Inicio » Mesa Redonda, Temas Internacionales

Alí Rodríguez: Almagro está completamente desfasado con la actualidad de nuestro continente (+ Video)

28 Marzo 2017 Haga un comentario

Almagro es un personaje que parece traído del Precámbrico a nuestros tiempos pues está completamente desfasado con lo que es la actualidad de nuestro continente. Posiciones como la que él representa han quedado en el pasado.

Comenzando la semana la República Bolivariana de Venezuela se defiende, haciendo uso de su soberanía, ante los ataques de la Organización de Estados Americanos, pensados y sostenidos por su secretario general Luis Almagro. A esa temática estuvo dedicado el espacio televisivo de la Mesa Redonda de este lunes 27 de marzo.

Luis Almagro es el gran protagonista de la arremetida contra Venezuela, hace unos meses pidió una intervención militar en Venezuela, una estrategia que le hizo desprestigiarse ante la comunidad internacional. Ahora, según la canciller venezolana, el 21 % de los tweets de Almagro son violentos contra Venezuela y el presidente Nicolás Maduro. Sobre esta obsesión el Excelentísimo Señor Alí Rodríguez Araque, embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Cuba, explica que “Almagro es un personaje que parece traído del Precámbrico a nuestros tiempos pues está completamente desfasado con lo que es la actualidad de nuestro continente. Posiciones como la que él representa han quedado en el pasado.

“Sus obsesiones afectan a otros seres humanos. Su gestualidad cambia cada vez que habla de Venezuela. Lo conocí hace unos cuantos años. En aquel entonces era progresista y se identificaba con las ideas de Pepe Mujica. Fue fingiendo esas posiciones que llegó a lo es ahora. Años después en una carta pública, Pepe se arrepintió de apoyarlo, y hasta ha hablado de traición.

“Este tipo de traidor necesita convencerse a sí mismo de su convicción, y después de convencer a quienes están al lado de él de que sus compromisos son reales. En su caso está comprometido con los Estados Unidos de Norteamérica, que no necesita representante en la OEA porque ya lo tienen a él. Almagro no representa los intereses de nuestros pueblos, ni de esta época de cambios.

“Los cambios que ocurren en Venezuela se han venido desarrollado en todos los ámbitos de nuestra américa, porque ha surgido un nuevo liderazgo, ha cambiado la conciencia de nuestro pueblo que se expresan en esos liderazgos.

“El rol de Almagro es ser representante de los Estados Unidos además de ser secretario general de la OEA. Con él, se trata de que la OEA vuelva a un periodo oscuro, pero son tiempos pasados. En algún país puede haber ciertos retrocesos, pero la historia coincide en que el camino es hacia una mayor defensa de la soberanía.

Este tipo de traidor necesita convencerse a sí mismo de su convicción, y después de convencer a quienes están al lado de él de que sus compromisos son reales.

“Nuestra América tiene el 24 % del agua potable del mundo, tres de los mayores ríos, aquí se encuentran todos los elementos de la tabla periódica, lo que nos falta es una estrategia común que tenga como base material esa gigantesca cantidad de materiales y recursos de los que disponemos. Estamos caminando sobre los recursos.

“Mi esperanza es que dentro de 15 o 20 años ya nadie recordará a Almagro, pero si muchos recordarán a Hugo Chávez, lo que es el chavismo, a la Venezuela de pueblo ejemplar. Almagro es un problema de tiempo.

“Venezuela responde ante esta arremetida con expresiones desde los distintos poderes, desde el Tribunal de Justicia, hasta las organizaciones populares. En el país hay una profunda conciencia nacional y de soberanía. No es un país domesticado ni domesticable.

“Venezuela aloja una riqueza inmensa. Y ha recuperado un alto grado de soberanía sobre sus recursos naturales desde Chávez. Eso es lo que nos hace ser una influencia sobre el resto del continente, una influencia que se opone a los grandes consorcios y a los intereses de subyugar a nuestros pueblos”.

Hisham Wannous, defensor de la realidad en Siria

Han trascurrido seis años desde que comenzó la guerra en Siria. Unos 130 grupos terroristas llegaron a ese país que hoy continúa defendiendo su soberanía a un alto precio porque más allá de los daños a su infraestructura y el drama que trae consigo el desplazamiento humano forzado, está la pérdida irreparable de casi medio millón de vidas humanas.

