Inicio » Mesa Redonda, Sociedad, Temas Nacionales, Sobre la Mesa

¿Cómo se articulan la comunicación y los valores?

13 Febrero 2015 1 Comentario

Especialistas y periodistas pusieron sobre la mesa, este viernes, las posibles respuestas y el análisis integral de la relación entre comunicación y valores.

Por Yailin Orta Rivera, especial para la Mesa Redonda

Fotos Roberto Garaicoa

¿Complementan o contradicen los medios la formación de valores que se propone la sociedad cubana? ¿Cuánto y cómo se em­plea la comunicación en función formadora? Especialistas y periodistas pusieron sobre la mesa, este viernes, las posibles respuestas y el análisis integral de la relación entre comunicación y valores.

La Doctora Maribel Acosta Damas, presidenta de la Comisión Nacional de la carrera de Periodismo, aseguró que este es un mundo que está mutando y en el que se engloba ese proceso de formación de valores en términos generales, mientras que la comunicación es una ciencia que tiene diversas aristas, como la de masas, el marketing y otras muchas disciplinas… y todo ello interactúa en el contexto “de la era del capitalismo cultural, donde la producción simbólica y la material se unieron en función de la creación de subjetividades”.

En su opinión, antes existía el campo de la producción de bienes materiales y el del capital simbólico, pero ahora se ha creado la gran producción de identidad… y no solo se crean valores, porque las subculturas también emergen con una cara bien visible y con códigos bien legitimados.

Rosa María Pérez Gutiérrez, al frente de la Asociación de Comunicadores de Cuba, hizo énfasis en que cuando se habla de valores hay que remontarse a los símbolos, las ideas…, y “en términos de comunicación hay que partir de una diversidad de medios –no solo de comunicación-, y de mensajes que consume el individuo. Y para hablar de valores debe precisarse, además, de una mirada multisectorial y hay que hacer referencia a la ética, que te permite comprender mejor el fenómeno”.

En Cuba, dijo, se está trabajando en la formación de una conciencia sobre la comunicación, “no solo para que el individuo asuma el llamado, sino para lograr una armonía en las instituciones y que no hagan productos comunicativos espontáneamente, sin antes diseñar sus estrategias de comunicación. Hay principios y normas que plantean cómo se expresan los individuos, pero la comunicación está constituida a partir de otras ciencias, y en el centro está el hombre”.

Argumentó que en el mundo no solo se emplea la comunicación en función del mercado, porque también se hacen cosas muy interesantes con función social. “En nuestro país, puntualizó, de manera singular hay una voluntad política para normar la comunicación en función de los valores, aunque no hay un marco jurídico para la comunicación”.

La profesora y diseñadora Gisela Herrero García sostuvo que más que analizar los valores desde la conducta, los miraría siempre desde un contexto. “Hay crisis de muchas cosas, pero también hay avances en los modos en que se comunican las cosas. Tanto con la comunicación como con los valores debe existir responsabilidad social, y hay una plataforma de saberes que articulan a la comunicación con los valores. Toda expresión tiene por solución un producto comunicacional terminado, que está regido por pautas y la comunicación, con varios saberes acumulados, tiene un rédito”.

En su intervención ponderó que la iniciativa de poner dos maniquíes en Galerías Paseo, alegóricos a Adán y Eva en el Día del amor, no fue un acto creativo loable por los textos que le colocaron, sin embargo, “trataron de contextualizar el Día del amor a través de íconos. Fue una intención de comunicación con un elemento llamativo, pero que no despertó los resortes deseados porque no hubo un manejo profesional del tema. Si hubiera una Ley de comunicación que regule a todos los actores de la sociedad esto no hubiera ocurrido. Por fortuna creo que se está trabajando sobre una plataforma por la cual podrá discurrir coherentemente la comunicación”.

Maribel Acosa sumó que todo lo que genera polémica mueve el pensamiento, “pero en el caso particular de los maniquíes afloró el mal gusto y la falta de experticia. La comunicación tiene un componente educativo, aunque en la formación de valores hay otras cosas que tienen más significación que este pírrico incidente. Yo, por ejemplo, le doy más importancia al lenguaje de género, a la propaganda política retrógrada y vieja que crea antivalores…

“Tenemos una sociedad diferente y no podemos perder de vista lo que pasa en el mundo, y ver los estudios de lo que pasa.  El teléfono móvil es expresión de muchas expresiones de comunicación, y hay que aprovecharse de todo eso para hacer por la sociedad por la que hemos apostado construir”.

