Inicio » Mesa Redonda, Ciencia y Tecnología, Temas Nacionales

Los 30 años de la computadora de la familia cubana

29 Septiembre 2017 Haga un comentario

Por Manuel Hernández Barrios, especial para la Mesa Redonda

El 8 de septiembre de 1987 marca el nacimiento de la computadora de la familia cubana por iniciativa del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, con el objetivo de contribuir a la socialización e informatización de la sociedad cubana.

Ese día de 1987 durante una reunión con el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas propuso “crear 32 Joven Club para ver qué pasaba para que las personas conocieran y aprendieran programas de computación”, una idea que tuvo como semilla la acogida de una exposición organizada por las Brigadas Técnicas Juveniles (BTJ) en el verano de ese año en el capitalino Pabellón Cuba a la que más de 35 mil visitantes de todas las edades fueron a tocar por primera vez un teclado inteligente con sus propias manos.

En aquel encuentro sentenció Fidel: Joven Club de fábrica, de las instituciones y el Joven Club debe ser popular, porque estos son los que están allí al lado de los vecinos, este es el médico de la familia, la computadora de la familia cubana.

Años después, al visitar al Joven Club Artemisa II el 23 de noviembre de 2001 escribió en el libro de visitantes: Más que un Joven Club he visto un telescopio con el que se puede escrutar el infinito universo de un futuro para la Patria y para el mundo. Pocas veces se juntan tantas personas entusiastas y valiosas como las que aquí he visto. Sin embargo, no albergo la menor duda de que es simplemente una muestra de nuestros 300 Joven Club.

En este 2017, los Joven Club de Computación y Electrónica cumplieron 30 años de creados. El espacio televisivo Mesa Redonda dedicó su emisión de este jueves 28 de septiembre a conocer el pasado, el presente y el futuro de esa institución que lleva tres décadas de trabajo contribuyendo extensivamente al conocimiento de las técnicas de computación y electrónica y teniendo como objetivo principal el de proporcionar una cultura informática a la comunidad con prioridad hacia niños y jóvenes, representando un papel activo, creativo y de formación de valores en el proceso de informatización de la sociedad cubana.

El Master en ciencias Raúl Vantroi Navarro Martínez, director general de los Joven Club de Computación y Electrónica (JCCE), refirió que cuando se revisa el acta de aquella reunión del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas donde Fidel anunció la creación de los JCCE, se cae en cuenta que se estaba diseñando una institución predestinada a existir siempre que existiese la Revolución.

También recordó que Fidel planteaba siempre que la sociedad que no se prepara para el uso de la computación estaba liquidada y la labor de los JCCE era una labor educativa de gran importancia para el propio desarrollo del país.

Explicó que muchos conceptos iniciales han sido transformados a lo largo de estos 30 años, siendo el más trascendental el relacionado con el cobro de los servicios debido a la necesidad de ser sostenibles económicamente de acuerdo con el desarrollo que va alcanzado el país y como una condición necesaria para que siga existiendo la institución.

Por ello a partir del año 2014 se comenzaron a cobrar los servicios de JCCE a precio módicos y relativamente asequibles para toda la población y se dejaron gratuitos los cursos porque fueron el objetivo esencial del surgimiento de los JCCE.

Raúl Vantroi expuso que en septiembre de 1987 solo existía un Joven Club en el Pabellón Cuba en la calle N del Vedado habanero. Entre ese año y 1989 se llegó a la cifra de 32 instalaciones. En marzo de 1991 se creó el centro más grande que es el actual Palacio Central en el antiguo Mercado Centro de La Habana. En el 2001 se llega a las 300 instalaciones en todo el país. En el 2006 se inaugura el Joven Club 600, momento en que se llegó a tener como mínimo dos JCCE por municipio en todo el país. Hoy se dispone de 614 instalaciones, 138 en poblados rurales, 39 en regiones montañosas, 10 en alianza con otras entidades y 12 soportados en automóviles.