La lucha permanente del pueblo de Siria ha sido tema permanente en los espacios de Telesur a través de su corresponsal en ese país Hisham Wannous, quien accedió a ser entrevistado para la Televisión Cubana por la licenciada Liliam Lee Hernández, periodista del Sistema Informativo de la Televisión Cubana.

Liliam Lee Hernández: ¿Cómo es el día a día de una nación que pasó de tener los mejores estándares de vida de la región a sufrir las consecuencias de una guerra impuesta por las grandes potencias? ¿En qué contexto nace el conflicto?

Hisham Wannous: Lo que quieren en Siria, Estados Unidos y sus aliados de la región como Israel y las monarquías del golfo pérsico, es provocar un cambio de gobierno. La crisis de marzo de 2011 comenzó con la mal llamada Primavera Árabe mediante las revoluciones blandas o coloradas intentaron provocar un levantamiento popular contra el gobierno sirio y pensaron que a través de ese levantamiento podían derrocar al gobierno sirio.

El levantamiento ha sido ficticio porque la gran mayoría del pueblo sirio salió a las calles y plazas a manifestar su apoyo al presidente de Siria Bashar Al Assad. En ese sentido fracasó el primer paso del plan contra Siria. Ahí comenzó a funcionar el Plan B: introducir en Siria elementos armados procedentes de más de 80 naciones a través de las zonas fronterizas con Turquía, Jordania, Líbano y otros países vecinos, lo que provocó un caos en Siria atacando a la población civil, al ejército árabe sirio.

Este contexto no ha provocado que el pueblo sirio se derrumbe. La guerra no ha terminado y los objetivos de los países occidentales no se han logrado en Siria, pero lamentablemente el costo ha sido muy grande.

En el día a día de Siria vivimos una guerra en la que siempre hay muertes, destrucción guerra, tristeza, pero aun así en paralelo siempre hay firmeza en que el pueblo sirio saldrá triunfante.

Liliam Lee Hernández: El Ejército árabe sirio realiza una ofensiva contra el ejército del Estado Islámico, bastión terrorista que opera en el país. Existen grandes grupos rebeldes que están deponiendo las armas, ¿a qué cree que se debe esta situación?

Hisham Wannous: En el país operan actualmente alrededor de 130 grupos terroristas encabezados por el llamado Estado Islámico que no tiene nada que ver con el islam y que causan daños a los ciudadanos y a la infraestructura del país. Pero hay que mencionar que algunos sirios también se alzaron en armas y decidieron utilizar la fuerza para llegar al cambio y al cumplimiento de sus objetivos. Estos grupos armados ya vieron que están destruyendo a su propio país, que matan a sus connacionales y que han sido engañados por los terroristas extranjeros y por los países que los patrocinan y decidieron que deben deponer las armas y sentarse en la mesa de diálogos o tratar de alcanzar sus aspiraciones de cambio de forma pacífica mediante conversaciones.

Esta situación se ha pensado después de que el presidente de Siria decretó una amnistía general que absuelve a todos los armados que deponen las armas siempre que no hayan cometido actos o delitos capitales de asesinatos, y mediante el proceso de reconciliación nacional que se realiza mediante el esfuerzo del gobierno y de actores nacionales en diferentes lugares del país.

Miles de armados ahora trabajan en conjunto con sus compatriotas para recuperar el país y para poner fin a la intervención terrorista en Siria.

Liliam Lee Hernández: Bashar Al Assad continúa rigiendo los destinos de Siria a pesar de que uno de los trasfondos del conflicto es que abandone la presidencia. ¿Cómo ha logrado la permanencia en la presidencia?

Hisham Wannous: El presidente de Siria cuenta con el respaldo del pueblo, de la población civil. Contrario a lo que dicen los medios occidentales que lo pintan como un detractor, como un tirano que oprime a los civiles que quieren un cambio en el gobierno. El pueblo sirio lo apoya mediante masivas manifestaciones primero y ahora mediante el apoyo al ejército árabe sirio en su lucha contra los terroristas.

La realidad es que el pueblo sirio no quiere cambiar a su presidente. Ese pueblo estaba viviendo en buenas condiciones en una vida feliz antes de que comenzara la guerra. Al Assad ha modernizado a Siria basándose en el apego a los principios nacionales materializados en defender la causa Palestina, en el derecho a recuperar los territorios sirios ocupados, pero también en seguir mejorando las condiciones de vida de los ciudadanos. Siria era el país más seguro de todo el Medio Oriente y ocupaba una posición destacada en tema de seguridad, además era el único país del mundo árabe que no tenía deuda externa. Teníamos autosuficiencia y vivíamos en paz y armonía.

