Convivencia vecinal: no traspasar los límites

Por Yailin Orta Rivera, especial para la Mesa Redonda

Fotos de Roberto Garaicoa

Hasta el barrio, ese escenario de convivencia vecinal en el que interactúan todos los cubanos, se trasladó en sus análisis la Mesa Redonda de este viernes, con el propósito de auscultar las vibraciones perniciosas que pueden generarse en este espacio, determinar sus raíces y establecer pautas para su reverso.

La Doctora Patricia Arés precisó que la pobreza económica y la espiritual no tienen una relación lineal, porque estas expresiones obedecen a una realidad social mucho más compleja. “Hay una serie de procesos que se han acumulado, que han deteriorado determinados valores y ello ha propiciado un clima de situaciones. La solidaridad social es un valor instituido en nuestro país, pero al mismo tiempo coexisten conflictos vecinales que tienen razones emergentes”.

En opinión de la periodista Dixie Edith Trinquete, subdirectora de la Editorial de la Mujer, cuando se rompen las normas de convivencia generalmente las personas levantan estrategias para las crisis, y se instaura la tolerancia frente a las deformaciones.

José Alejandro Rodríguez, Premio nacional de periodismo José Martí, aportó que antes existía como máxima que se podía ser pobre, pero honrado, por lo que la carencia material no tenía que ser una condicionante a la carencia moral. “Entre las causas de estas problemáticas pueden ubicarse el paternalismo social y el abandono en la educación por parte de la familia, que ha querido estar en diversos roles y ha descuidado lo más importante. Yo recuerdo que muchas de mis mejores prácticas las aprendí de mi padre, de su ejemplo cotidiano”.

En criterio de este panelista, se han perdido referentes institucionales y la sociedad no se siente acompañada por los responsables, que tienen que hacerle frente a estos males. “A veces las personas invocan a las instituciones y se quedan huérfanas de compañía por parte de estas”.

Luis Palenzuela, fiscal de la Fiscalía General de la República de Cuba, vía telefónica, explicó que en el país existe todo un marco regulatorio de cualquiera de estas arbitrariedades que puedan focalizarse en el barrio. Y que las contravenciones podían ser de cinco pesos hasta 10 000 pesos. Entre los decretos citó el 141, el 272 y el 200, los cuales representaban a organismos diversos que tenían responsabilidades sobre estas conductas.

Después de este examen de lo regulado, el periodista José Alejandro Rodríguez advirtió que lo importante era hacer cumplir lo legislado. “En el país las personas tienen que sentir que hay un orden y una autoridad garante de él”.

La Doctora Patricia Arés, por su parte, sumó otra arista: “En Cuba la vida comunitaria y barrial se ha intensificado y han crecido las franjas de asentamiento marginal, desde donde se reproduce la familia. “Recientemente, la familia ha dejado también de ser solo una unidad de consumo, para ser de producción, con la apertura de los nuevos modelos de gestión. Y este nuevo escenario deja envejecidas las normas jurídicas que regulaban la vida en este espacio”.

Dixie Edith Triquete sumó a esta reflexión: “Se han desarticulado las respuestas ante estos fenómenos a nivel barrial, y se han ralentizado también las respuestas institucionales. A lo que Patricia Arés añadió: “Todo podría revertirse con mayor conciencia social y civismo, pero ha habido un debilitamiento de los agentes reguladores, y la convivencia, está demostrado, puede facilitar relaciones éticas o puede ser espacio de conflicto”.

La especialista insistió en la responsabilidad del núcleo primario. “La familia cubana hace la diferencia, porque tiene una red de intercambio social muy intensa, pero no se puede olvidar que este es el primer espacio de formación, de convivencia, y esta socialización primaria después se lleva a la vida pública. Por ello, creo, la familia puede reinstaurar el orden”.

José Alejandro Rodríguez defendió la idea de que la inversión de la pirámide en nuestro país también ha extendido sus tentáculos a este mundo. “Esto ha creado problemas, porque también los referentes de éxito se han modificado hacia otros de dimensiones contradictorias”.

