China es el eje de contención más fuerte y activo que existe contra el hegemonismo norteamericano. Es la asociación que con más fuerza está construyendo un mundo multipolar. Se dice que el gran error geoestratégico de Obama fue dejar que se desarrollara esa relación, algo que Trump se ha propuesto destruir y corregir.

Santiago Pérez añadió que la relación ha generado un nivel de instituciones reales en la proyección de un mundo diferente en el área económica y de la política internacional. Juntos vetaron la agresión militar norteamericana a Siria en las Naciones Unidas.

En fotos, la Mesa Redonda

La alianza estratégica entre dos grandes potencias, Rusia-China, es un fenómeno que impacta en toda la dinámica de la política internacional.

Sobre los orígenes de esta relación y el contexto internacional que lleva a estos países a unir fuerzas en medio de la situación geopolítica mundial, el master en ciencias Santiago Pérez Benítez, subdirector del Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI), refirió que esto es una relación basada en los intereses nacionales de esas dos potencias que comparten fronteras y han tenido una relación compleja a través de la historia.

Por su parte el master en ciencias Eduardo Regalado Florido, investigador del Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI), explicó que Rusia y China han ido evolucionando en la construcción de estrechas relaciones.

Rusia y China celebraron ejercicios militares en julio de este año, pero son cada vez más frecuentes.

Bookmark and Share

2 Comentarios »

  • Wilmer dijo:

    oh you know nothing Jon Snow.
    ¿De verdad piensan que algo cambiará? Saddam Hussein trató de sustituir el dólar por el euro, Gaddafi trató de hacer algo parecido…resultado, ambos están muertos!
    No se ilusionen, EEUU nunca perderá el control financiero y político del mundo. Esto podría ser una muy buena noticia, pero en realidad es todo lo contrario, más tensión, más mentiras, más guerras…y no hay que ir muy lejos, miren lo que pasa en Venezuela….en fin, la historia tiene la última palabra.

  • Wilmer dijo:

    Podría parecer que EEUU está en un período de decadencia, como lo estuvo el imperio romano en su tiempo, pero todavía falta para eso. Recomiendo esta lectura http://bigthink.com/paul-ratner/5-reasons-why-america-will-not-fall-like-the-roman-empire
    Sería lo mejor que pudiera pasarle al mundo que no existieran países hegemónicos, que la ONU tuviera poder contra estas potencias, pero desgraciadamente no es así. A nivel local, claro que funciona, tú y yo no usamos el dólar y se acabó, bueno para ti y para mi, pero a nivel global aún falta mucho (y en el ámbito tecnológico también hay tramo por recorrer).

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.