Reconoció que el principal problema que se ha presentado durante estos años ha sido la reparación y mantenimiento de las instalaciones que tienen como problemática el ser visitadas por muchas personas durante los siete días de la semana por un promedio de 10 a 12 horas en cada jornada.

Subrayó que el principal recurso con que cuentan los JCCE es el capital humano. Cuentan con una fuerza de trabajo de más de 5 mil 300 trabajadores en la que el 49 % son universitarios, el 44 % son mujeres y el 23 % son militantes del Partido Comunista. Resaltó que Joven Club es una prueba de que la mujer es un baluarte indispensable para el desarrollo de la Revolución pues el 58 % de los cargos de dirección son ocupados por ellas.

Mencionó que hasta 1989 los profesores de Joven Club se formaban en el Instituto Nacional de Sistemas Automatizados y de Computación con equipamiento proporcionado por COPEXTEL. 30 años después cuentan con dos doctores, cerca de 600 máster en ciencias, más de 250 profesores con categoría docente, más de 100 realizan estudios de posgrado de maestrías y doctorados en especialidades y más de mil instructores manejan un segundo idioma. Además, señaló que el sistema tiene más de 11 mil computadoras instaladas con más de 2 mil impresoras y que todos los locales están climatizados.

Servicios que se acercan a todos los miembros de la familia

Los Joven Club no solo han ido creciendo de forma cuantitativa en el número de centro, también en prestaciones de servicios. Al respecto la licenciada Glendys López Rodríguez, directora de informatización de los Joven Club de Computación y Electrónica, expresó que durante 30 años los Joven Club se han dedicado a la informatización de la sociedad cubana por lo que prestan una gran variedad de servicios a la población.

Refirió que los cursos fueron el servicio fundacional de los JCCE, por el que se les conoció. Para su ejecución disponen en la actualidad de más de 2 mil instructores y más de 300 programas de clases aprobados. Se brindan en las modalidades presencial, semipresencial y a distancia. Pueden ser de formación básica, especializada y hasta de posgrado. En 30 años han logrado más de 4,5 millones de graduados. En sus aulas han encontrado un espacio todo tipo de personas, niños, niñas, personas con discapacidad, los miembros de la tercera edad que han encontrado un nuevo modo de asociarse en los llamados jeroclub.

Comunicó que en la actualidad la oferta de cursos es mayor a la demanda existente. Como asignatura pendiente han identificado que los programas de clase no se ajustan totalmente a la rapidez con que se modernizan las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Durante este año experimentaron el desarrollo de una campaña de alfabetización tecnológica en varias localidades del municipio de Santiago de Cuba. Una experiencia en la que los instructores de los JCCE impartieron cursos de trabajo con celulares, tablets, laptops y computadoras de mesa. En ese intento se lograron graduar unos 48 mil santiagueros que participaron en ese programa piloto de info-alfabetización tecnológica.

Agregó que otros servicios que brindan los JCCE son el tiempo de máquinas, correo electrónico, navegación por plataformas nacionales, asistencia informática, asesoría e implementación, desarrollo de aplicaciones y alquiler de computadoras.

Resaltó que aun cuando Joven Club generalizó el cobro de servicios y ha ido eliminando las gratuidades, se mantiene como entidad muy popular debido a la alta demanda que tiene el tiempo de máquinas a 2.00 CUP la hora y la navegación por plataformas nacionales y el correo electrónico, ambos a 3.00 CUP la hora.

Mencionó también la creación de alianzas con otras entidades lo que les ha permitido extender sus servicios fuera de la instalación. Muestra de ello es el servicio de navegación y correo a través de la plataforma Natua de la Empresa de telecomunicaciones de Cuba para el acceso a internet en 163 salas de Joven Club, con 371 puestos, distribuidos en 146 municipios.

De conjunto con la Empresa Segurmatica brindan la venta de la licencia del antivirus Segurmatica de producción nacional. En 2016 fueron vendidas 17 mil 231 licencias, de las que 15 mil 540 fueron a personas naturales.