La madre del Héroe de la República de Cuba Antonio Guerrero, Mirtha Rodríguez, puso énfasis en que hay que darse mucho amor y comprensión en la casa. “Esto es muy importante, además no es conveniente que se impongan unos a otros. Mi relación con mi yerno es muy armoniosa, y eso lo hemos logrado de mutuo acuerdo. Así es como deben darse las cosas a lo interno de las familias”.

El columnista de la importancia sección Acuse de Recibo de Juventud Rebelde, José Alejandro Rodríguez, subrayó que la solución de estos problemas depende mucho de la capacidad que tengan las personas de tender puentes. “Si usted vive en un hogar armonioso y en la escuela usted tiene un maestro que es ejemplo, usted empieza a encontrar buenos referentes”.

Dixie Edith Trinquete acotó que una reciente encuesta realizada por la FLACSO arrojó que el 93 por ciento de los consultados veía en los Comités de Defensa de la Revolución a una organización trascendental en la vida del barrio.

La Doctora Patricia Arés, por su parte, condensó el tema aludiendo a que es necesario mucho empeño social, legitimar el ejemplo como elemento armonioso en la relación concepto y práctica, y que cada quien debe entender que la tolerancia es la justa medida entre tu derecho y el del otro, que era un concepto que no podía desvirtuarse. “Tiene que haber un clima de entendimiento y la puesta de los límites”.

Hasta el barrio, ese escenario de convivencia vecinal en el que interactúan todos los cubanos, se trasladó en sus análisis la Mesa Redonda de este viernes

La Doctora Patricia Arés precisó que la pobreza económica y la espiritual no tienen una relación lineal, porque estas expresiones obedecen a una realidad social mucho más compleja

La Doctora Patricia Arés sumó otra arista: “En Cuba la vida comunitaria y barrial se ha intensificado y han crecido las franjas de asentamiento marginal, desde donde se reproduce la familia

El periodista José Alejandro Rodríguez advirtió que lo importante era hacer cumplir lo legislado. “En el país las personas tienen que sentir que hay un orden y una autoridad garante de él”

Desde la caricatura también se abordó el tema

5 Comentarios »

  • ihl dijo:

    Educar, Prevenir y reprimir, hay que empezar con la última pues la casa está bien desordenada, aunque entiendo que es un asunto bien complejo con el que convivimos hace buen tiempo, también hay que acudir a las Ciencia Sociales .El ciudadano decente se siente impotente, no tiene confianza en las autoridades ,penoso el escenario .Los panelistas brillantes deben sentir libertad plena para que el programa sea creíble, esta vez tampoco me levante de la silla, pero hay mucha más tela por donde cortar. Busquen el artículo que dicen es de Roberto Fernández Retamar ….¿CRISIS DE VALORES EN CUBA?

  • Zugor Seg. dijo:

    …Esa tolerancia frente a las deformaciones es una tolerancia muy dañina, es la que deforma la conducta social hacia lo negativo, pero es la que mas se esgrime en los medios sociales, es una palabra “muy de moda”, es una actitud “muy de moda” entre todos aquellos que pretender justificar aquello a lo que no tienen valor de enfrentar “por no buscarse problemas” y entonces hacer realidad la frase: “es mas fácil ser bueno, que ser justo”.
    Si definitivamente parece ser mejor, por aquello de que “el que empuja no se da golpes”, ser el dedo que señala el problema, y no la mano que da la solución. ¡eso es lo que esta pasando, incluso entre los que tienen la responsabilidad de enfrentar!…
    ¿Por que emplean los términos “a veces”, “en ocasiones”, “pueden ubicarse”, cuando todos sabemos y vemos a diario que desafortunadamente son las mas de las veces? ¿Por qué siguen sin ser mencionadas las instituciones,…“los responsables, que tienen que hacerle frente a estos males”? ¡Hay algún a causa de fuerza mayor que lo impida o es la vergüenza por la inacción? No quisiera pensar (aunque “a veces” lo pienso así, y ahuyento ese pensamiento de mi cabeza) que es miedo, cobardía, complicidad…
    …“creo, la familia puede reinstaurar el orden”. … ¡De nuevo con el mismo mensaje!!! La familia, la comunidad, las entidades sociales, bla, bla, bla, ¿Y los responsables ante la Ley, por su cumplimiento y mantención del orden? que siguen sin ser mencionados por sus nombres. A esos ¡NADA!!! “que sigan descansando” y ocupándose entonces de recoger las cenizas de los fuegos que debieron y pudieron evitar y prevenir con su actuación primaria. Para quedarnos luego en los llantos antelas estadísticas y en la continuidad de exhortaciones vacías y banales…

