Inicio » Mesa Redonda, Sociedad, Temas Nacionales

La Tarea Vida ante el desafío del cambio climático: Playas arenosas en Cuba (+ Video)

8 Agosto 2017 Haga un comentario

Sobre lo que se hace para la conservación, mantenimiento y recuperación de las playas arenosas abordó el espacio televisivo Mesa Redonda de este martes 8 de agosto.

Por: Manuel Alejandro Hernández

Fotos: Roberto Garaicoa

Emisión: 08/08/2017

La Tarea Vida es el plan de estado para el enfrentamiento al cambio climático, la más completa e integral valoración de las acciones de nuestro país frente a este fenómeno. Una decisión del Consejo de Ministros de la República de Cuba que ya está puesta en práctica y está llena de importantes tareas.

La playa es un elemento fundamental en la actividad recreativa de verano en nuestro país. Sobre lo que se hace para la conservación, mantenimiento y recuperación de las playas arenosas abordó el espacio televisivo Mesa Redonda de este martes 8 de agosto.

Cuba tiene 500 playas arenosas. El 82 % de ellas muestra inicios de erosión, con retrocesos en la línea de costa que promedian 1,2 metros por año. La erosión provoca la pérdida de superficies útiles para la recreación y un correspondiente impacto negativo en las actividades turísticas.

Desde décadas atrás muchas instalaciones se han construidos sobre las dunas, ello ha contribuido a la destrucción y el deterioro de las playas. Para protegerlas se han instalado pasarelas sobre las dunas, los hoteles se construyen después de la primera línea de costa y se ejecuta el vertimiento de arena como parte de un proyecto de inversión.

La casuarina es una especie exótica invasora que contribuye a la pérdida de arena. La jardinería de las instalaciones turísticas con plantas no autóctonas de esos ecosistemas, afecta la diversidad biológica de esos espacios naturales e implica la utilización de mayores niveles de agua en el regadío.

Planificar y ejecutar el desarrollo del turismo constituye una necesidad frente al desafío del cambio climático, para que no tengamos que demoler las construcciones que hacemos hoy.

Demoler hoteles como La Herradura o el Internacional en Varadero ha sido una de las medidas que el gobierno cubano está resuelto a tomar para enfrentar la situación de las playas arenosas de Cuba.

La doctora Odalys C. Goicochea Cardoso, directora de Medio Ambiente del Ministerio d Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), refirió que en este año la Ley 81 de Medio Ambiente de Cuba está cumpliendo 20 años. En la política ambiental cubana se refleja la importancia de la zona costera y las zonas que la conforman: los arrecifes de coral, los mangles y las playas arenosas.

Cuba tiene 500 playas arenosas. El 82 % de ellas muestra inicios de erosión, con retrocesos en la línea de costa que promedian 1,2 metros por año.

En la estrategia ambiental nacional se han pactado un grupo de metas para la recuperación de las playas arenosas. El Decreto Ley 212 de Gestión de la Zona Costera, del año 2000, especifica a qué se le llama playa arenosa, las normas para atender el desarrollo que sobre ese ecosistema existe.

Hay una reducción del ancho de la arena de 1,2 metros como promedio, lo que significa un retroceso en la línea costera de nuestras playas que complica las condiciones paisajísticas de las zonas costeras.

En la tarea No. 3 de la Tarea Vida se especifica la necesidad de conservar, recuperar y mantener las playas arenosas de Cuba. Entre las instituciones implicadas para ello está el Instituto de Planificación Física que controla el ordenamiento, la restauración de la zona y vela por el respeto de un grupo de normas y leyes destinados a ese espacio que es la zona costera.

El trabajo científico en la recuperación de las playas arenosas cubanas

Lo que se ha logrado en las playas cubanas y lo que se vislumbra hacia el futuro tiene un fundamento científico de varios años. El doctor en ciencias José Luis Juanes Martí, investigador titular del Instituto de Ciencias del Mar (ICIMAR) del CITMA expuso que recuperar las playas significa que se han deteriorado en alguna medida. Los resultados de las investigaciones que se desarrollan desde finales de los años sesenta hasta la actualidad se basan en lo que ha provocado ese fenómeno y las causas que lo originan.