Sostienen alianzas con el Centro de Investigación y Desarrollo de Simuladores y con la empresa XETID, gracias a la cual se ha puesto a disposición de la población equipos de simulación de manejo de autos, de aviones, prácticas de tiros y de los juegos de béisbol, fútbol y bolos.

Se ha logrado incorporar computadoras en centros propios de Comercio y Gastronomía, en peluquerías, en un mercado agropecuario, en un coche de ferrocarril, hasta en una lancha por Santiago de Cuba se ofrecen los servicios informáticos de los JCCE.

Glendys López comentó que los más de tres millones 600 mil que asistieron a los JCCE en 2016 fueron testigos de que Joven Club ha logrado mantener su principio fundacional que es ser una organización popular, ayudar a desarrollar habilidades en el uso de la computación especialmente en niños y jóvenes y acercar cada día más a la familia a la computadora.

Los productos en red de los JCCE

Para que existan servicios en red tiene que haber productos en red, y es precisamente la red una de las fortalezas de Joven Club. La master en ciencias Danays Moreno Moreno, directora del Programa de los Joven Club de Computación y Electrónica refirió que la red de servicios de transmisión de datos TinoRed es la red de los Joven Club la cual nace en 1991 cuando se crea el primer nodo central que solo permitía el acceso a correo electrónico.

En la actualidad cuentan con un nodo central, 17 nodos territoriales y más de 600 Joven Club en red. Por ello los servicios de TinoRed soportan los servicios de JCCE las 24 horas del día durante todo el año.

Expresó que TinoRed tiene como misión potenciar el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones en los JCCE e implementar programas estratégicos, operativos y tácticos dentro de esa red.

Hoy JCCE cuenta con cuatro productos funcionales, estables, entre los que se encuentran la enciclopedia colaborativa Ecured que surgió ante la necesidad de aportar conocimiento universal en .cu a la mayoría de los cubanos que no tenía acceso a internet, cuenta con un promedio de entre 250 mil a 300 mil visitas diarias. El pasado 17 de mayo tuvo un nuevo record de 348 mil 455 visitas en un día. Un total de 173 mil 908 artículos, 30 mil 649 colaboradores y de ellos 532 colaboradores activos que son aquellos usuarios que interactúan con la plataforma diariamente. De los países que más la visitan son México, Argentina, Perú y Colombia. Durante este año a la plataforma se le ha otorgado el premio WSIS otorgado por la Cumbre de la Sociedad de la Información celebrada en Ginebra, Suiza; el premio Espacio otorgado por la Asociación de Comunicadores Sociales de Cuba; y más recientemente el premio Latinatec.

Otra de las plataformas a disposición de las familias cubanas es la plataforma de blog Reflejos. Danays Moreno definió qué es un blog para esta plataforma: sitio web con formato de bitácora o diario personal donde los usuarios pueden compartir información y los lectores pueden comentar esas informaciones. Por ello se convierte en una plataforma interactiva donde los usuarios puedan compartir las informaciones que más les interesen creadas por ellos mismos. Hoy cuenta con 3 mil 300 blogs activos, 22 mil 199 usuarios y recibe 300 mil 067 visitas mensualmente.

También tienen la plataforma de revistas digitales Estanquillo que cuenta con boletines, revistas nacionales e internacionales, está compuesta por 12 categorías de deporte, ocio, política, música, entre otras. Fue lanzada a la red en el 2016.

El producto Mochila que recoge cierta cantidad de audiovisuales, el cual durante 2016 fue reconceptualizado en tres aristas fundamentales que son su estructura, su promoción y su distribución, con el objetivo de ofrecer productos audiovisuales a la familia cubana funcionando como un canal no tradicional donde los espectadores pueden crear su propia programación, cumpliendo con el principio de ofertar un entretenimiento que se corresponda con los valores éticos, políticos y morales de nuestro país con producto nacionales y foráneos.