  • María dijo:

    El período especial que coincidió con un resquebrajamiento de la disciplina social fue una etapa muy difícil para muchas familias. .Lo importante para muchos era subsistir; para otros una etapa donde mejoraron sus condiciones de vida construyeron viviendas en espacios vacíos y áreas comunes y etc. Otros compraron equipos de música o DVD, ponen su música para despejar y demostrar a la comunidad su éxito y por eso ayudan a los que no tienen a disfrutar de su música. No pueden pensar que a otro no le guste esa música o cualquier música a ese volumen.
    Acaso el pensamiento de Benito Juárez no tiene actualidad, “El respeto al derecho ajeno es la paz”
    Se ha puesto de moda el refrán “Tim tiene; entonces TIM vale “. . Médicos profesores y otros profesionales viven de un modesto salario mientras que cuenta propistas, constructores, mecánicos, y otros reciben una buena retribución por su trabajo. No importa que una persona además de su trabajo se ocupe de la comunidad por más de 10 años como nuestra delegada que como no resuelve nada para ella y vive modestamente algunas personas dicen SI NO HA PODIDO RESOLVER PARA ELLA COMO VA A RESOLVER LOS PROBLEMAS DE LOS DEMÁS.

    No hay que perder de vista que el aire de cualquier casa forma parte del medio ambiente de la comunidad y lo contaminamos con el ruido. Son recursos comunes y no exclusivos, pero es más su uso al igual que el del suelo, el agua etc. puede traer rivalidades y por ellos existen leyes que estamos obligados a cumplir. Toda acción que realizamos en un bien común es a costo de los demás y del agotamiento de esos recursos. Por otra parte hay que tener en cuenta que nuestra población que trabaja está envejeciendo y que la densidad de población en La Habana se ha incrementado. En un cuarto donde vivía una persona ahora viven tres o cuatro personas y abren una ventana un fin de semana por donde entra y sale el aire pero también el ruido por música alta, los gritos y los escándalos perturbando la tranquilidad de los vecinos que viven allí.
    Las legislaciones existen desde la ley 81 del Medio Ambiente , el decreto ley 200 y su artículo 11.El decreto ley 141 de la PNR el cual establece que “contravienen el orden interior quien perturba la tranquilidad de los vecinos especialmente en horas de la noche , mediante el uso abusivo de aparatos electrónicos o con otros ruidos molestos e innecesarios , celebre fiestas en domicilios después de la una de la madrugada turbando la tranquilidad de los vecinos sin permiso de la autoridad competente.
    Tenemos dos preguntas
    ¿En las horas del día y de la noche antes de la 1 de la madrugada puedo hacer todo el ruido que para mi sea necesario aunque perjudique a los demás y no contravengo el orden interior?
    ¿Donde se meten las personas que tienen niños pequeños, están enfermos o simplemente no soportan el ruido o la música alta hasta la 1Am?

  • Ileana dijo:

    24 de Abril, – DÍA INTERNACIONAL DE LA CONCIENTIZACIÓN RESPECTO AL RUIDO

    Celebrado por primera vez el 24 de abril de 1996 en la Ciudad de Nueva York, como parte de una conferencia local organizada por la Liga de Personas con Problemas Auditivos, es parte de las actividades de un programa internacional en el que participan ciudades de Estados Unidos, Canadá, Europa y Asia, con el fin de alertar a los ciudadanos de los peligros del ruido y las formas de reducirlo en el ambiente circundante.
    Quienes protestan por el ruido a menudo se enfrentan a la hostilidad, los prejuicios y el ridículo. Son tildados de aguafiestas, quejosos y buscapleitos, o acusados de ser “hipersensitivos”. Todo esto, insinuando que son, de alguna manera, anormales, aunque su reacción sea, en términos fisiológicos y psicológicos, absolutamente normal. A propósito, resulta interesante destacar que no existe definición clínica de “hipersensitivo” lo cual plantea la cuestión de si es factible que algunas personas sean “subsensitivas”.

