Inicio » Mesa Redonda, Política, Temas Nacionales

Un Che renacido: Miradas al socialismo cubano (+ Video)

15 Junio 2017 Haga un comentario

El socialismo y el hombre en Cuba es uno de los textos más importantes de pensamiento que se han escrito en América, fue la primera vez en que el comunismo en español se dirigió al mundo entero para explicarle algo que le podría convenir al mundo entero.

Por: Manuel Hernández Barrios

Foto: Roberto Garaicoa

¿Por qué será que el Che tiene esa peligrosa costumbre de seguir naciendo? Cuando más lo insultan, lo manipulan, lo traicionan, más nace. Él es el más nacedor de todos. ¿No será porque el Che decía lo que pensaba y hacía lo que decía? ¿No será porque eso sigue siendo tan extraordinario en un mundo donde las palabras y los hechos muy rara vez se encuentran y cuando se encuentran no se saludan porque no se reconocen?

Así escribió Eduardo Galeano sobre Ernesto Che Guevara de la Serna, el hombre de ideas inmortales que naciera el 14 de junio de 1928 en Rosario, ciudad de Argentina. Se sumó a la jornada de homenajes el espacio televisivo Mesa Redonda de este miércoles, para reflexionar sobre el pensamiento y la personalidad de aquel extraordinario ciudadano del mundo, y de Cuba, para contribuir a hacer vigente el pensamiento del Che.

Fernando Martínez Heredia, quien debió ser uno de los invitados a la Mesa Redonda, había dicho en este mismo espacio, pero el 13 de junio de 2013: El socialismo y el hombre en Cuba es uno de los textos más importantes de pensamiento que se han escrito en América, fue la primera vez en que el comunismo en español se dirigió al mundo entero para explicarle algo que le podría convenir al mundo entero. Ahí dice, “tenemos que convertir a la sociedad en una gigantesca escuela”.

El político Ricardo Alarcón de Quesada tuvo la oportunidad de conocer al argentino en el programa La universidad popular. Como invitado a la Mesa Redonda el intelectual conversó sobre la impronta y el impacto del Che en las primeras generaciones de la Revolución, sus aportes a la política revolucionaria y al socialismo en nuestro país.

“Tuve el privilegio de conocerlo personalmente desde enero de 1959. Sorprendió mucho como aquel hombre que había entrado a Cuba por la Sierra Maestra tenía un asombroso conocimiento de nuestra historia y realidad. Vivió en Cuba una etapa breve pero intensa como gobernante, administrador, como pensador, como teórico de la experiencia revolucionaria guerrillera y filosófica”.

Cuenta que era como estar cerca de un profeta, pero no de los que andan con un heraldo anunciando el futuro, sino actuando sobre la realidad para transformarla y evitar los peligros o alcanzar las metas por él profetizadas.

Profetizó antes que nadie la caída del campo socialista, puso al desnudo y discutió las deficiencias y los errores del modelo soviético. Además, vio que Estados Unidos estaba llegando a su máximo poderío material y predijo que todo lo que vendría después sería una declinación del imperio, el mismo Trump habla de recuperar el pasado porque EE.UU. ha perdido su posición en el mundo. Analizó y anticipó los cambios que después habrían de suceder en América Latina.

Profetizó antes que nadie la caída del campo socialista, puso al desnudo y discutió las deficiencias y los errores del modelo soviético.

“Comentaristas superficiales tratan de reducirlo a la imagen del guerrillero, el hombre de la lucha armada frente a las llamadas vías pacíficas. El Che fue también el hombre que advirtió que había que estudiar profundamente las posibilidades de avance pacífico en América Latina. Él no era un teorizador de café con leche, era un luchador, un combatiente.

“Previó que se estaba llegando al final del predominio de EE.UU. sobre América Latina y que había que luchar para anticipar esos resultados. En Bolivia acompañan a Evo compañeros que estuvieron con el Che en la guerrilla. Rafael Correa acostumbra a enunciar al Che en sus discursos y despedirse con el lema de Hasta la Victoria, Siempre.

“No todo el mundo deja un despacho ministerial para irse a pasar hambre y frío a una guerrilla. Che fue un gran practicante y un excelente compañero. Sabía mover a la gente con él. Tenía una visión anti-dogmática, antiburocrática y pensadora de la vanguardia revolucionaria. Predicaba con el ejemplo.

“Los cretinos que lo asesinaron pensaban que acababan con una enorme fuerza revolucionaria y lo que hicieron fue consagrarlo en plena juventud. Todos envejecemos y el Che sigue siendo joven para todos.