El pueblo sirio no estaba en la necesidad de cambiar a su presidente y en agradecimiento a él lo siguen apoyando, y ese apoyo es lo que lo mantiene en el cargo de presidente de Siria. Además, tiene el apoyo del ejército.

Liliam Lee Hernández: En estos momentos se realizan conversaciones tanto en Astaná como en Ginebra. ¿Consideras que estas conversaciones pueden llevar a la solución del conflicto? ¿Cuál es la realidad en esos escenarios?

Hisham Wannous: Las expectativas son mínimas respecto a esas conversaciones, aun así, el gobierno sirio acude a las mismas. Acude porque quiere demostrar y evidenciar que no está interesado por la guerra y que lamenta las pérdidas humanas y la destrucción del país, el sabotaje que ha sufrido la infraestructura, el saqueo a las reliquias del país, los intentos d borrar la identidad nacional y cultural del pueblo sirio.

Se acude aun sabiendo que la otra parte no quiere alcanzar la paz. En Astaná las conversaciones son con líderes de grupos armados que operan en Siria, algunos de ellos decidieron deponer las armas, otros siguen porque están ejecutando órdenes de sus patrocinadores árabes sauditas como Turquía, Israel o el propio Estados Unidos y otros países europeos como Gran Bretaña o Francia. La oposición política es la que va a Ginebra, la cual en su mayoría sigue las órdenes de sus patrocinadores, los cuales no quieren que el conflicto se solucione en Siria, en las conversaciones imponen condiciones como la salida del poder del presidente Al Assad, la formación de un gobierno de transición, condiciones que obstaculizan las negociaciones y que hacen que se extiendan sin lograr una solución.

Liliam Lee Hernández: ¿Cuán cercana o distante está la paz definitiva?

Hisham Wannous: el pueblo sirio no pierde la fe en que algún momento logrará la paz y recuperará su esplendor. El camino es largo, todo depende de la firmeza del pueblo y de su capacidad de resistencia, de la sabiduría del liderazgo sirio. Pero el logro de la paz también depende de los factores externos, de la voluntad de la comunidad internacional de trabajar de forma seria y honesta en ayudar al pueblo para alcanzar la paz.

Los sirios tienen la capacidad para resolver sus propios problemas en el proceso de reconciliación nacional que está en marcha en Siria y que está teniendo mucho éxito porque es un proceso que no tiene ningún tipo de injerencia extranjera.

Liliam Lee Hernández: ¿Por qué se incorporan los rusos al conflicto sirio?

Hisham Wannous: Rusia siempre ha tenido fuertes relaciones con Siria de tipo históricas. Ambas naciones comparten intereses comunes a nivel político y en el ámbito comercial. Rusia siempre actúa en el marco de la legalidad internacional y respeta la soberanía de los países. Después de que vio que el ejército árabe sirio continua firme decidió apoyar. Los intereses de Rusia tienen que ver con la preservación de la paz, la seguridad y la estabilidad a nivel mundial para crear un equilibrio de fuerzas en el mundo. También está interesada en impedir que los terroristas que hay en Siria puedan llegar a Rusia. Está tratando de crear equilibrio mundial de fuerzas.

Rusia decide ayudar a Siria a petición del gobierno legítimo de Sira del presidente Bashar Al Assad. No intervino ilegalmente como lo hace Estados Unidos con los bombardeos de la llamada coalición internacional liderada por ellos. Rusia coordina sus pasos y ataques con la comandancia del Ejército Árabe Sirio. Esa coordinación impide que caigan víctimas de la población civil. Lo que ha alcanzado Rusia en un año supera muchas veces lo que la Coalición internacional no ha podido desde 2014.

Liliam Lee Hernández: ¿Cuáles son los vínculos que tienes con Cuba?

Hisham Wannous: Me he formado en Cuba. Me he realizado allá como hombre, como ser humano, como profesional y como revolucionario porque Cuba es un símbolo de resistencia y de firmeza contra la hegemonía y el imperialismo norteamericano. El pueblo cubano es culto e intelectual que tiene además el carácter humano que nos entregó y nos formó, y esa formación humana es la que me ayuda a desempeñar mi papel en Siria y a seguir luchando desde el periodismo contra la manipulación mediática ejercida por más de 1200 medios de comunicación occidentales que manipulan la realidad en Siria.

Vea íntegramente la Mesa Redonda

Imagen de previsualización de YouTube
Bookmark and Share

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.