    Se sabe que los aspectos impredecibles e incontrolables del ruido pueden ser especialmente perturbadores y potencialmente dañinos desde el punto de vista psicológico.
    Reaccionamos frente al ruido como lo hacemos frente al estrés. La Profesora Arline Bronzaft (una importante psicóloga de New York) afirma que la exposición a sonidos no deseados puede traer aparejado un incremento del estrés y el alerta. El cuerpo reacciona frente al estrés cambiando el ritmo cardiaco, aumentando la presión sanguínea, dilatando las pupilas, contrayendo músculos, incrementando el colesterol en la sangre y la secreción de hormonas.
    Los problemas de salud que se sabe que aparecen como consecuencia del ruido incluyen enfermedades cardiovasculares, respiratorias y gastrointestinales, enfermedades inmunitarias o relacionadas con la autoinmunidad, infecciones oportunistas, ansiedad y depresión.
    El problema del ruido lleva a fuertes sentimientos de pánico, repulsión y furia extrema
    ¿Acaso el ruido no alimenta la violencia y el silencio el cuidado y la consideración?
    El ruido incontrolable ubica el cuerpo del agredido en un estado permanente de “vuelo de huida” o de “preparación para la lucha”. Este estado de alerta conduce a la sobreproducción o subproducción de sustancias químicas por parte del cuerpo y el cerebro, incluyendo neurotransmisores, hormonas u otras substancias que constituyen fuerzas conductoras para la vida. La perturbación nocturna conduce a una seria interrupción de los ritmos biológicos circadianos y la pérdida del benéfico efecto reparador del sueño.
    Los efectos perjudiciales del ruido van mucho más allá de los problemas auditivos relacionados con escuchar música a volumen alto. Hay estudios que demuestran que la contaminación acústica es una variable relacionada con los ingresos hospitalarios y que incrementa el riesgo de sufrir un infarto. La Unión Europea estima que el ruido ambiental se ha duplicado en todos los países miembros en los últimos años, hasta el punto que hoy los expertos consideran la contaminación acústica como una de las más molestas y de las que mayor incidencia tienen sobre el bienestar ciudadano (http://www.consumer.es/web/es/salud/prevencion/2007/03/09/160617.php)

    Los infractores de la tranquilidad que muestran, cuando no un absoluto desprecio por sus vecinos, un desconocimiento garrafal del daño que se autoinfligen, ya que forzosamente el volumen alto afecta severamente, cuando menos, el sistema neurológico de quienes viven en cápsulas de estruendo.
    Si hemos podido erradicar enfermedades históricamente letales —aún flagelos en otras regiones del mundo—, cómo vamos a resignarnos a que nuestro barrio, por causa de unos cuantos desenfrenados, se convierta en un espacio inhabitable.
    Decir que “los cubanos nos manifestamos así”, “que ese es un problema viejo”, “que hay una relación inevitable entre hombre y paisaje y que los jóvenes son por naturaleza extrovertidos, bullangueros”, resultan determinismos inaceptables, fáciles salidas para no entrarle con la manga al codo a la solución de un problema que nos atañe a todos.
    La ley 81 97 del Medio Ambiente en su precepto 147 señala que está prohibido emitir, verter o descargar sustancias o disponer desechos, producir sonidos, ruidos, olores, vibraciones y otros factores físicos que afecten o puedan afectar a la salud humana o dañar la calidad de vida de la población.
    Y para que nos quede claro el daño que puede provocar el ruido la ley menciona las siguientes: interferencias en la comunicación hablada, problemas de equilibrio, cefalea, hipertensión, perturbaciones en la atención, afecciones de la voz y estrés. Por si fuera poco, como una limita sorda, el ruido alto o en forma de zumbido nos cambia el carácter y la conducta acompañados de mal humor y además, se presentan disfunciones digestivas.
    Sin perjuicio de las licencias urbanísticas correspondientes, la apertura de establecimientos públicos fijos dedicados a la celebración y desarrollo de espectáculos públicos y actividades recreativas permanentes y de temporada se someterá con carácter general, de conformidad con lo establecido en la legislación al correspondiente control posterior al inicio de la actividad, a efectos de verificar el cumplimiento de la normativa reguladora de la misma y deberán incorporar el compromiso de mantenimiento de todos estos requisitos durante todo el tiempo en que se desarrolle la actividad que corresponda, así como declaración expresa de que disponen de la documentación que así lo acredita, a los efectos del oportuno control posterior de verificación del cumplimiento de la normativa reguladora de la actividad.
    A tales efectos, tanto en la memoria explicativa como en la descripción y planos del proyecto de este tipo de establecimientos, deberá recogerse de forma clara y diferenciada el tratamiento y soluciones arquitectónicas aplicables a cada una de las zonas del edificio destinadas a los diferentes espectáculos o actividades recreativas que se pretendan celebrar o desarrollar.
    Otro factor a tener en cuenta es como la comunidad percibe el escenario, es decir el tipo de acogida por parte del usuario hacia el escenario, si el mismo cumple con el reglamento de uso interno, si es susceptible a ser vandalizado, que tipo de manejo administrativo con relación al uso resultan válidos