Alarcón de Quesada cita a Fernando Martínez Heredia: “el pensamiento del Che está suspendido en una región brumosa, separado del fervor que siguen despertando su actuación, su trayectoria y su ejemplo”. Y sentencia que una de las tareas que nos falta es aterrizar ese pensamiento, hacerlo más familiar, conocido, comprendido como lo es su propia vida. Continúa citando a Martínez Heredia: “la posteridad de los grandes no depende de ellos, sino de aquellos que en nuevas situaciones y con nuevas actuaciones e ideas reivindican, inutilizan su legado”. Se trata, explicó, de que el legado del Che perdure en nuestro país.

Estudiar el pensamiento del Che, un reto pendiente

El Che jamás vio al socialismo como un fin en sí mismo, sino como el tránsito hacia la sociedad nueva, la comunista.

El Che jamás vio al socialismo como un fin en sí mismo, sino como el tránsito hacia la sociedad nueva, la comunista.

“Che Guevara es solo el otro nombre de lo que hay de más justo y digno en el espíritu humano”, escribió José Saramago. Che fue un hombre que no solo miró su tiempo, sino que miró al futuro. Pero, ¿se puede fragmentar el pensamiento del Che? ¿Se puede separar la economía de la política en ese pensamiento? ¿Es el pensamiento del Che es una cosa del pasado, o un elemento imprescindible para entender nuestro presente económico y social?

La doctora Delia Luisa López García, presidenta de la cátedra honorífica Ernesto Che Guevara de la Universidad de La Habana, para darle respuesta a esas interrogantes conversó sobre los aportes del pensamiento del Che al socialismo cubano, constituyendo el mismo pensamiento un aporte fundamental.

“El pensamiento del Che es una totalidad, es un sistema integral que puede y debe ser sistematizado en función de investigaciones o de la docencia. La columna vertebral que hace a ese pensamiento coherente es la ética, todo lo que tiene que ver con los valores morales y la conciencia.

“Su pensamiento no es una teoría crítica como las teorías europeas. El pensamiento del Che es la crítica fundamentada teóricamente en el pensamiento originario de Marx y de Lenin. Es una dialéctica que parte de la práctica, se nutre de la teoría y se verifica para corregirse o para mantenerse. No es un pensamiento del pasado románico, ni del futuro en lontananza como algunos refieren arguyendo que las condiciones objetivas no permiten aplicarlo.

“El Che jamás vio al socialismo como un fin en sí mismo, sino como el tránsito hacia la sociedad nueva, la comunista. La ecuación por la que siempre trató de explicar el sistema presupuestario de financiamiento planteaba PRODUCCIÓN + CONCIENCIA. Una ecuación que se desbroza en un sistema en el que la conciencia, la subjetividad, los valores que necesita un tránsito y una llegada, son opuestos a los que traíamos desde el capitalismo subdesarrollado”.

El pensamiento del Che viene de su práctica como presidente del banco, ministro de industria, jefe del Departamento de Industrialización, de sus polémicas con Carlos Rafael Rodríguez. El Che abogaba por no acudir a las armas melladas del capitalismo, pero también pudo entender lo que del capitalismo podíamos asumir en esta etapa de tránsito.

Al respecto la doctora Delia Luisa López ejemplifica, “la ciencia y la técnica, porque el desarrollo de la producción en Cuba tenía que tener una base tecnológica moderna, que había que buscar y traerla desde donde esté, y hacer nuestra propia Revolución científico-técnica, pero con una nueva conciencia, una nueva actitud ante el trabajo. Estaba de acuerdo en que el Sistema Presupuestario de Financiamiento tenía que utilizar las técnicas contables que dejaron los monopolios estadounidenses en Cuba, y las técnicas de dirección que las amplió exigiendo un ejercicio de participación desde las bases hasta los elementos más altos.

“Otro elemento imposible de dejar de lado es el elemento de los cuadros de dirección que eran para el Che la columna vertebral de la Revolución. A ello dedicó escritos que pusieron la meta muy alta. Dentro de las condiciones del cuadro hay que rescatar la ejemplaridad en los dirigentes, porque para el Che era el elemento que vincula el proyecto socialista con las masas.

“Para ser dirigente de la Revolución Cubana hay que ser ejemplo para que no ocurran faltantes, informes de contabilidad erróneos, descontroles en el trabajo de base. Si ocurre eso no se es un prospecto del socialismo cubano. Planteaba que la falta de ejemplaridad era la apertura a la contrarrevolución”.

No hay posibilidades de entender el tránsito al socialismo que vive Cuba hoy sin leer al Che Guevara. Delia Luisa López concluyó que El socialismo y el hombre en Cuba es el manifiesto comunista latinoamericano. Los apuntes críticos a la economía política son la disección de lo que se decía que era el modelo para el tránsito al socialismo, y no es más que la historia del tránsito socialista en la Unión Soviética. Rusia no era un país subdesarrollado, era un país atrasado, y lo que se hizo en ese imperio no se podía hacer, ni se puede en Cuba. Los textos del Che no son solo para leer, sino para estudiarlos.