El 30 de diciembre de 2016 se realiza el lanzamiento de Mochila con una edición especial dedicada al Comandante en Jefe Fidel, la cual se ha convertido en un producto de colección. Más de un millón de usuarios han interactuado con sus contenidos porque se ha mantenido fija en la red. Mochila se mantiene con frecuencia semanal y ya llegan a 37. Se nutre con todas las instituciones del país y para ello se tienen convenios con más de 70 organismos e instituciones que aportan semanalmente contenidos a Mochila. Danays Moreno la cataloga como el producto estrella de los JCCE por el gran impacto que ha tenido en la familia cubana. Está presente en la red a través de la dirección: www.mochila.cubava.cu.

Fusionar la investigación histórica y la programación informática

A pesar de que el principio y los objetivos de los JCCE son los mismos en todo el país, éstos no tienen el mismo impacto en un área rural como en una urbana. El licenciado Rafael Águila Rodríguez, especialista principal de Desarrollo de Aplicaciones Informáticas de los JCCE en Sancti Spíritus, definió que el trabajo en los JCCE es fascinante.

Sus 24 años como trabajador del JCCE del municipio Cabaiguán en la provincia de Sancti Spíritus le han permitido albergar un cúmulo de experiencias en el trabajo educativo impartiendo clases y motivando a la investigación a niños, jóvenes y adultos, encontrando en ocasiones en una misma aula a un padre y a su hijo.

Señaló que el trabajo de formación vocacional ha sido el más gratificante pues la gran mayoría de sus estudiantes cursaron carreras informáticas y hasta se han convertido en sus compañeros de trabajo. Entre todos, alumnos y profesores, se han volcado a la investigación y han logrado la creación de multimedias que promueven el conocimiento de la historia local, la vida de sus mártires, el funcionamiento propio del municipio o de las organizaciones políticas y de masa del país. Para ello incluso, han entrevistado a todos los combatientes de su localidad para contener a la historia viva en un refugio digital.

La constante preparación de los técnicos espirituanos les ha permitido confeccionar programas de visitas virtuales al Museo Camilo Cienfuegos, al Centro Histórico Cultural de la Torre Manacas-Iznaga o al Centro Histórico de Trinidad, un trabajo fascinante que requirió de modelación 3D en algunos de los edificios de la ciudad que presentaban problemas arquitectónicos, algo que se logró fusionando la investigación histórica y la programación informática.

El futuro depara una organización sin límites

Respecto a qué se puede esperar de las líneas del trabajo futuro hacia el corto, mediano y largo plazo de los JCCE, su director general, el Master en ciencias Raúl Vantroi Navarro Martínez, comentó que se llega a estos 30 años gracias a la visión de Fidel y al apoyo del Partido Comunista y del gobierno cubanos porque es un programa costoso que tiene como reto la actualización constante de la tecnología.

Informó que se ha realizado un proceso de discusión del documento denominado El estado deseado en el que participó más del 80 % de los trabajadores de JCCE para que el camino a seguir sea producto de una decisión colectiva. En ese sentido comunicó que se aspira convertir a los JCCE en una organización estatal autofinanciada que se especialice en brindar servicios informáticos a la familia cubana. Para ello cuentan con la capacidad de su capital humano.

Explicó que esa organización que se está construyendo tiene varios pilares estratégicos: 1) seguir siendo una organización popular, 2) que acompañe a la familia donde quiera que se encuentre o a donde quiera que vaya, 3) con precios y tarifas asequibles para que no pierda el sentido popular con que fue creado, 4) que emplee recursos altamente calificados que puedan corresponder a cualquier iniciativa, 5) capaz de crear alianzas con otras entidades de los sectores estatal y no estatal, 6) una organización en la que la única limitante sea la propia capacidad innovadora y creadora.

Señaló que como expresó Fidel en Artemisa, los JCCE tienen que ser el telescopio a través del cual el pueblo pueda ver lo que se aproxima, el futuro desarrollo de la Patria. Por ello Joven Club será una organización que cambie todo lo que deba ser cambiado, creadora de novedades y una activa participante en el proceso de desarrollo del socialismo próspero y sostenible de la Patria.

Bookmark and Share

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.