Con la creación del Instituto de Oceanología en 1965 comienzan investigaciones de los procesos dinámicos de las zonas costeras cubanas. En 1975 se hace un informa que se titula Varadero, previsible peligro por la pérdida de arena, lo que significó una de las primeras alertas. En 1978 el Instituto de Oceanología recibe la orientación del Comité Central para buscar las causas del fenómeno.

La penetración del escarpe en la arena hacia tierra, medido a través de nivelaciones topográficas del perfil de playa son los que dan como resultado el ritmo de erosión de 1,2 metros al año. En Varadero se perdían alrededor de 50 mil metros cúbicos de arena por año, lo que significaba que la península estaba sometido un proceso irreversible.

La playa de Varadero y muchas de nuestro país es de tipo biogénica, es decir, la arena está formada por restos esqueléticos de organismos marinos como son algas calcáreas, moluscos marinos, foraminíferos, corales por lo que la zona de producción de esa arena está en la pendiente sur marina.

Con la creación del Instituto de Oceanología en 1965 comienzan investigaciones de los procesos dinámicos de las zonas costeras cubanas.

Una de las primeras medidas fue la suspensión de la extracción de arena en Varadero. Desde 1968 hasta 1978 en Varadero se extraen más de un millón de metros cúbicos de arena. Se hizo un daño al ecosistema productor de arena.

Otro resultado de las investigaciones es demostrar que la ocupación de las dunas por las instalaciones turísticas provoca erosión porque rompen el perfil natural de la playa y aceleran el proceso de lavado de arena en la playa.

El programa de demolición de instalaciones y recuperación de duna en Varadero ha permitido el rescate de más de dos kilómetros de frente de costa de Varadero con la restauración de la duna natural como parte del perfil de playa.

El vertimiento de arena conlleva un programa científico, no se puede llegar a tirar arena como quiera. El primer proyecto de alimentación artificial de arena en Cuba y el Caribe facilitó el vertimiento de 700 mil metros cuadrados de arena entre 1987 y 1992. En 1998 se movieron un millón 700 mil metros cúbicos, el mayor proyecto del Caribe hasta ese momento.

La nueva referencia del Decreto Ley 212 para la Gestión Costera de agosto 8 del 2000, regula la conservación de las dunas en zonas de protección de hasta 40 metros, sin embargo, la Ley cubana tiene como fortaleza el establecer el límite de la zona costera a partir de las características del ecosistema.

El trabajo científico cubano ha permitido tener una generalización del fenómeno que ha dado como resultados los efectos de la subida del nivel del mar asociados al cambio climático, por lo que inicia en 2008 el Macroproyecto: Escenarios de peligro y vulnerabilidad de la zona costera cubana, asociados al ascenso del nivel medio del mar para los años 2050 y 2100.

En la actualidad el archipiélago cubano cuenta con más de 1200 cayos, más de 6 mil kilómetros de costa, más de 500 kilómetros de litorales arenosos.

Programa Nacional de Recuperación y Mantenimiento de Playa

El Programa Nacional de Recuperación y Mantenimiento de Playa se nutre de la demanda que las instituciones del turismo le transmiten al CITMA y se trazan las medidas de recuperación de playa a nivel de país.

Respecto al programa nacional de recuperación de playas y hacia donde se dirigen sus acciones, el doctor en ciencias Ernesto R. Tristá Barrera, director de la División Comercial de Ingeniería Costera de Inversiones GANMA del CITMA, mencionó que los resultados científicos no han estado separados de la práctica y han estado muy ligados en la implementación de acciones en beneficio de las zonas costeras y de las playas, un ejemplo de ello es que existe hoy en Cuba el Programa Nacional de Recuperación y Mantenimiento de Playa.

La esencia del programa es la recuperación de la playa y de sus valores como recurso turístico. La necesidad de preservar las playas es porque su situación actual demuestra la necesidad de tomar acciones al respecto, ya sean legales, ingenieras o de manejo, pero que vayan dirigidas a preservar este recurso que es patrimonio natural y recreativo del turismo.

El Programa Nacional de Recuperación y Mantenimiento de Playa se nutre de la demanda que las instituciones del turismo le transmiten al CITMA y se trazan las medidas de recuperación de playa a nivel de país. Así se conforma el plan de acción del programa que se ejecuta desde 2007 con más intensidad. Ha existido una favorable imbricación entre la Tarea Vida y el Programa de Recuperación de Playas.