Rosa María Pérez coincidió con que “la educación en comunicación no se puede asumir desde lo interpersonal, hay que ir a cómo se realiza la comunicación en las propias instituciones. La iniciativa de Galerías Paseo obviamente fue una expresión de que ellos no han conceptualizado una estrategia de comunicación, y esto es algo en lo que se empieza a caminar en el país porque hay que transformar prácticas espontáneas por prácticas conscientes”.

La panelista alegó que las vallas, como el resto de los soportes, han sufrido transformaciones. “No obstante, las plataformas tradicionales hay que aprovecharlas, no se pueden desestimar”. Al tiempo que destacó que los valores son una relación del sentir, del pensar y del actuar, que se expresan o refuerzan desde la comunicación, por lo que, más que hablar de pérdida de valores, ella hablaría de expresiones de otra época, aunque el tema de crisis puede ser un fundamento para el cambio.

Maribel Acosta defendió el criterio de que la formación de valores no es solo una responsabilidad de la comunicación, sino de todos los actores sociales y de todos los modos de interacción,  “y si hay disfunción en esos espacios, también eso se expresa en la comunicación”.

En su intervención, también precisó que en la comunicación hay que ser cuidadosos, porque a veces los mensajes televisivos tienden a generalizar. “Cuando va llegando el 8 de marzo yo quisiera que la tierra me tragara, porque me siento ofendida con lo que se hace por el Día de la mujer. También me preocupa la cantidad de violencia que se transmite, como también admiro la cantidad de filmes de orígenes diversos que se ponen en nuestros medios de televisión”.

Waldo Leyva, poeta y director de la Casa del Alba Cultura, vía telefónica expresó que hay imágenes que son realmente muy fuertes y que pueden conducir al que lo ve, lo escucha o lo lee, por caminos que tal vez esa misma persona no quisiera ir. “No nos podemos asomar al manejo de los símbolos y de las imágenes con inocencia. Tiene que formarse en las personas la capacidad crítica para que entiendan qué tiene que ver con ellos, como individuos de un país y de una época; y debemos lograr que los valores se inoculen más”.

Gisela Herrero y Rosa María Pérez insistieron en la necesidad de que las instituciones comuniquen, y esto se hace hasta desde la conformación de los espacios. “Mientras tengan una mejor concepción, la vida será más llevadera. Los entornos amigables te hacen tener otra proyección. Pero para lograr la armonía entre comunicación y valores, hay que preparar simultáneamente a los actores que tienen la responsabilidad frente a la comunicación, que son conductas que deben ser reguladas para que las decisiones de todos los creativos y las prácticas sean asumidas conscientemente”.

Maribel Acosta destacó que además de esta mirada, transmitir valores implica involucrar a todos en las acciones de comunicación. “Todos debemos construir plataformas. Hay una cultura generacional casi abismal y no es para mal, sino que es algo distinto. Y entre todos tenemos que construir la comunicación”.

La Doctora Maribel Acosta Damas, presidenta de la Comisión Nacional de la carrera de Periodismo, aseguró que este es un mundo que está mutando y en el que se engloba ese proceso de formación de valores en términos generales.

Rosa María Pérez Gutiérrez, al frente de la Asociación de Comunicadores de Cuba, hizo énfasis que en Cuba se está trabajando en la formación de una conciencia sobre la comunicación.

La profesora y diseñadora Gisela Herrero García sostuvo que más que analizar los valores desde la conducta, los miraría siempre desde un contexto.

La Mesa Redonda contó con el humor gráfico del caricaturista Adán Iglesias.

Bookmark and Share

1 Comentario »

  • qbano dijo:

    con ser pocos profundos, con carecer de inmediates, con ser poco diversos, con expoer ideas criterios extremistas es suficiente para contradecir el complejo proceso de formación de valores que se propone a nuestra sociedad!
    bastaría poner como ejemplos el debate expuesto por algunos periodistas sobre el tema migración y las victimas de traficanetes etc
    sobre estos periodistas me reuso a pensar que no pueden hacer preguntas dirigidas a las raiz los motivos por los cuales las personas optan por entregarse ponerse en manos de estas personas?
    o el tema de la actualización economica y rescate de valores donde podría ser suficiente medir el espacio que le dedican los medios (prensa lana, digital, radial etc) al debate sobre estos temas y la exposicion o ofertas de otras formas de hacer que nuestra sociedad podría adoctar etc!

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.