    Emplear plazoletas, parques, alamedas, vías y espacio público en general para organizar las diferentes manifestaciones artísticas además de contribuir con la cultura de los ciudadanos, también contribuye con el embellecimiento del espacio público el cual “es vital en el equilibrio social, en la medida que contribuye al uso equitativo de la ciudad. Al hacer uso del espacio público, en igualdad de condiciones, se revitaliza la vida en las zonas intervenidas. Además, se transforma la cultura ciudadana y la apropiación colectiva de la ciudad, de lo que se deriva la importancia que tiene una adecuada política del uso del espacio público en una ciudad”
    La ciudad debe verse como un gran sistema ecológico particular, definido pero abierto, conformado por componentes interrelacionados y en equilibrio, con funciones propias regidas por reglas específicas de orden y calidad integral, para el logro de fines específicos. Si se entiende la función sistémica de la ciudad, se ha de comprender que sus espacios públicos son fuente fundamental de su desarrollo, ya que a través de ellos es posible el fomento de la vida sociocultural de las comunidades urbanas, lo cual ha de ser siempre una necesidad humana satisfecha en sociedad, en comunidad, en público.

    En resumen, la interpretación de un espacio requiere un análisis desde los puntos de vista físico y social. Los paisajes no son sólo el resultado de actividades físicas, climáticas o geológicas, sino que están íntegramente relacionados con la sociedad que vive en ellos, siendo partícipe activa o pasivamente de los beneficios y perjuicios que susciten al intervenir en el mismo.

    Todos somos en parte propietarios de este espacio que denominamos público; es el espacio de todos, el lugar en el que todos estamos incluidos. En general, la sociedad cuando se apropia emocionalmente de un determinado espacio público, lo defiende, lo cuida y tiene el deseo de decidir sobre las actividades que pueden y que no deben realizarse en el mismo

    En esta instancia, entra en juego la multiperspectividad de los actores sociales frente a una misma realidad. Las representaciones sociales hacia el espacio público ponen en juego un valioso rol de la sociedad, al apropiarse del espacio en cuestión. Este es un punto positivo a tener en cuenta, pero como se ha mencionado recientemente, puede ser el punto de partida de nuevos conflictos

    Un profesional idóneo en la planificación del paisaje deberá siempre ponderar las demandas y organizarlas en un plan viable y sustentable en el tiempo, sustentable desde la visión económica, ecológica y social. Al mencionar que se sustente socialmente, estamos indicando la importancia de ofrecer espacios que satisfagan las demandas sociales. Si un espacio público no está destinado correctamente a las demandas de la comunidad que será su principal usuario,¿para quién realmente se lo está diseñando, entonces?
    Por otro lado, una representación negativa hacia un espacio público, conduce a que este sea interpretado como un lugar no deseado, un espacio vacante en desuso, un espacio sin pertenencia colectiva

    La sociedad se desarrolla en forma desequilibrada y el espacio público es uno de los espejos que sin filtros nos devuelve la imagen de nuestra sociedad. Los que indicamos como vándalos ajenos a nuestra comunidad, los del otro barrio, los inadaptados, los mal educados, son individuos que nacieron en nuestra sociedad

    Pero los espacios públicos deben ser planificados y diseñados por personas idóneas, no son una muestra de exposición visual, deben ser pensados dentro de una planificación a largo plazo, con todos y para el bien de todos.