El socialismo no es la llegada, sino el camino

¿Cuánto sigue aportando el pensamiento del Che a las ideas de los jóvenes de hoy?

La cuestión no es solo seguir el ejemplo del Che, también es seguir sus ideas y ponerlas en práctica, ir al fondo de sus reflexiones. El 9 de mayo de 1964 ante los jóvenes del Ministerio de Industria dijo: “el socialismo ahora en esta etapa de construcción no se ha hecho para tener nuestras fábricas brillantes, se está haciendo para el hombre integral. El hombre debe transformarse con la producción, que avance, y no haríamos una tarea adecuada si solamente fuéramos productores de artículos, de materia prima y no fuéramos a la vez productores de hombre. Esa es una de las tareas de la juventud, impulsar, dirigir con el ejemplo de la producción del hombre del mañana”.

¿Cuánto sigue aportando el pensamiento del Che a las ideas de los jóvenes de hoy? ¿cuánto tenemos que seguir profundizando para que las nuevas generaciones se hagan partícipe de la producción del hombre nuevo y de la sociedad mejor a la que aspiramos?

El doctor en ciencias Frank Josué Solar Cabrales, profesor auxiliar de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Oriente, invitado de la Mesa Redonda, recordó que a través del intelectual orgánico Fernando Martínez Heredia conoció a un Che diferente, a un marxismo vivo y desencartonado alejado de dogmatismos, reduccionismos o determinismos. Refirió que en el Che se encuentran las claves de la historia del pensamiento marxista, de la evolución de la nación cubana entendida desde la lucha de clases, las transformaciones revolucionarias en América Latina. Reconoce que Heredia era como el Che un hereje verdadero, de los que practican la herejía desde dentro, desde todo lo que significa comprender las ideas desde el compromiso y la fidelidad.

Luego de éste homenaje a Martínez Heredia a modo de introducción de su intervención. Frank Josué Solar desarrolló lo que significa para él la impronta del Che en la Revolución Cubana.

Refirió que muchas son las maneras de intentar anular el pensamiento de un revolucionario, se intenta reducirlo al ícono que se admira o se adora, pero no se estudia, se intenta reducir a la repetición de consignas, se ha condenado a un tiempo pasado o futuro, pero no al presente. Pero el Che que es terco se empeña en seguir regresando crítico, irreverente, radical como debe ser la juventud, y lo hace porque sus propuestas de transición socialista son tan válidas ayer como hoy.

El Che es un refuerzo importante en el bando de aquellos que entienden que la defensa de la Revolución tiene que pasar por la profundización del socialismo cubano y por su radicalización. En esta batalla el Guevarismo es la expresión más acabada en el campo revolucionario. Su pensamiento nos hace reflexionar sobre nuestras prácticas cotidianas, para medir lo que nos acerca o nos aleja de la sociedad ideal. Nos hace entender que el socialismo no es la llegada, sino el camino, un periodo de construcción hacia el reino de la libertad.

Fernando Martínez Heredia decía la contradicción principal en la transición socialista es aquella que se establece entre el poder y el proyecto. Donde el poder tiene que estar al servicio del proyecto de liberación. En la transición el poder tiene que estar siempre al servicio del proyecto y de sus objetivos finales.

Existe una pugna entre elementos viejos y nuevos, entre la vieja sociedad que se resiste a morir, y la nueva que no acaba de nacer. Eso no significa entender las contradicciones y verlas como algo tolerable, sino identificarlas para resolver en sentido favorable al socialismo.

Las Revoluciones son siempre ampliaciones de los límites de lo posible, siempre tienen que proponerse metas a los superiores a los condicionamientos y las coyunturas de lo que parece esperable o posible, porque si no ese proceso puede retroceder. No se puede limitar a lo que parece posible. Raúl dijo que la enseñanza permanente de Fidel es que sí se puede, aunque las realidades parezcan adversas no desconfiemos de nuestras propias fuerzas. La transición no es solo lo que parece posible.

Pero ¿cómo hacer que el Che siga naciendo? Al respecto Ricardo Alarcón consideró la posibilidad de sentir al Che presente y vivo, enfrentando las dificultades que nos creó la historia, junto al pueblo y a todos los que se enfrentan a la actualización del modelo cubano. Estaría al mismo tiempo advirtiendo los riesgos de esa actualización, y levantando el sentido de la ética, de la solidaridad y de la ejemplaridad, sobre todo para evitar que perdiéramos el rumbo estratégico.

Vea la Mesa Redonda

Imagen de previsualización de YouTube
Bookmark and Share

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.