La principal acción es la alimentación artificial de arena. Devolverle a la playa el volumen de arena perdido a consecuencia de los procesos de erosión. Los ingresos naturales de arena no son suficientes como para que se compensen las pérdidas que se sufren por los procesos de erosión. La tala de la vegetación costera ha contribuido al deterioro de la zona del litoral.

El resultado de la técnica de alimentación artificial ha sido exitoso a nivel mundial. La forma de concebir los proyectos con una base científica de cómo funcionan las playas cubanas, la forma del vertido de arena, en que momento hacerlo, en qué área, qué volumen, todo esos son logros de la ciencia cubana.

En Varadero se han ejecutado 13 campañas de vertimiento de arena, cuatro en el marco del programa de recuperación de playas. En 2016 se ejecutó un vertimiento de 834 mil metros cúbicos de arena en seis kilómetros y medio de playa en los Cayos Guillermo y Cayo Coco en Jardines del Rey en Ciego de Ávila. Por primera vez se salió del entorno de Varadero. Este año se prepara la ejecución de un vertimiento de unos 728 mil metros cúbicos de arena en otros seis kilómetros de playa en los cayos de Las Brujas y Santa María al norte de Villa Clara.

IPF ayuda a recuperar y ordenar las playas arenosas en Cuba

El proceso de reducción de ilegalidades constructivas en playas arenosas comenzó después de realizado el diagnóstico del número de ellas que se pudo levantar en 2012.

Respecto al trabajo del Instituto de Planificación Física (IPF) en el deseo de conservación y recuperación de las playas cubanas, el master en ciencias Carlos Manuel Rodríguez Otero, jefe del Departamento de Investigaciones y Desarrollo del IPF, explicó que se transita en la actualidad por el desencadenamiento del conjunto de instrumentos de planeamiento.

Se tiene el Esquema Especial del Ordenamiento Territorial del Turismo, en el que se establecen las 16 regiones turísticas del país, los más de 100 polos de playa, y a partir de ahí se establece la cantidad de habitaciones y turistas que pueden estar simultáneamente haciendo uso de ese recurso.

También se tiene el Plan Especial de Ordenamiento Territorial Turístico Regional el cual visualiza las regulaciones que surgen desde el punto de vista ambiental a partir del Decreto Ley 212, así como las propias de la urbanización dentro de un paisaje con características particulares. Eso brinda un ordenamiento a nivel de lote de cuáles son las actividades que se pueden desarrollar en cada territorio.

Después se realizan los estudios en detalle urbanístico de parcelas, donde se logra la integración, la localización de los viales que interconectan, las características de las edificaciones, su altura respecto al paisaje, y otro conjunto de acciones imprescindibles.

Como otro conjunto de instrumentos, bajo una responsabilidad dada en 2000 para enfrentar las ilegalidades urbanísticas en el país y en particular en el caso de las playas, se organizó una dirección de inspección estatal con tres departamentos por las tres regiones del país el cual de forma sistemática ha trabajado en acciones de control de los establecido en el decreto ley 212, así como en las restantes indicaciones y regulaciones urbanísticas y prohibiciones constructivas para que el potencial turístico que representan las playas arenosas no continúen siendo degradados por la acción humana.

El proceso de reducción de ilegalidades constructivas en playas arenosas comenzó después de realizado el diagnóstico del número de ellas que se pudo levantar en 2012. Se registraron más de 14 mil en todo el país que incluyen de tipo constructivas, la presencia de viales, el tránsito vehicular sobre la duna. El comportamiento de la ejecución de demoliciones ha registrado un total de 1337 desde 2013 hasta la actualidad.

Como resultado de este trabajo en aproximadamente 173 playas han desaparecido las ilegalidades. El programa de entrega de arena a la playa, es un programa de recuperación de alto costo y tiene que ser paulatino.

Todo el sistema de planificación física fue consultado por los gobiernos para poder indicar qué instalaciones y lugares de las zonas de baño y de las playas se podían establecer los recursos y los medios que permitiesen a la población acceder a los servicios básicos que se brindan en los días de playa.

Vea la Mesa Redonda

Imagen de previsualización de YouTube
Bookmark and Share

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.