    En una correcta planificación del paisaje deberíamos concedernos la posibilidad de vivir en un ambiente privado confortable, nuestra casa, nuestro hogar, que se vincule en forma ordenada y organizada con su entorno y espacio público

    Los espacios vacantes deben ser sitios potenciales de ser planificados y diseñados para reforzar la construcción de nuestra identidad como sociedad. No debieran caer en los estereotipos de construcción prefabricada e importada, en la multiplicación de espacios construidos sin identidad para nuestra sociedad, espacios que pueden contribuir a destacar lo que sentimos nuestro, favorecer el desarrollo de nuestras relaciones sociales en un ámbito saludable. Un espacio organizado, que contemple la integración de las necesidades recreativas de nuestra sociedad, en la actualidad.

    En las autorizaciones que se otorguen para la realización de espectáculos públicos y actividades recreativas al aire libre conforme a las condiciones establecidas en su normativa específica, figurarán como mínimo los siguientes requisitos:

    a. Carácter estacional o de temporada.

    b. Limitación de horario de funcionamiento.

    Si la actividad se realiza sin la correspondiente autorización el personal acreditado deberá proceder a paralizar inmediatamente la actividad, sin perjuicio del inicio del correspondiente expediente sancionador.

    Los espectáculos públicos o actividades recreativas que conforme a su normativa específica se realicen al aire libre, y que dispongan de equipos de reproducción musical, deberán acreditar en el correspondiente estudio acústico la incidencia de la actividad en su entorno, al objeto de poder delimitar con claridad el nivel máximo de volumen permitido a los equipos musicales, a fin de asegurar que en el lugar de máxima afección sonora no se superen los valores definidos en las normas

    Al objeto de poder asegurar esta exigencia, cuando el nivel sonoro que pudieran producir los altavoces del sistema de sonorización de la actividad en consideración a 3 m de éstos, sea superior a 90 dBA, los equipos de reproducción sonora deberán instalar un limitador-controlador que cumpla lo preceptuado en el párrafo anterior.

    Un proyecto de construcción de un auditorio al aire libre en una zona residencial, necesariamente deberá garantizar el cumplimiento de los requisitos señalados en el Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica, adoptando para ello cuantas medidas correctoras resulten oportunas.

    El otro aspecto es que los encargados de garantizar la tranquilidad ciudadana tienen que ser ejemplo y estar informados de las leyes y las contravenciones, hace un tiempo tuve que alfabetizar con las leyes y decretos un jefe de sector para que se decidiera a actuar con un marginal que torturaba regularmente al vecindario con un equipo de música de alta potencia (dentro de su casa y entonces iba a sentarse a la acera), pues existe la teoría de que antes de las 12 de la noche no hay problemas, otros indican que debe llevarse a votación, como si los derechos de las minorías no existieran.

    Esto significa que también hay poca divulgación y conocimiento de la legislación, hasta cuando se programan actividades públicas.

    Revisemos la legislación ¿que sobra y que falta?, démosla a conocer (medios de comunicación, escuela, barrio, centro laboral, todos).
    Que se adopten cuantas medidas resulten oportunas para garantizar el cumplimiento efectivo de la normativa vigente en materia de contaminación acústica, evitando así la producción de molestias derivadas de la producción de ruidos generados y exijámosla no permitiendo transgresiones a la ley y a las normas de convivencia urbana

  • Yusell dijo:

    No es un comentario, es una pregunta que puede parecer tonta o de respuesta evidente, pero me gustaría informarme como puedo lograr que mis vecinos, quienes en el horario de la tarde, encienden fuego y el humo inunda mi casa, dejen de hacerlo. Para ellos están en su derecho pues lo hacen en su propiedad, ya se ha tocado el tema con las autoridades y los mismos no respetan. Mi pregunta es, ¿tengo qué insistir con la policía o ellos están en su derecho? Valido aclarar que las viviendas en cuestión se encuentran en un barrio residencial y no en campo abierto. Por favor déjenme saber a que instancia acudir para resolver este conflicto de manera civilizada. Gracias

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.